¿Qué es para ti el Sur?

Estaba delante del ordenador pensando sobre qué escribir. No era fácil elegir el tema, aunque la realidad circundante le regalaba un cúmulo de experiencias, estados de ánimo y preocupaciones sobre los que escrutar los por qué de sus orígenes. Desde las tierras de España hasta las orientales de Estonia comprobaba como la gente estaba sumida en un enjambre de circunstancias que mezclaban la dulzura de la miel con el dolor de la picadura de una abeja. Y entre esa mezcolanza de situaciones amargas y alegres giraba la vida de millones de personas ahora que la segunda década del siglo veintiuno asomaba. Las dudas, los proyectos cogidos con alfileres, el vacío en ocasiones en los temas sentimentales, compartían protagonismo con los logros profesionales, las tensiones de la vida de adultos, y los fines de semana de tertulia en los que aquell@s más sensibles dedicaban tiempo para analizar el mundo del que eran partícipes.

Sentado frente a la pantalla, se le venía al recuerdo, mientras tecleaba con vigor, una conversación con un erudito estudioso de la sociedad, que tenía la fortuna de examinar las realidades sociales desde la posición de quien trabaja sobre el terreno. Aquel hombre, salido del ámbito universitario, hacía varias décadas que había tenido la oportunidad de elegir meterse en el cogollo de los asuntos públicos y afrontar los problemas desde su lidia diaria. Eso le daba un valor excepcional a las reflexiones que hacía sobre la gestión de los temas que preocupan a la ciudadanía, porque con los recursos de su área tenía que dar soluciones para superarlos o cuando menos paliarlos. Aquel caballero, a punto de asomar en los sesenta, hacía varias décadas que había encontrado en el sur un referente para disfrutar de la vida. Sentía como los paisajes sureños, tanto los marineros como los de sierra, pasando por las ciudades con historia en sus calles y edificios, le aportaban una paz y alegría que le daban auténtico sentido a su vida. Como muchos europeos de otros países tenía claro que aquel sueño que un familiar le había descubierto en su adolescencia, la existencia cotidiana en el sur, lo disfrutará cuando la jubilación le llegue.

¿Qué tenia el sur, que a pesar del régimen político ya caduco de tres décadas de democracia, atraía a tantos cientos de miles de seres humanos? ¿Qué transmitía el sur, que a pesar del absurdo debate entre izquierdas y derechas, generaba magnetismo a quienes llegaban de fuera? ¿Qué vida podía ofrecer el sur, a pesar de ser la comunidad autónoma con más paro de España y con demasiadas empresas con una filosofía miope?
Ahora te toca a ti lector/a, decidnos qué te atrae del sur, y qué no. En la escucha de puntos de vista diferentes, tal vez podamos encontrar posiciones comunes, de entendimiento. Dime qué te interesa, qué te preocupa y escribamos sobre ello.

Comentarios

Entradas populares