Pedro Varó Chamizo nos habla de los sentimientos amorosos



Quiero compartir con todos vosotros y vosotras estas palabras que nos regala Pedro Varó Chamizo acerca de la importancia de los sentimientos, de dar y de recibir en las relaciones de pareja con equilibrio para que esas merezcan la pena, y vayan recorriendo los caminos que los enamorados proyectan. Estos párrafos están llenos de experiencia de vida, de apostar el amor y la trayectoria personal a razones vitales que dignifican y ennoblecen a la mujer y al hombre. 

Estas palabras de Pedro concuerdan claramente con las vivencias, las emociones, las reflexiones, que los personajes de la novela Volver a amar (La catarsis) ponen en juego a través de la trama de la misma:


Esta mañana se ha despertado soleada en Sevilla, parece que el verano se funde suavemente con el otoño, mezclando los días grises con un poco de sol y luz...

Hoy me gustaría hablarte de las relaciones humanas, y del equilibrio entre el dar y el recibir.

Algunas veces tendemos a ver las relaciones como un medio para sentirnos queridos, para obtener reconocimiento, o para sentirnos mejor. Pero normalmente no es tan fácil ver las relaciones como una oportunidad de crecer, de desarrollarnos, de aprender un poco más en qué consiste el amor.

En las relaciones de pareja pasa algo parecido, cuando nos enamoramos, sólo vemos lo bueno que tiene la otra persona, como si nos fuera a aportar algo de inestimable valor, y aunque eso es cierto, normalmente no queremos ver que todo lo bueno que nos trae nuestra pareja viene con un montón de retos, que nos van a sacar de nuestra zona de comodidad y nos van a ayudar a expandir nuestro ser.

Uno de los motivos por los que nos atrae la otra persona es porque percibimos aspectos de su ser que apoyan nuestros valores fundamentales, aquello que realmente nos importa, y eso provoca químicamente la atracción, que a veces se confunde con el amor. Y si alguna vez hace o muestra algo que desafía nuestros valores, lo que sentimos es lo opuesto, es decir, rechazo.

En este camino, unas veces damos cosas "buenas" a la otra persona (que apoyan sus valores) y otras veces le damos cosas "malas" (que desafían sus valores), pero la vida es un equilibrio entre lo bueno y lo malo, la alegría y la tristeza, el placer y el dolor, la atracción y el rechazo. Y lo que crea una vida plena es la capacidad de ver ambos lados en todo momento, y saber que ambos son necesarios, y son parte del amor, pues el amor es el abrazo que une todos los opuestos.

¿Y cómo mantenemos un buen equilibrio entre el dar y el recibir en una relación de pareja?

Como dice Bert Hellinger, el creador de la terapia de Constelaciones Familiares, cuando en una pareja se quiere mantener el equilibrio entre el dar y el recibir, para que funcione, se debe devolver lo bueno que has recibido, y un poquito más, y se debe devolver lo malo que has recibido, pero un poquito menos, y así se mantiene el equilibrio sin resentimiento, y el amor se expande.

Es posible que sea un buen consejo, no lo sé. Pero quizás sea una buena idea, después de todo, entender que podemos aprender a apreciar tanto aquello que nos desafía de nuestra pareja, como aquello que nos apoya y nos alimenta, y así poder seguir construyendo en la relación hacia delante.

Quién sabe, tal vez algún día podamos aprender el arte de dar y recibir con amor.

Comentarios

Entradas populares