Hacer equipo, un reto

Trabajar bien en equipo es uno de los grandes logros necesarios para que un proyecto funcione o una empresa se consolide. Sin embargo, no es fácil lograrlo. Exige compromiso, respeto por el trabajo de cada uno y lealtad hacia el resto. Obliga a ser claro en la toma de decisiones y a la hora de comunicar la información sensible e importante a cada uno de los miembros. Los pactos alcanzados tienen que ser respetados, de no ser así se resquebraja la confianza en determinada persona, en algunos miembros del grupo o en la totalidad. El ambiente en el trabajo, por tanto, se puede contaminar, o bien oxigenar, en función del trato diario que se dispense entre cada persona.

¿Qué tipo de empresa quieres montar? En función de eso elegirás un equipo u otro. Las verticales, siguiendo los paradigmas autoritarios, están destinadas a fracasar en las presentes y futuras circunstancias. Saldrán adelante aquellas que sean capaces de aplicar una filosofía acorde con la de los caballeros de la Tabla Redonda. Primus inter pares. Ese modelo nos obliga a corresponsabilizarnos en la toma de decisiones. A aceptar los buenos resultados, los mediocres y malos como consecuencia del trabajo que hacen todos los integrantes. Entre sus ventajas, está la contención de la euforia y evitar que los egos se desmadren.

Comentarios

Entradas populares