Primer aniversario del Rick´s Café




Echa uno la vista atrás recordando cómo empezó esta aventura del blog. Después de un tiempo dándole vueltas a esa posibilidad, decidí lanzarme a un reto que durante los tiempos de estudiante universitario consideraba muy difícil; escribir artículos casi a diario sobre temas interesantes, bien trabajados con argumentos serios y veraces, y que reflejaran un estilo personal que iba naciendo. A eso se sumaba la pretensión de volver a conectar con desconocidos lectores y lectoras. La experiencia está siendo muy grata. Desde la primera persona que se sumó al Rick´s Café, una compañera de estudios hasta quienes ayer mismo hacían un comentario sobre el último publicado a través de Facebook, cada un@ de vosotr@s suponéis junto a la vocación de escribir el mayor estímulo, la ilusión más importante, cuando cada día uno se pone delante del teclado a dar rienda suelta a un nuevo escrito.
Cada vez que cualquiera de vosotr@s realiza un comentario que profundiza en el asunto tratado; o bien propone un asunto nuevo a tratar; o lanza un guiño con el ya clásico comentario de Me gusta de Facebook, uno se siente recompensado con lo que está haciendo. La sonrisa, el motor de la ilusión, se renuevan, reciben un impulso para seguir intentándolo. A través del Rick´s Café y de los nuevos recursos que proporcionan las nuevas tecnologías, estamos pudiendo conocernos un grupo de personas que hubiera sido más complicado de encontrarnos si estos espacios y estás herramientas no existieran. Y, sobre todo, aprecio, corregidme si me equivoco, que con la voluntad de tod@s estamos haciendo posible conectar sensibilidades, maneras de ver la vida, que antes estaban cada una en su ciudad o país de residencia, y ahora vamos conformando una pequeña comunidad.
A ello están contribuyendo los movimientos ciudadanos que desde el 15 de Mayo vienen acaeciendo en España y en muchos otros puntos del planeta. Decía el maestro y amigo Julián Marías que uno de los motivos que le llevaban a ser optimista ante el siglo veintiuno era el sentimiento de la cooperación internacional. Veía en éste un baluarte muy valioso para seguir contribuyendo a un mundo más personal y justo. Parece que la suma de realidades que estamos viviendo desde hace unos meses para acá, vuelve a darle la razón. Significativas minorías a las que día tras días se unen nuevas personas en cualquier lugar, están invocando, reclamando, y contribuyendo desde su esfera personal e interpersonal, la creación de una nueva colectividad, de una sociedad, en la que las injusticias, las carencias, los errores, del presente sean erradicados. Y seamos capaces entre tod@s de generar unas condiciones de vida para las generaciones actuales y las que están por venir, mejores de las que nos encontramos cuando llegamos.
Cuando hace un año se inauguró el Rick´s Café, quien esto escribe no tenía la certeza de que el motivo que le llevó a dar este nombre al blog, el fondo que esconde y sale a la luz del personaje de Bogart en Casablanca, iba a renacer de nuevo, si es que alguna vez murió. Haciendo buenas de nuevo las palabras de Víctor Laszlo, el líder de la resistencia, al mayor Strasse, podrán matarme a mí, y a los que vienen detrás de mí, y a otros cientos de miles. Pero no podrán matar a tod@s. El mundo, los pueblos de cualquier punto del planeta, nos vienen demostrando de un tiempo para acá que otras formas de vida más solidarias y humanas son posibles, y que pese a los escándalos de corrupción y a las barbaridades que están saliendo a la esfera pública desde el inicio de la crisis, esta guerra la ganaremos entre tod@s.      



Comentarios

Entradas populares