¿Será posible tu paz, nuestra paz?


Hace años, allá por 1994, este escritor entre otros libros, informes y artículos, leyó el corto y denso libro de Kant La paz perpetua. El bueno del filósofo prusiano (hoy sería de nacionalidad rusa), aplicaba la frase de Baltasar Gracián lo bueno si breve, dos veces bueno. Y lo malo si poco, no tan malo. Con la segunda parte de la frase de D. Baltasar, me imagino que por eso de tener nombre de Rey Mago, ocurre lo que con la de D. José Ortega y Gasset. Menos mal que llego D. Groucho Marx y nos recordó aquello de la segunda parte de la parte contratante. En aquel lustro o sexenio, depende de qué perspectiva se adopte, el bueno, brillante y sensible de D. Fernando Velasco Fernández, nos lo recordaba en clase y en el frontispicio del examen. Digamos además que las clases y los exámenes que nos ponía eran de lo más divertidos y jugosos posible. En sus horas lectivas se podía desde presenciar in situ un juicio hasta viajar literariamente de la mano de Darío Fo y Franca Rame, pasando por la escucha de un directo para minorías de un joven cantautor que cantaba aquello de Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito...

Y lo curioso es que las minorías de entonces, se convirtieron como en el milagro de los panes y los peces, en amplias minorías cuando llegó el agua del Grupo Prisa. Ahora bien, la vida, como nos recordaban Ortega y Marías es mejor vivirla con alma de artesano o médica. Y de eso sabía bastante D. José que se decía a sí mismo y lanzaba su voz para quien quisiera escucharle cuando se ha estado todo el día corriendo y se ha sido capaz de llegar a la tarde, hay que estar contento. Pero es que su amigo D. Julián, en plena tertulia peripatética, después de tomarse esos diez minutos de pensar y sentir que exige cada día, como abuelo sabio y eterno que es, nos lo recordaba a quienes teníamos la alegría de escucharle en el Salón del Conde Duque. ¡Cómo es la historia y sus monumentos! Vamos saltando y saltando, es lo que tienen la literatura y el cine con sus flash back, y aparece un jinete pintado por D. Diego Velázquez. No me negarán damas y caballeros de cualquier edad que la vida no es emocionante. Y si no que se lo pregunten a estos dos saltanto y saltando, y eso que dicen las lenguas viperinas que no son amigos. Una cosa es que haya ultras en Cibeles o Canaletas, y otra realidad es esto. Gracias D. Vicente y D. Pep por ser como sois, también D. Íker y Carles. 



Curiosa esta imagen que nos proporciona la Red de Redes. Dos españoles y un alemán asomando. Hoy y mañana juegan Portugal, España, Italia y Alemania. El lunes, aparecían en Roma -allá donde hace varias décadas se fundó aquello que hoy llaman Unión Europea-, los Merkel, Monti, Hollande y Rajoy. Pero es que mañana y pasado mañana, tendremos ecos de ellos, del resto de la prole de los 27, del Consejo, de la Comisión y de la Alta Representante. Ya decían los antiguos que las calendas es cuestión de burócratas. Por cierto, ¿hay personas sensibles, comprometidas y honestas entre ellos? Si es así, como nos recordaba Andrés Ortega Klein en un artículo reciente, por favor, no dude el Sr. Dr. o la Sra. Doctora en cuidar a los pacientes y en rodearse de un buen equipo de sanitarios y demás. Porque como nos recordaba un clásico, más ven cuatro ojos que dos, y así sucesivamente. 

Van y vienen las miradas y las escuchas. Que si Tasa Tobin a las transacciones financieras, que si euroabonos, que si adiós paraísos fiscales, que si paguemos los de siempre la subida de una corte de medicamentos, ¿globos sondas o reales? Perdonen sus damas y señorías, pero esto ya lo dijo Santo Tomás, ver para creer. Mientras tanto, como anuncia el título de un libro coral sobre las perspectivas del Sistema Sanitario en España y a nivel global en el que un servidor de ustedes tiene la alegría y el honor de participar, Acciones y palabras, seamos como ese sabio médico aragonés que responde al nombre de Juan Antonio Abascal Ruiz, que siendo muy joven tuvo que pedir silencio a los periodistas y medios de comunicación porque se estaba jugando la vida de cientos de pacientes. Pero es que D. Juan Antonio tiene la suerte de tener una Pilarica en su vida que le aporta todo lo que su savia nueva es capaz de inventar. No sé si convendrá el parasicólogo hispano argentino Carlos Bogdanich que El almírez tiene cuando menos 33% de alma femenina, 33% de espíritu masculino y otro tanto de qué se yo; preguntemos a San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Ávila mientras escuchamos a Amancio Prada -esto va por D. Manuel Ángel y sus universidades lectoras-. Por cierto, que nos recuerda la poetisa Verónica Pedemonte hoy un poema de D. Luis de Góngora. Yo no sé ustedes, pero hoy he descubierto en sus versos a los tatarabuelos de los perros flautas. Y que siga sonando esa música coherente y comprometida. Y cuando haya un verso torcido, ya nos lo avisó un editor: hasta el mejor escribano...



Pero como tenemos alma de niños que quieren llegar a ser abuelas, soñemos como Mafalda y Quino. Que si no hay derechos humanos ni mandamientos que se cumplan, aprendamos a vivir, que en ello está tú paz, nuestra paz. 

Comentarios

  1. Manuel, tú sí que tienes alma de poeta.

    (Kant en realidad hoy sería ruso. Tras la segunda guerra mundial los rusos se la apropiaron, cambiando el nombre de Konigsberg por Kaliningrado, en honor al revolucionario Kalinin.

    ResponderEliminar
  2. Rafael, muchas gracias por el apunte sobre Kant.

    Un abrazo y a ver qué pasa en el duelo ibérico de esta noche. Admiro a los portugueses porque coincido con la visión de Ortega de que es el pueblo tranquilo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares