Como el mazapán...



... así se siente quien lee y también quien escribe. Quien saborea ese dulce con delectación, parándose a degustar los diversos componentes de ese pastel tan árabe y tan español, cae en la cuenta de que está compuesto de diversos frutos cuya mezcla sabiamente hecha por la maestra artesana, es a su vez reconocible por cada componente. El pastelero combina; el escritor construye personajes, historias, escenarios, los entrecruza. La lectora empieza a reconocer los diversos recursos empleados. Los analiza, los identifica con mirada cercana y atenta. Los diferencia para resaltarlos y los une para volver a tejer la trama argumental de quien la escribió. 

Cuando alguien come un mazapán, lo degusta en su boca, lo hace mover de un punto a otro del paladar, está sintiendo la almendra, el anjolí, la clara del huevo, el azúcar tostado... Así se siente quien lee, sentado en su butaca predilecta, con la luz que esa persona considera íntima para ese momento único. Pero también así lo palpa, lo revive, quien ha escrito la novela. Cuando alguien se cruza por la calle, y lector y escritor se paran a dejar que el tiempo pase al calor de la conversación cercana, los mazapanes se ofrecen de uno a otro. 


La tertulia literaria se amplia alrededor de la novela. Pero también se abre un nuevo universo que son los siguientes escritos, desde una futura obra hasta un artículo diario. En ese diálogo interpersonal entre dos, quien escribe se da cuenta de cómo va llegando al interior de la persona que es quien lee el libro. Cómo las interpretaciones de cada lector tienen puntos en común, y miradas diferentes. Lo valioso es cómo unos y otras van formando un auténtico punto de encuentro. Es el mundo de la lectura, la intimidad de lector, obra, autor, crece; ya son al menos cuatro. Ese nuevo miembro es la interpretación que uno y otro extraen de esa puesta al día de sus visiones. Y los quintos, que como dicen los taurinos en los días de buenas corridas, no hay quinto malo, son las mujeres y los hombres a quien ese lector convencido le recomienda la obra...

Comentarios

Entradas populares