El envejecimiento activo y el Quijote

En nuestro tiempo, la población que supera los sesenta años va tomando protagonismo tanto por su presencia social, cada vez más numerosa, como por su papel en la vida cotidiana. Se han jubilado o están pronto a hacerlo, y sin embargo, necesitan ocupar sus vidas. Darle contenido a cada una de las veinticuatro horas del día, que a pesar de los achaques que se tengan, quieren que sean muchas y, sobre todo, de calidad. Por eso, la genial obra cervantina recobra especial protagonismo en nuestra época. El mundo sanitario, los abuelos y las abuelas, las familias, la sociedad, se vienen percatando desde hace tiempo de la necesidad de afrontar esta realidad personal y comunitaria. Y si Alonso Quijano en la postrera fase de su trayectoria, se decidió a rejuvenecer, montándose al lomo de su caballo, y juntándose con su compañero de ilusiones y fatigas, Sancho, qué aventuras y proyectos se marca nuestra tercera edad hoy. Por cierto, eufemismo socialmente aceptado por la corrección del mundo político social oficial y la salvaguarda del Estado del bienestar. ¿Se podrá ahora con tantos recortes presupuestarios ofrecer profesionales, tecnología especializada, centros, para hacer posible ese envejecimiento activo y saludable? Tengamos presente que eso supondrá generar empleo de alto valor añadido, fomentar las PYMES que se dedican a ese campo, dar cobertura a una necesidad de tod@s. Y poner cordura a tantas competencias repartidas a las distintas administraciones que después no se ponen de acuerdo o no tienen recursos para afrontarlas.



Curiosamente, estudios solventes muestran que la inversión destinada a ese colectivo y a otros, siempre que se haga con coherencia, eficiencia y eficacia, genera más beneficios –incluidos económicos- que los costes que hay que soportar para encararlos. Y no solamente eso, sino que también elimina muchas ineficiencias, muchos gastos erróneamente dedicados hasta ahora a tratar de atajar y solventar los problemas de salud que este grupo presenta. Por tanto, los nuevos profesionales, las nuevas técnicas, las innovadoras tecnologías y, sobre todo, las sinergias permiten dar un salto de calidad. Y que parte de esos recursos que hasta ahora se destinaban a ese asunto, se pueda multiplicar tanto para el envejecimiento de la ciudadanía como para otros temas sociales. Así se recoge en la Agenda 2020 de la Unión Europea, y así se recoge en el Proyecto paSOS, hacia la Universalización del Servicio de Teleasistencia Móvil:

www.pasosproject.org

http://ec.europa.eu/health-eu/my_health/elderly/index_es.htm

Esperemos que como Don Quijote y Sancho, esto se ponga en marcha más pronto que tarde, y que no nos ocurra a nosotr@s como a otro genial español, Larra, al que casi siempre le contestaban el célebre Vuelva usted mañana…






Comentarios

  1. Muy buen blog. Me gusta. Muy interesante. me gusta. pablo

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Pablo y Viajes Imserso. Acabo de ver tu comentario porque estaba echando un vistazo a la interfax interior del blog, y me he encontrado con tu bello comentario. ¡Muchísimas gracias! y te deseo que disfrutes del fin de semana. Disculpa por el retraso, 22 de junio de 2012.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares