Otro pasito más para Volver a amar




Hoy, una vez más, me acuerdo del primer poeta que me impactó. Tendría unos doce años y sus versos los sentía como si le estuviera viendo a él escribirlos, mientras un servidor o cualquier otra persona los estaba viviendo. Sus símbolos, sus palabras, eran tan cercanas que uno desde la mirada externa de los ojos palpaba que aquella música hecha fonemas entraban en lo más profundo del interior propio, de mi conciencia, de mi ánimo, sacudiéndome por el mensaje que Don Antonio nos había regalado muchas décadas antes. Aquello era un modesto, sentido e inesperado homenaje a aquel hombre de alguien adolescente que se notaba impactado por la carga de humanidad, de sabiduría ante la vida, de aquel que había pasado su infancia en un patio con agua y limonero…
Muchas veces he paseado por la zona externa a aquel patio, he mirado el zócalo de cerámica que recuerda a aquel maestro y su poema, he acompañado a otros semejantes a conocer desde este lado de la valla aquel rincón de Sevilla. Desde que tuve conciencia de lo que aquel hombre vivió, que coincidió con la lectura de sus primeros poemas, me he preguntado lo ingrata, lo injusta, que puede ser la vida para algun@s, cuando ya muerto decenios después fue homenajeado en la tierra que le vio nacer, y que en su día tuvo que abandonar por lo que tod@s ya sabemos. Se me vienen al eco de mi memoria las reflexiones de otro talento humano excepcional como Don Julián Marías. Él que como Machado también vivió y sufrió la Guerra Civil en primera persona, a lo largo de su fecunda y actualísima obra muchas veces se preguntó si aquella barbarie pudiese haber sido evitada. Aún recuerdo su voz pausada, serena, íntima, llegando hasta nosotros que le acompañábamos en nuestras tardes en el Conde Duque de Madrid. Marías tras hacer aquella fatídica pregunta ¿se podía haber evitado…?, siempre contestaba que sí. Él fue capaz de imaginar otros trayectos cívicos, humanos, pacíficos, a aquella barbarie y a las dos guerras mundiales, a partir de las circunstancias de aquel tiempo.
Esta mañana, hace una hora aproximadamente, recibía una llamada de una responsable de la Administración local confirmándome el visto bueno para poder presentar mi novela Volver a amar el próximo 21 de octubre a partir de las 19:00. La publica Ediciones Atlantis. Nos acompañarán el maestro Manuel Ángel Vázquez Medel y el editor J. D. Álvarez. Este acto, al que tod@s estáis invitados, y os animo a venir con todas aquellas personas que queráis, es un pasito más dentro de un largo trayecto. Han sido unos tres años y medio necesarios para escribirla, pulirla, parirla. Y tres décadas previas para ir forjando mi vocación periodística y de escritor. Siento estos momentos como esas huellas que voy dejando al recorrer mi pasión por esa escritura que nos enseña para la vida, e ir descubriendo en un libro biografías de quienes los han escrito y de sus personajes. En el teatro del Centro Polivante Virgen de los Reyes, os esperamos para seguir compartiendo vivencias…

Comentarios

  1. Curiosa la vida... tapando agüjeros abro la ventana y ahí está la luz. Felicidades por el alumbramiento!!!
    Hoy más que nunca sigue siendo un placer entrar en el Rick's Café
    Flor

    ResponderEliminar
  2. Allí estaré para comprar un ejemplar y enterarme por fin de cómo acaba la historia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares