Del amor y el desamor

Tiempo de crisis, y no solo económica, financiera, inmobiliaria, social. Época de crisis emocional, de rupturas, de cambios. A quienes tienen miedos, decidle que a aquell@s que sepan aprovecharla se les abrirá un abanico de nuevas y mejores posibilidades. Otr@s por sus miedos, por no luchar y dar el paso adelante, se quedarán estancad@s. ¿Cómo superarlo?

1. Cuando se ha terminado una relación, no hay que empezar otra. Los malos rollos acumulados en la relación recién concluida tienden a arrastrarse sobre la nueva. Siguiendo a los agricultores, hay que dejar que el campo propio, el de los sentimientos, se limpie, se purifique. Es tiempo de barbecho emocional.

2. Es necesario reencontrarse con un@ mism@. Primero ver en qué fallo un@ y la anterior pareja. Se trata de prepararse para el futuro, y de no cometer los mismos errores. A veces, la primera equivocación está en la elección de la nueva persona.

3. Disfrutar con los proyectos propios y con las personas imprescindibles es clave. Ayuda a recordarnos que el amor en pareja es uno de los amores posibles, que la ruina y caída de aquel no tiene que implicar que el resto de nuestro mundo, de nuestras circunstancias, se vayan a pique. Ellos tienen que ser nuestros diques, nuestros muros sólidos impulsados por la fuerza espiritual propia.

4. Cuando se sale a ligar, diversión muy necesaria durante el tiempo de barbecho, hay que distinguir a hacerlo solo o en grupo. Cada uno de los métodos y de las circunstancias citadas tienen sus aspectos positivos y negativos.

5. El sexo libre y honesto es clave durante las etapas iniciales. Libera tensiones emocionales y de cualquier tipo. Además ayuda a reencontrarse con el otro género por la vía del deseo, del tacto.

6. El flirteo es una bocanada de aire fresco. Hazlo con toda aquella persona que esté dispuesta a participar de la misma experiencia. Cuidado con aquellas que dicen que solamente juegan un partido, y están jugando más de uno. En ese caso, actúa con inteligencia, juega todas las competiciones que merezcan la pena.

7. Piensa, siente, que siempre serás más atractiva para la otra persona si te muestras tal y como eres. Sé tu propia presentadora. Habla y actúa por ti misma. Aquell@s que recurren a un celestinaje, por muy entrañable y pícaro que pueda ser aquel, acaban cansando a quien se quiere seducir. Son barreras a la comunicación cara a cara, la más sana cuando se quiere construir una nueva relación.

8. Recuerda cuando te sientas capacitad@ para volver a amar, a vivir una nueva experiencia, que tú tienes tus principios, tu vida. Y la otra persona también. Es necesario negociar y encontrar un consenso. Una vez alcanzado, ese nuevo pacto es el de los dos, la pareja. Hay que mimarlo, respetarlo.

Comentarios

Entradas populares