Perfil del demagogo

La falta de ética, de compromiso, ha sido, es y será unos de los principales problemas de la humanidad. Cuando alguien incumple conscientemente su palabra por decisión propia, o alentada por un tercero, las consecuencias de sus actos sobre quien o quienes van dirigidos son importantes. El refrán, donde dije digo, digo diego, cobra vigencia. Entonces las expectativas creadas a la persona afectada, se diluyen, se vienen abajo. La desilusión y la desconfianza, sobre todo, cuando el demagogo incurre por costumbre en incumplimientos, se convierte en la norma vigente de trato hacia él.   


La experiencia en este tipo de acontecimientos y ante este personaje, nos dice que lo mejor es una vez descubierto, sacar a la luz la suma de actos demagógicos realizados, cotejados con las pruebas que lo demuestran, y no tener más relaciones de ninguna índole con semejante impresentable. En la actual crisis socio económica que vivimos, la presencia y actuación de éste tiene gran incidencia. En definitiva, quien se convierte en un demagogo es alguien que vive como un tramposo. Por tanto, anímense a descubrirlo y a apartarlo de sus vidas. 

Comentarios

Entradas populares