Un equipo creciendo por el camino




Esa es la realidad de la primera plantilla sevillista tras el partido de esta mañana frente al Rayo Vallecano, y disputadas las tres primeras jornadas de liga. Salió convencido el once del Sevilla F.C. de cómo afrontar el encuentro frente al local de Vallecas. Con una presión asfixiante que comenzaban sus tres delanteros, Negredo, Navas y Del Moral a los defensas y portero de su rival. El propósito robar en las inmediaciones del área la pelota y crear ocasiones de peligro. Y con la particularidad, a diferencia de las últimas tres temporadas en las que el equipo sevillista perdió carácter competitivo, estilo de juego y aptitudes, que el resto de jugadores del centro del campo y defensa funcionaron de manera coordinada y solidaria con sus compañeros. Esa forma de proceder de los hoy azules permitió que el Rayo Vallecano solo le creara una ocasión de gol en todo el partido. Y fue a raíz de una falta lanzada en la segunda parte al borde del área, que Palop con solvencia despejó.
Por el contrario, el Sevilla F.C. desarrolló un juego de toque, desborde, apoyos y precisión en la elaboración de sus jugadas, que le permitió crear hasta una docena clara de ocasiones. Incluidos los dos penaltis errados. En este sentido, y tras escuchar las declaraciones de los futbolistas sevillistas al término del encuentro, se aprecia un proceso de maduración a nivel personal y colectivo. Tras errar Negredo la primera pena máxima, Rakitic asumió la responsabilidad de tirar la segunda. Precisamente cuando la falta que lo motivó la recibió el propio jugador croata en una acción nacida de la presión de Negredo sobre los defensores rayistas. Y en la ronda de declaraciones postpartido, Rakitic desveló que asumió esa responsabilidad porque su compañero estaba tocado tras una patada recibida unos minutos antes. Ese detalle, siendo Rakitic uno de los especialistas del grupo en ese lanzamiento pese a su error de hoy, muestra la capacidad de superación personal y grupal del Sevilla actual. La pasada temporada por diferentes motivos, el rendimiento de Rakitic fue deficiente. Y durante el verano se especuló con la salida de este futbolista si llegaba una oferta interesante. Sin embargo, eso no se produjo y Rakitic que ya demostró en su primer semestre como sevillista su calidad y compromiso, está dando la vuelta a la situación.
Desde el plano grupal, muestra la capacidad de dar el paso adelante que este conjunto de deportistas está dando desde la pretemporada. Ellos son conscientes de que esa fue otra de las lagunas y carencias que motivaron su pésima temporada anterior. Y con trabajo, cambio de actitudes y comportamientos están aprendiendo a corregir y superar. Pero esa realidad en transición, no solo se muestra en ese detalle clave del partido de hoy. En otros planos del encuentro se han mostrado múltiples momentos de apoyo y ánimo tanto en acciones acertadas como erradas. Eso explica que la semana pasada fueran capaces de lograr un meritorio empate cuando con un jugador menos por expulsión del portero sevillista, lograse ese resultado tras estar sesenta y cinco minutos en inferioridad numérica.
El camino está trazándose, toca seguir. Hace siete años, se vivieron escenas similares antes de tocar y vivir la gloria con un balompié bello y títulos. Ahora se trata de un equipo en formación con una plantilla joven, con talento y determinados jugadores con gran experiencia para mover el grupo hacia delante en situaciones complicadas (Navas, Palop, Diego López, Fernando Navarro).
Para los amigos del derrotismo o para aquellos cortos de miras, recuerden a Kanoute errando un penalti ante el Villarreal en la temporada 2005-06 en el partido de la primera vuelta en el estadio castellonense. Entonces el jugador malí y francés era un desconocido para la mayoría de los seguidores y periodistas deportivos. Años después ya sabemos lo que demostró Kanoute a nivel deportivo y humano a unos y otros. Por cierto, aquel día el Sevilla también superó al Villarreal en posesión de balón, en número de ocasiones de gol, pero falló en la suerte suprema. Ya saben los taurinos que los pañuelos de las orejas y puertas grandes se sacan y se abren respectivamente cuando…
Meses después, cuando ese equipo ya estaba empezando a desplegar toda su calidad y capacidad, en una misma semana, Jordi erraba un penalti frente al Valencia; y ese futbolista daba la victoria por la mínima en la última jugada del partido. Aquel día el resultado también hubiera sido de goleada a favor del equipo sevillista si sus jugadores hubieran estado acertados de cara a puerta. Días después, Martí asumiría la responsabilidad de tirar y marcar un penalti al Zenit de San Petersburgo en los cuartos de final de la Uefa, competición que ganarían los nervionenses.
Es cuestión de tiempo y de seguir con esas actitudes, esos compromisos y mejorando en los detalles. Oídos sordos a los necios y a los derrotistas en esto del fútbol y en cualquier cuestión humana, por ejemplo, hacia aquellos que piensan, quieren y sienten que España no es una potencia mundial que superará a ladrones y mediocres propios y ajenos.

Comentarios

Entradas populares