Marcar los territorios

La sutilidad femenina para marcar los territorios, sobre todo, cuando se trata de mujeres con una fuerte personalidad, llama la atención. Las respuestas varían en formas, en contenido, en función de las circunstancias personales. No están dispuestas a que nadie invada su espacio, a que ninguna otra persona ose a intentar seducir a su pareja. Eso de producirse será una declaración de enfrentamiento. Por eso para evitar esa pugna, tiende a avisar con sus gestos, con sus declaraciones, lo que es tolerable y lo que no. Para quien se ve inmerso como pareja en esa situación es un motivo para sentirse afortunado, ya que ella le muestra así su amor, su deseo, y las perspectivas de compartir un futuro en común. ¿Cómo ha de reaccionar el hombre ante esa coyuntura?

Cuando él también siente que la relación que mantiene con su pareja merece la pena, es obvio que no debe permitir tan siquiera que la duda emerja. De esta manera los celos, las discusiones sin necesidad, se evitan. Además, estará sembrando para el mañana cuando sea ella quien se convierta en centro de atención de cualquier otro hombre. Ella habrá de responder con la misma transparencia, lealtad y fidelidad con la que fue tratada. Hoy en día, cuando los escenarios sociales han sufrido una fuerte evolución, debido entre otras circunstancias, a la incorporación masiva de las mujeres al mundo profesional, y a la existencia de una mayoría de adult@s sin pareja, ese tipo de realidades son frecuentes. Por tanto, para la buena salud de una relación sentimental se hace imprescindible respetar los pactos alcanzados entre l@s dos y dejar a un lado con elegancia las tentaciones que aparecen a lo largo del camino.

Comentarios

Entradas populares