La necesidad de los relevos

Continúan en España y en otras partes del mundo las concentraciones y las actividades en favor del movimiento humano y cívico del 15 de Mayo. En un foro social e institucional de relieve, como son los Premios Príncipe de Asturias, en la ciudad de Oviedo, ayer martes 24 de mayo, Eduardo Punset pedía la continuidad de este movimiento haciendo una similitud del mismo con el fenómeno personal, social, que fue La Ruta de la Sede en su momento. Entre las diferencias de circunstancias entre ambas realidades destaca la conexión que hoy los medios de comunicación y las redes sociales permiten, abriendo nuevas posibilidades para que esa múltiple e integradora voz ciudadana se haga sentir y promueva cambios en beneficio de la mayoría. Se quiere que cualquier persona, que cualquier barrio, asociación, pequeña o media empresa, institución pública o privada, que cualquier municipio, país o continente, tengan una nueva conciencia de vida, de comprometerse por hacer la vida de los seres humanos y de sus instituciones presentes y futuras más generosas, justas y democráticas.


Desde que se iniciaron esas primeras movilizaciones el 15-M, y durante la última semana electoral, su impacto en los medios de comunicación ha sido enorme. Ahora bien, como decía una ciudadana que está participando en la misma, "han generado una ilusión en la gente que ahora es necesario mantener y hacer crecer". Se han sembrado semillas en lugares públicos y en la privacidad de cada vida personal e interpersonal, que se hace necesario cuidar con mimo y constancia esas siembras, esos campos. E ir preparando con paciencia, organización y consenso, los nuevos campos a trabajar. Para ello como apuntaba ayer un ciudadano que habló en la concentración que está teniendo lugar en las Setas de la ciudad de Sevilla, es necesario, imprescindible, "mantener un pensamiento positivo, nacido en la alegría, en la esperanza, en la fe".

Decía Julián Marías, hace ya unas décadas, que este mundo aparentemente tan rápido era en el fondo muy lento. Y lo decía con una actitud de crítica constructiva en la que ponía su mirada humana, generosa y lúcida sobre determinadas realidades que él observaba. Se va muy deprisa, pero a dónde, con qué sentido, con qué propósito. De ahí, podemos apuntar nosotros hoy que enfermedades como el estrés o la ansiedad hayan aparecido y brotado con gran virulencia en nuestro tiempo. Otra manera de manifestarse el consumismo voraz en todos los órdenes de la vida, sin pensar qué es lo que realmente nos hace feliz. También apuntaba Marías, después de haber vivido y de haber estudiado con una claridad poco frecuente, que todos los procesos de mejora, que la humanidad había alcanzado a lo largo de su historia, habían sido fruto de la lucha y del esfuerzo titánico de personas y generaciones. Como ya el maestro Ortega y Gasset alertó y Marías hizo hincapié, el progreso no está garantizado porque sí, o porque se viva en una supuesta etapa de mejora. De hecho, estas reuniones y concentraciones humanas que estamos viviendo, surgen como consecuencia de los descontentos, los desacuerdos y de los problemas nacidos a raíz de los modelos de desarrollo socioeconómico que se vienen implantando en los últimos cuarenta años. Hay personas, grupos, instituciones, que quieren vivir de otra manera, desde la dignidad y las oportunidades con compromiso, asumiendo las obligaciones y respetándose los derechos de cada persona.

Comentarios

Entradas populares