El arte de tomar distancia

En el arte de la tauromaquia, cuentan los que saben que medir las distancias es fundamental para llegar a entenderse con el toro y para hacer una faena con ritmo, pasión y torería. En términos filosóficos se corrobora con la frase de Aristóteles "en el término medio está la virtud". Tomar distancia nos permite a cualquier persona salir del fragor del momento, superar la tensión excesiva que se está viviendo, y asimilar tanto el punto de vista propio como del otro. Una vez vivido ese proceso de distanciamiento, se puede ver todo con una óptica diferente si se ha sido capaz de aprender de los aciertos y de los errores propios y ajenos. Entonces, si la nueva toma de posición de las personas implicadas es honesta, es factible retomar los proyectos. Cuando esa honestidad no se hace presente porque la soberbia y otras actitudes similares no lo permiten, no hay que forzar nuevos intentos.

¿Qué está ocurriendo en nuestro tiempo? La ansiedad, las prisas, el estrés, los paradigmas de comportamientos anquilosados en métodos del pasado que no tienen futuro, están impidiendo hacer los avances que cualquier ser humano, grupo, o sociedad, necesita. La pausa solamente la practica una minoría. Curiosamente, un grupo que a lo largo de la historia, ha sido el más infravalorado o marginado, cuando paradojas del destino había descubierto los métodos y el estilo para solventar graves problemas. Recoméndamos desde aquí ver la serie sobre la vida de Ramón y Cajal que se emite en la tarde de los domingos entre las 19:30 y las 20:30 en La 2 de TVE. En ella se aprecia la importancia de tomar distancia y aplicarla a la vida propia y de aquell@s con quienes se comparte la vida a diario.

Comentarios

Entradas populares