El hombre de la tierra, cine magistral



El hombre de la tierra es una de esas películas independientes que llegan a ser vistas gracias a los avances que permite la Red, las nuevas tecnologías, mezclados con las técnicas propias de la solidaridad entre amigos. Este cine tiene dificultades para llegar a las salas de otros países, pero no para acceder hasta la intimidad del ordenador. Y esto último nos permite descubrir excelentes joyas cinematográficas como es el caso que estamos empezando a comentar. Frente a macro producciones en más de una ocasión disparadas y desfasadas de costes, este film reivindica la sencillez, la profundidad, y los recursos básicos, para hacer cine con mayúsculas. 
Un par de escenarios, una casa de campo modesta y su entorno rural, sirven para contextualizar y desarrollar la trama principal y las microhistorias que nos retratan. El motivo de arranque, la marcha de un profesor de la universidad y la pequeña fiesta que éste organiza para sus compañer@s con quienes ha trabado amistad durante la década que ha estado trabajando con ell@s en aquella. En un principio, ell@s se muestran sorprendidos por la decisión de John Oldman, a quienes veían como el principal candidato a Responsable del Departamento de Historia del centro universitario por su talento y por la capacidad de aunar voluntades y de fomentar las vocaciones entre l@s estudiantes. Antes la pregunta de sus colegas de los por qué de su decisión y qué camino va a tomar, John, les responde con una nueva disyuntiva ¿cómo imagináis que sería un hombre que hubiese vivido desde el Cro-Magnon hasta hoy? La cuestión, inocente en un principio, viene cargada de una intensa carga de emotividad. Aquel grupo de mujeres y hombres reunidos en torno a una chimenea y una botella de whisky, comienzan cada un@ desde sus experiencias, conocimientos profesionales y creencias, a formular hipótesis y teorías acerca de cómo sería.
Lo que nace como un coloquio, como un debate, interdisciplinar, da un salto de dramatismo, gracias a la sagacidad del equipo de guionistas, director y actores, cuando John, les lanza la idea de que él es ese hombre y que esa es la razón real que le lleva a marcharse de la universidad, ya que cada decenio viene actuando de la misma manera desde aquellos tiempos de la Prehistoria. Las reacciones, los gestos, que se desencadenan desde ese momento y durante una fase de la cinta, en la mayoría de los coprotagonistas, van desde la comprensión hasta la reacción airada de un compañero que el día anterior ha enterrado a su mujer, y llega a dispararle enaltecido por la situación personal que está viviendo. Tras esa fase culmen de tensión, los ánimos se serenan, y las sensibilidades son capaces de reencontrarse. Y como elemento de anclaje de toda la trama, el amor, que se ha venido gestando entre John y una compañera, y que simboliza la más importante fuerza universal y eterna de las personas…
Bueno, para terminar desde el Rick´s Café os dejamos este enlace para que disfrutéis de música para los sentidos…

Comentarios

Entradas populares