Sacrificarse por l@s otr@s...

es el tema principal de la película A good woman, en la que la interpretación de Helen Hunt, Scarlett Johansson, Tom Wilkinson y Stephen Campbell dan credibilidad y fuerte contenido emocional a una trama argumental construida desde la capacidad de sorprender al espectador. La sagacidad del equipo de guionistas de adaptar la novela de Oscar Wilde atrapa a quien se sienta delante de la pantalla a visualizar el film. Los momentos de tensión y de ironía se mezclan con los de vitalidad y divertimento para retratar fielmente desde la hipocresía a la lealtad del grupo social elegido, perteneciente a la década de los treinta del pasado siglo.

El simbolismo de los detalles que podemos percibir al compartir el mismo corte de pelo Meg y Erlynne, o tener el mismo vestido sin haberse puesto de acuerdo a la hora de adquirirlo, reflejan la sensibilidad del guionista y del director para transmitir los secretos de la obra. Esta producción italo-británica-española, también destaca como el conjunto del cine llegado desde el Reino Unido por mostrarnos un retrato histórico fideligno del tiempo abarcado. La elección de los escenarios, del vestuario, nos ayudan a situarnos en la época como si la estuviéramos contemplando desde fuera.

Y como decíamos al principio, la actitud de darse a los demás incluso a riesgo de perder una misma, en este caso, Erlynne, nos regala la lección de que en ocasiones la vida acaba recompensando a cada persona por lo hecho y por lo apostado.

Comentarios

Entradas populares