El ingeniero Enrique Moraño nos transmite sus sensaciones sobre Volver a amar



Ayer acabé de leer tu novela, a la que he ido dedicando ratillos (no soy un lector compulsivo, eso ya te lo puedes imaginar). Tampoco tengo mucho criterio para hacer una valoración, pero me ha gustado bastante, no sé si porque realmente es buena o por que había pasajes en los que me identificaba bastante con Pablo -con quien he encontrado más paralelismos de los que podría tener cualquiera que haya pasado por una ruptura sentimental-. 
Por otra parte, desde el principio había asumido que la novela tiene gran carga autobiográfica, por lo que el personaje de Pablo en mi cabeza estaba interpretado por tí, y obviamente tú eras el protagonista de la novela y para mí era fácil ubicarte en los sitios de la ciudad que ambos conocemos bien. Igual aquí estoy equivocado, pero creo que no voy desencaminado.
Lo único que me chirrió un poco, viendo lo meticuloso que eres en la mayoría de los detalles para crear ambientes, es que insistieras tanto y le dieras tanta importancia a lo del ramo de ¿¡¡¡adelfas!!!!?... Sí, había que cortarlo..., bueno no, mejor le pido a este tipo autorización para cogerlas, y éste al final acaba pidiéndoselo a la camarera quien a su vez le da orden al jardinero para cortarlas....
¿Tanta gente, entre ellas un jardinero, y ninguna sabe que las adelfas 
son venenosas?

Comentarios

Entradas populares