Capotazos al orgullo

Desde hace unos años, viviendo y viendo vivir, hemos podido apreciar los cabreos que tiende a cogerse la gente por cuestiones de honor. La figura de Don Quijote y su larga descendencia en los comportamientos de l@s españoles sigue estando muy presente. El tomarse los asuntos cotidianos, desde los laborales a los sentimentales, pasando por las amistades, muy a pecho, provoca esa sobre tensión innecesaria. ¿Cuáles son las raíces de ese orgullo llamado erróneamente honor?

Una educación sustentada en el "ordeno y mando" de las personas e instituciones que ejercían su poder. No confundamos poder con autoridad; ésta nace cuando una persona se gana el respeto de los demás por su honestidad, compromiso y capacidad de asumir sus responsabilidades. Como consecuencia de ello, el error, no por actitud, sino por falta de conocimiento, era penado interpersonal y socialmente con la recriminación, la burla o la marginación. Por cierto, esos tres comportamientos sí que son errores graves.

Ante esa realidad, la persona que cometía o comete una equivocación, tiende a no tomar decisiones por miedos, falta de confianza, o a escurrir el bulto. E incluso a defender su posición a ultranza en cualquier situación, aunque sea la más trivial, por ejemplo, una conversación entre amigos o conocidos. En ese caso concreto, es la tuya sobre la mía, no hay debate, no hay diálogo, hay egos autoritarios y demagógicos queriéndose imponer.

¿Qué podemos hacer para dar respuesta a ese tipo de egos desmedidos? Aunque en nuevos artículos sigamos debatiendo sobre el asunto, vamos a lanzar unas pinceladas: descubrir con quien es posible hablar y debatir y, por tanto, aprender recíprocamente. Pedir perdón sincero cuando nos hayamos equivocado. El primer acierto será el reconocerlo. Aceptar las disculpas cuando sean honestas. Tal vez a partir de ahí, los encabronamientos, las discusiones acaloradas tan españolas, pasen a formar parte del baúl de los recuerdos como las camisas grises, las dos Españas, y otras lindezas, hoy momias de museo.

Comentarios

Entradas populares