El cuento de la buena pipa, versión Merkel



A multitud de hombres y mujeres, nuestr@s abuel@s nos han contado el cuento de la buena pipa en nuestra niñez. Vamos a recordarlo para ponernos en situación. Llegaba con su habitual energía el nieto a su abuela pidiéndole que le contara un cuento, después de que ella le hubiera estado dedicando muchas horas de atención y cariño. Y aún, antes de dormirse, le pedía un esfuerzo más, que le narrara un cuento. Aquella con gesto generoso e irónico le decía: vale te lo contaré, pero tienes que dormirte. El bebé aceptaba el pacto. Y aquella mujer con la experiencia que da la vida, procedía:

- ¿Quieres que te cuente el cuento de la buena pipa?
- Sí, abuelita -respondía alegre el niño-.
- Pero si yo no te digo ni que sí ni que no, que ¿si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa?
- Sí, cuéntamelo -afirmaba categóricamente e ilusionado el mozuelo-.
- Y la abuela con sus ganas de guasa, repetía, pero si yo no te digo ni que sí ni que no, que ¿si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa?
Entonces, el niño que era pequeño pero inteligente, daba un salto de la cama y se abalanzaba sobre su juguetona abuela en señal de ¡no me tomes más el pelo, abuelita!
Toda aquella escena acababa con un fuerte abrazo y numerosos besos entre ambos hasta que el niño tierna y placenteramente acababa rendido y dormido.
Ahora quien respiraba era la abuela y merecidamente.

Si extrapolamos la situación reproducida a lo que venimos viviendo desde hace un año cuando se aprobó la primera ayuda para la deuda a Grecia por parte de las autoridades europeas y del FMI, como antes se había hecho con Irlanda, y recientemente con Portugal, vemos que la tierna abuelita de nuestro cuento se ha tornado en loba. La teoría de Hobbes, versión siglo XXI, reaparece. Y lo peculiar de todo ello es que Alemania en el primer tercio del siglo XX, después de vivir la Primera Guerra Mundial, se vio en una situación tremenda e injusta como consecuencia de los pagos a tener que responder por el Tratado de Versalles. Ese fue otro de los motivos que desencadenó el auge del nacionalsocialismo y lo que ocurrió después. Desde entonces, y con sentido común para la vida, el pueblo alemán y la mayoría de sus instituciones han luchado contra el fantasma de la inflación y se puede decir que lo han superado.

En estas últimas semanas, cuando otra vez han saltado las alarmas por la posibilidad del hundimiento de la economía financiera griega a la opinión pública europea y mundial, vemos reincidir a la Señora Merkel y a sus aliados poniendo obstáculos a la ayuda al país heleno, y con ello al resto de economías con graves peligros, incluida el conjunto de la Unión Europea y de la economía mundial. ¿A qué están jugando sus señorías? ¿Se han olvidado de los orígenes de la Comunidad Económica Europea? Acabar con las sempiternas luchas principalmente franco alemanas que habían alentado las dos guerras mundiales. Eso permitió, entre otros logros, acabar con esas luchas fraticidas, encauzar las relaciones internacionales por cauces humanos y pacíficos, e ir construyendo una Europa común desde lo que nos unía y nos une. Proceso histórico que a pesar de sus errores o carencias, ha alentado a otras regiones del globo a seguir su ejemplo.

Hace menos de dos semanas, se unían Estados Unidos, la Unión Europea y otros actores globales para alentar a la transición democrática a los países del Magreb, del África subsahariana y del Golfo Pérsico. Y para ello en su hoja de ruta ponían unas importantes inyecciones de capital financiero junto a recursos profesionales y de conocimiento al servicio de esos pueblos y Estados. A cambio de un compromiso serio de aquellos por ir construyendo esos nuevos modelos de convivencia y de acceder a sus recursos.

Después de la patética manera de afrontar la Señora Merkel y su equipo de gobierno la crisis de la bacteria del e.coli, lanzamos nuevamente estas preguntas ¿cuándo se van a poner en marcha los programas sociales de la Agenda 2020 destinados a fomentar la educación, la sanidad, la eficiencia energética, la buena administración pública, la lucha contra el desempleo y la inclusión social? Distinguida Merkel, ¿es ésta su peculiar manera de interpretar el cuento de la buena pipa? Sí exige los pagos de las deudas a terceros, pero no está dispuesta a cumplir con sus obligaciones libremente firmadas por usted y por sus aliados en la Agenda 2020. Derechos y obligaciones para cualquier ciudadan@ e institución. Ilustrísima canciller, recuerde que ha firmado junto al resto de Jefes de Gobierno de la Unión Europea unos documentos que obligan a poner límites a los sueldazos y pensionazos -incluidas las célebres stock options- de los banqueros. Y a que sea una Organización Financiera Europea Independiente la que haga las auditorías a las finanzas europeas, acabando con las especulaciones maniqueas, usureras e injustas de las agencias de calificación (Moody, Fitch, Standard and Poor, ...). Hace un año, se hacían públicos los resultados de las auditorías a los bancos y a las cajas de ahorro, a nivel europeo. Entre las paradojas, España auditó a todas sus entidades financieras, Alemania y algún otro país -verdad Reino Unido- no auditaron a todas sus instituciones. ¿Por qué ese doble rasero? Se sabe, se tienen datos cotejados, de entidades alemanas y británicas con importantes agujeros (Hipo Real Estate, Royal Bank of Scotland).

P.D. Los episodios de spray contra los diputados del Parlamento de Cataluña que han ocurrido esta mañana no se pueden dar ni reproducir. No hay que pagar con la moneda que pagaron el Consejero de Interior de Cataluña, Puig, y los Antidisturbios cumpliendo sus órdenes.
Siga el movimiento ciudadano 15 M - DRY por los cauces pacíficos y humanos llenos de sensatez que viene demostrando desde sus inicios, y que esa sea otra manera de responder a las injusticias y falta de sentido común que viene denunciando.

Comentarios

  1. Ah me hiciste reír con el "cuento de la buena pipa" a mi tb me lo contaron así. En cuanto a tu post, un análisis recordatoria de nuestra Hª mas reciente, que olvidamos sus consecuencias con pasmosa facilidad. Al fin y al cabo es tan repetitiva como el "cuento de la buena pipa". Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares