Preguntarse, preguntarnos


Hay días en los que escribir cuesta más esfuerzo. Y siempre es un acto que implica dificultad si se pretende hacer con honestidad y coherencia. Elegir el tema, su desarrollo, resulta especialmente complicado. Las ideas, los argumentos, las palabras, están en un lugar al que quien escribe le resulta muy trabajoso acceder. El tiempo, desde segundos a minutos convertidos en horas, que conlleva la escritura en días así, es una de las variables que refleja los obstáculos a superar.

Empieza una nueva semana, pero lo hace teniendo todas las vividas a la espalda. Y, sin embargo, toca mirar al futuro del día presente y de los que están por venir, con el ánimo, la ilusión y la esperanza, de que será posible vivir dignamente desde el proyecto integral de vida imaginado. Un paradigma vital que surgió a partir de la meditación previa y constante, de la veracidad de ponerse ante el espejo de la existencia propia y de las circunstancias que la rodean. En el elenco de esas circunstancias, otras personas, la sociedad y sus instituciones, eran también espejos que se reflejaban emitiendo sus puntos de vista. ¿Qué hacer? ¿Cómo convivir con las opiniones, las interpretaciones, las informaciones o las desinformaciones que de ellas se reciben? Ambas preguntas que nos hemos planteado en este artículo, desde hace tiempo andan flotando en el mundo diario de otros seres humanos, de múltiples entidades y de las opiniones públicas de buena parte del mundo (o de la globalidad).

Vivimos una época de contraste de planteamientos, de rechazo a unas maneras de convivencia que muestran las injusticias en todos los mundos, desde los desarrollados según sus patrones a los que tienen un nivel de desarrollo menor o diferente. Dirán algunos que siempre hubo injusticias, y contra ellas se fue revelando la gente a lo largo de la historia universal. Es curioso, pero en cualquiera de ellos, se alzan voces relevantes que piden la necesidad de redistribuir los recursos, de acabar con la impunidad de la gente corrupta, de que imperen en los comportamientos cotidianos de cualquier ciudadan@ los valores de compromiso, solidaridad y libertad.

Hoy para concluir este apunte, vamos a reflejar esta necesidad a través de la mirada personal y compartida de varios periodistas y personas que escriben o son entrevistadas en diversos medios de comunicación de España. Otro día, lo haremos tomando como referencia espacios de difusión de otros países. Es llamativo que estos seres humanos coincidan en las necesidades de regenerar la vida propia y colectiva de la humanidad siempre haciendo evolucionar la convivencia democrática. Ahí tenemos el casi siglo de vida que simboliza José Luis Sampedro;

http://www.elpais.com/articulo/portada/Somos/naturaleza/Poner/dinero/bien/supremo/nos/conduce/catastrofe/elpepusoceps/20110612elpepspor_8/Tes

La mirada de la artista Mónica Naranjo que hace unos años se reveló contra esa forma de vida, cuando va camino de la cuarta década;

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110611/54169003546/no-quise-ser-un-pedazo-de-carne-que-canta.html

La ironía con que el economista universitario Félix Ovejero responde a aquellos comunicadores, medios e incluso científicos sociales, que han descalificado el movimiento ciudadano del 15 M – DRY sin detenerse a observarlo y estudiarlo con rigor;

http://www.elpais.com/articulo/opinion/ignorancia/indignados/elpepuopi/20110613elpepiopi_4/Tes

O cómo el científico experto en estudio y tratamiento del cáncer Robert Weinberg expone la necesidad del contraste de puntos de vista, de métodos de trabajo y el valor de la cooperación, para que la ciencia progrese y con ella se vea beneficiada la humanidad;

http://www.lavanguardia.com/salud/20110613/54169525375/robert-weinberg-si-solo-tienes-talento-no-llegaras-muy-lejos.html

Personas de distintas generaciones, de campos como el humanismo, las bellas artes, la economía o la medicina científica, ofreciendo su visión en consonancia con las de hombres y mujeres que vienen reivindicando y proponiendo otros parámetros de vida y globalización siempre respetando la democracia.


Comentarios

Entradas populares