Viernes glorioso del deporte español



Cuando el reloj ha superado en pocos minutos las seis de la tarde, España puede celebrar las alegrías que le están regalando sus equipos de tenis y de baloncesto. Los tenistas han logrado ganar los dos primeros puntos de la eliminatoria de semifinales frente a Francia en Córdoba. Las altas temperaturas que vienen haciendo en tierras cordobesas han sido vencidas por el talento de Nadal y Ferrer, que se han adaptado mejor a la familiar pista de tierra, al calor, y al impulso que la afición les viene brindando desde principios de esta semana.
La selección que entrena Sergio Scariolo ha vencido con maestría y esfuerzo a la magnífica revelación del torneo europeo, Macedonia. Los 12 puntos que han marcado la victoria española se han ido forjando en el último tercio del tercer cuarto, cuando una España que ha liderado Juan Carlos Navarro apuntalada por su mejor defensa y su mayor calidad de banquillo, se han ido logrando jugada a jugada. Este nuevo logro de los jugadores de nuestro país les clasifica para jugar directamente los Juegos Olímpicos de Londres del próximo verano. En menos de trescientos sesenta y cinco días, España podrá seguir soñando, trabajando, con conquistar el cetro olímpico después de la histórica final de Pekín 2008 frente a los Estados Unidos.
En ambos deportes, los resultados, la manera de alcanzarlos, el sentido de grupo que tienen tenistas y baloncestistas, la continuidad durante quince años en el caso del baloncesto y de más de una década en el tenis, nos indican que los cimientos son sólidos, brillantes y extraordinarios. Existe una manera de trabajar, de implicarse, de generar empatía entre todas las personas participantes, que están permitiendo esta etapa de esplendor. Y aunque en esta jornada nos estamos dedicando a presentar y analizar las cosechas de dos deportes, cuando alzamos nuestra vista hacia otras disciplinas, observamos también esa brillantez, este tiempo sublime.
¿Por qué no es posible llevar esas realidades al terreno de la política? ¿Qué factores lo están impidiendo? ¿Por qué no se acaba con el altísimo desempleo existente en nuestro país? ¿Cuándo va a haber un compromiso sincero, coherente, honesto, para acabar con la lacra de que más de un 25% de nuestra economía sea sumergida? La existencia de la misma está provocando, según datos de la Federación de Cajas de Ahorro de España, que cuatro millones de personas trabajen en la economía sumergida. Este hecho tiene unas consecuencias humanas, sociales, económicas, financieras, tremendas. Las injusticias son manifiestas. Por eso, cuando en esta tarde disfrutamos de las alegrías que una serie de deportistas españoles nos están brindando, es necesario preguntarnos por qué en unos campos es posible, y en otros no. Los noes de hoy tenemos que convertirlos en síes del mañana. 


Comentarios

Entradas populares