Luces frente a los asusta viejos de la crisis



A Rosalía, Luis y Rafael "el fotógrafo"

Tarde que se torna un poco desapacible en este rincón del Sur de Europa por cuyo valle transita el Guadalquivir. Si ayer a estas horas el Sol aportaba temperaturas más propias de un día de verano suave, hoy desde el mediodía, el astro rey se está ocultando, el cielo se cubre de nubes y el viento fresco comienza a resoplar. Así es la primavera por estos lares, con continuos cambios en poco tiempo. Por eso quien vive en esta inmensa geografía que es Andalucía, cualquier mujer o hombre, cuando termina sus más importantes obligaciones cotidianas, se da el derecho de sentarse bajo un naranjo con otra persona, dispuesto a debatir sobre la vida y los problemas que afrontan nuestras sociedades, mientras disfruta de los olores de azahar y de la alegría de los chiquillos jugando. No es que estos últimos sean ajenos a los problemas, es que muestran su inteligencia y sensibilidad encarándola con alegría. 
Decía Ortega que si los ingleses se habían dado el derecho a llamar cultura y ocio a un juego consistente en embocar con un palo metálico una pequeña pelota en un agujero ataviado el deportista con pantalones bombachos; el español -hombre o mujer- tenía también derecho a gozar del Sol o de la siesta.

Actualizando esas realidades a nuestro tiempo, si en la City y en otros lugares los especuladores financieros y sus cómplices de diversa profesión y procedencia, se obstinan en querer azuzar el miedo de la crisis en este o en otro país, en este o en otro continente; aprendamos a no dejarnos embaucar como niños o niñas consentidos (los que solo quieren derechos pero no las responsabilidades que los hacen factibles) para no volver a caer en las trampas antiguas o las que estén preparando. La picaresca es género antiguo, en España hay toda una saga literaria con El lazarillo de Tormes o Guzmán de Alfarache como grandes símbolos. Incluso como el castellano es lengua hija del latín nos podemos retrotraer a los sofistas para encontrar semillas y raíces. Curiosas coincidencias, la Grecia antigua y la España medieval dándose las manos entonces y ahora. Sin embargo, ¿es problema solo griego y español? Está claro que no. A diario desde finales de 2007 observamos que es un problema global. Por tanto, exige una toma de conciencia, de meditación, de sensibilización y de toma de decisiones que vaya de lo personal a lo colectivo, pasando previamente por el compromiso interpersonal. De lo público a lo privado; que regenere y abra sanas posibilidades al sistema educativo, sanitario, a la administración, al mundo empresarial y laboral. 

Volvamos de nuevo a la historia para aprender de ella. El pasado fin de semana, Informe Semanal, ese programa excelente por el que no pasan los años porque es escuela de periodistas y comunicadores, nos obsequiaba con sendos reportajes sobre la legalización del PCE en los albores de la transición democrática y otro en sentido homenaje al maestro del cómic Antonio Mingote. 

Resultan curiosas las reflexiones de Santiago Carrillo y Antonio Mingote. Uno había vivido muchas décadas fuera de España por las consecuencias posteriores del desenlace de la Guerra Civil. El otro sí había podido gozar de la vida en su país también como consecuencia de aquella. Sin embargo, uno y otro aprendieron en aquellos decenios que la convivencia era posible y enriquecedora entre diferentes siempre respetándose, asumiendo los compromisos libremente acordados, y siendo conscientes de qué era lo importante e imprescindible en la vida personal y colectiva. Escuchen a Carillo y a Mingote y se darán cuenta de que fue posible y real como este día de hoy. ¿Qué reflexiones podemos extraer para nuestro tiempo?

Que las crisis todas tienen sus finales y, por tanto, los problemas y las angustias que producen, acaban superándose. Evidentemente habemos personas que pasamos por más o menos dificultades antes de superarlas. Sin embargo, como decía Vázquez Medel durante la celebración del Día Mundial de la Poesía, no vamos a dejar de disfrutar de la vida, a hacer esto o aquello que tengo que hacer y me gusta, porque todavía queden uno o dos años para que acabe la crisis. Esa meditación del maestro Vázquez Medel nos tiene que reforzar en una realidad que Julián Marías descubrió viviendo y estudiando la historia. Las propagandas mal intencionadas en el interior de un país o las que recibe ese Estado de otro país; en nuestro caso de los mercados financieros y sus agencias de calificación con los políticos que se prestan a ese juego, no pueden dejarnos atrapar la maraña de sucias mentiras que lanzan para acongojar y amendrentar aún más a la persona y a la ciudadanía. Miren si les encanta la avaricia y la especulación, la vanidad y la mentira, que hace un año la deuda española cotizaba a 170 puntos y hoy ha superado los 410 puntos

Es cierto que la administración política y burocrática española, como otras europeas y mundiales, requieren desde hace más de dos décadas nuevas reformas. No es lógico, ni coherente, ni honesto que en 31 municipios del valle del Guadalquivir a su paso por la provincia sevillana tengan 31 ayuntamientos, una Mancomunidad y una Diputación a su servicio, que sirven poco y encima se llevan años para terminar la ampliación de una autopista.

Ahora bien, es inadmisible que los hospitales como, por ejemplo, el Virgen Macarena desde hace meses tenga un déficit de personal, estamos hablando de la salud de miles de personas, del trabajo comprometido de su personal; y desde su gerencia se lancen mensajes a quienes reivindican desde su responsabilidad laboral esa carencia con la amenaza de que hoy están cobrando y callen. Si eso es decencia personal, profesional y gerencial, ápaga y vámonos. 

Pero no apaguen las luces de sus vidas cotidianas ni del cielo que nos envuelve, aunque sea una luz grisácea la del sol por estar tierra hoy, hay y se puede disfrutar. Eso depende ya solo de ti y de tu gente. No te vayas a dormir hoy sin haberla gozado y compartido al calor de una conversación inteligente, un buen plato de bacalao con tomate o cualquier otra sencilla vivencia. 

Comentarios

Entradas populares