Sombras de Papel, toma I




A MIR Producciones

Iniciamos aquí una serie de artículos dedicados a la película Sombras de Papel, que dirige el cineasta Domingo Doreste. Ha amanecido este jueves de abril nublado en Las Palmas de Gran Canarias. El trayecto hasta Agaete, donde hoy tiene lugar una rueda de prensa dedicada a esta extraordinaria producción cinematográfica, es una delicia para los sentidos. El Océano Atlántico nos acompaña a lo largo de nuestra ruta apareciendo a un lado; mientras al otro nuestros sentidos disfrutan de los paisajes de Gran Canaria, de sus montañas con su vegetación de matorrales bajos y esos campos cultivados por agricultores fieles a la más antigua cultura; la del cultivo de la tierra. Ya lo dijo el filósofo Ortega, la agricultura fue la primera actividad cultural a la que se dedicó la persona, y ella permitió dar un gran salto a la humanidad. Aquí ya saben ustedes que el plátano, la papa pequeña o el aguacate se cultivan hasta hacer de ellos auténticos manjares para los paladares más exquisitos. Unos paladares que no distinguen de tener o no tener dinero, porque los buenos alimentos los disfruta igual un multimillonario que una persona sencilla.
Llegamos a Agaete y una amable profesora de instituto nos indica el camino que hemos de recorrer para acceder al Hotel Roca Negra. Son apenas quinientos metros de recorrido en los que saboreamos de la cercanía y de la gentileza de la que hace gala y magisterio el pueblo canario. Cuando apenas estamos a cincuenta metros del Hotel Roca Negra, un comercial de una empresa de alimentación nos pregunta por el establecimiento hotelero. Nos subimos en su furgoneta haciendo tres personas un homenaje al camarote de los Hermanos Marx, y así llegamos hasta esa delicia hotelera que es el Roca Negra. Si quieren disfrutar de la naturaleza, de bellos paisajes marinos, campestres y montañosos, y de la hospitalidad universal española con el sello de distinción canario, no lo duden: el Roca Negra de Agaete en Gran Canaria.
En la sala Auditorio nos espera el cineasta Domingo Doreste y su gran equipo de producción y de artistas. Le acompañan hoy el productor y actor Ernesto Guajardo; la actriz Nayra Rivero, el actor Tato Antúnez y la actriz Carmen Talavera. Si quieren saber cómo el pueblo español hace de sus vocaciones una forma de vida polifacética, pregúntenle a estos hombres y a estas mujeres de este equipo de rodaje interdisciplinar. Hacen de maestros de ceremonias, los García, Patricia y Antonio; concejales de Cultura y Fiestas de Agaete, respectivamente. Y es que Sombras de Papel es un canto a las esencias y excelencias de la cultura española en su versión canaria. Por eso cientos de personas y de instituciones públicas y privadas se han sumado desde hace más de dos años para hacerla posible. En tiempos de crisis, el pueblo canario ha evocado el lema de otra obra maestra, Fuenteovejuna, para torear a aquella con ilusión, pasión, talento, sensibilidad, sentido de equipo y compromiso. Por ello, en todos y cada uno de los municipios en los que se está rodando Sombras de Papel, hombres y mujeres de cualquier generación se están sumando a este sueño artístico y humano compartido. Ellos están haciendo posible que un mercado del siglo XVIII sea realidad, que conozcamos que Canarias dispuso de una de las mejores bibliotecas de Europa y, por tanto, del Mundo, entre los siglos XVIII y XIX. Esa fantástica casa de los libros y de los lectores fue factible gracias a que el comercio de libros de Matemáticas, Física y otras disciplinas fue la principal actividad comercial, intelectual y cultural de aquella época, ya que la labor de la Inquisición canaria era más tolerante e inteligente que la que practicaba su hermana peninsular. A ellos se sumaron las dos heroínas de Sombras de Papel, y aquellos personajes de la época que se unieron a esa labor que abrió mentes y corazones.
A través del genial flash black que Doreste hace en Sombras de Papel para presentarnos dos películas en una, sabemos que el histórico Voltaire se enamoró de la condesa de Chatêlet. Y cómo entonces, dos mujeres se rebelaron con el papel que les tenía asignado la sociedad de su tiempo, para proponer otra manera de vivir y convivir. Lectoras agudas, Sophie, mujer realista de carácter; y su hermana, Melanie, quien encarna a la mujer idealista y romántica, desafían las costumbres y las creencias más rancias de su tiempo. ¿Les suena de algo?
Sophie y Melanie disfrutarán desnudas del baño en las playas de Canarias, de la delicia de montarse a caballo o de la poesía más excelsa. Como pueden comprobar, ninguna herejía ni blasfemia. Y, sin embargo, fueron perseguidas. ¿Nos servirán de aprendizaje real estas enseñas que Sombras de Papel nos quiere transmitir? En estos tiempos, de recortes de todo tipo, de miedos a hacer cambios que realmente ayuden a la persona y a la ciudadanía a madurar, ¿qué lecciones podemos extraer de Sombras de Papel? En los próximos días os vamos a seguir acercándoos al mundo de Sombras de Papel, porque estamos seguros de que el pueblo canario y, por tanto, el español, van a estar muy orgullosos y felices cuando esta obra cinematográfica se estrene. Entonces, una vez más, mujeres y hombres de España podrán mostrar y decir al mundo lo que desde hace siglos vienen diciendo y haciendo: que con España y su gente hay que contar en cualquier campo. Porque cuando la gente sensible, con talento y comprometida en estas tierras desde el Hierro hasta el cabo de Creus, desde Finisterre a Cartagena, se unen, la excelencia está garantizada.

Comentarios

Entradas populares