Burocracia universitaria, 2



Seguimos con la serie que comenzamos ayer. Esta se gestó de manera manifiesta a raíz de la Guerra Civil Española y se consolidó durante todo el periodo que va hasta la muerte del dictador. Sin embargo, la transición democrática, ese periodo del tiempo que como señaló con inteligencia, sensibilidad y transparencia Julián Marías significaba la devolución de España a los españoles (mujeres y hombres) y, por tanto, la libre y consensuada decisión de aquellos para determinar cómo querían vivir y convivir, y qué hacer para hacerlo posible, no erradicó esta lacra en la universidad española. Ya hemos hablado de este asunto en otros artículos, e incluso hemos remitido a los de compañeros como Rafael Hidalgo.
        La apertura a finales de los años ochenta del pasado siglo del mundo universitario español a la posibilidad de fundar universidades privadas tampoco ha servido para erradicar esta lacra. La endogamia, los intereses creados dentro de los departamentos, o los intereses solo económicos de sus fundadores, han chocado con el proyecto noble de formar a excelentes investigadores, competentes profesionales con unos principios éticos que salvaguarden esa convivencia democrática y la potencien. Eso no quiere decir que no existan esas personas, son pocas. Unas cuantas resisten en algunos departamentos de universidades públicas y privadas españolas. Las otras pocas lo hacen al margen de las mismas. Y esas realidades las podemos hallar en cualquier país de nuestro entorno occidental.
En varios momentos del documental Inside job un reducido número de catedráticos y profesores norteamericanos denuncian esos hechos. Unas denuncias las suyas que venían haciendo desde finales de los años setenta a través de coherentes y honestas investigaciones, y de comprometidos artículos que publicaban, pero que apenas tenían eco. El motivo de esa escasa repercusión pública, como podrás apreciar, querida lectora, es que a los que manejaban los hilos de los intereses políticos, financieros, mediáticos, sindicales y otros grupos de interés, no les interesaba que esa verdad saliera a la luz. Las consecuencias de ello las estamos viviendo desde hace ya cinco años. Realmente, sus impactos ya se comenzaron a sentir en los años ochenta con las reconversiones de ciertos sectores productivos. El cine también lo ha atestiguado.
        La burocratización de cualquier acontecimiento humano lo empobrece. Lo cercena de la capacidad que tenemos las personas de hallar nuevos espacios de libertad y compartirla. Ser iguales en la libertad implica ser iguales en la asunción de responsabilidades para a partir de ahí ir creciendo con más posibilidades de encontrar el equilibrio de la convivencia. Eso sí permitirá la libre asunción y el libre ejercicio de los derechos que como ciudadanos tenemos. Mientras eso no sea así, todo quedará en aguas de borraja, todo será un repetitivo ejercicio de demagogia. Y, sin embargo, la Tierra se seguirá moviendo alrededor del Sol, como ya anunció el denunciado Galileo Galilei. Tal vez así, lacras igualmente tan lacerantes como la envidia, tan arcaica que como sabes lector está incluida como uno de los siete pecados capitales, poco a poco fuéramos hallando el antídoto a la misma.
         ¿Qué daño viene causando la burocratización de la universidad desde hace tantas décadas, desde hace demasiado tiempo? Se pierden actitudes y comportamientos tan básicos como el respeto a la palabra dada. Y cuando ese se pierde, o los contratos no se cumplen, o se montan sobre supuestos falaces o no explicados con todas sus circunstancias, la cadena de piezas de dominó va cayendo en cascada como hemos podido observar y comprobar cuando éramos niños y jugábamos a ello. Rota la palabra, roto el compromiso, los acontecimientos negativos se desatan uno tras otro. Es el auténtico daño que genera la mentira. Las consecuencias humanas, porque repercute sobre las personas e instituciones involucradas, son tremendas. La institución que con su luz tendría que ser uno de los focos de irradiación de energías positivas y de avances en nuestro tiempo o en cualquier otro, deja de cumplir con su cometido. Un país, un continente, o una civilización cuyo sistema universitario está corrupto (téngase presente lo afirmado desde el principio, que incluye a lo público y lo privado), está moribundo. La caída del Imperio Romano, como nos hizo ver Ortega, tras estudiar sesudamente el asunto a través de los investigadores competentes y de las fuentes que pudo contrastar, vino como consecuencia de esa corrupción.
        Me llama el Dr. Perenne mientras estoy terminando de escribir esta meditación. Me dice respecto al artículo de ayer que sería necesario contar con esa burocracia en excedencia en las delegaciones para otros menesteres que son necesarios. Por ejemplo, la poda bien hecha de los árboles naranjos que en muchos barrios de Sevilla llevan dos años sin realizar esa tarea imprescindible. Seguramente agradecerán esas gentes salir de las cuatro y aburridas paredes en las que llevan años confinados. ¿Cayeron el político de turno o el jefe de recursos humanos, que tienen esa responsabilidad de decisión, en esa posibilidad? ¿Valorarán aquellos, unos y otros, también después de tanto tiempo el valor del trabajo?
        Abir, abrir, las puertas de las cloacas para que el aire contaminado se libere y sea limpiado. ¿Será posible hacerlo? Personas competentes y honradas haylas para hacerlo posible. Hay que darles su hueco y pagarles justamente por su trabajo bien hecho. Sus apellidos y vidas están libres de los intereses creados por otras generaciones ausentes y presentes con mucho nombre oficial legado, y casi ninguno ganado en legítimo esfuerzo. Esos que heredan el apellido de la profesión del abuelo, del padre, y que luego no saben llevar el capote, ni la muleta ni el estoque para lidiar con la profesión y la vida. 

Comentarios

  1. ¿Y si lo que estuviera en crisis fuera la propia universidad? ¿Y si hubiera que edificar una realidad distinta?

    ResponderEliminar
  2. Hoy La Universidad es de facto la sección de formación de personal de las empresas de las que es cliente y/o dependiente financieramente. Y un fósil teledirigido en materia de investigación y transmisión del Saber.
    ¡Por La Multiversidad! ¡Por El Conocimiento! ¡Abajo las burocracias y los intereses económicos cuando se trata de educar Personas!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Dios mío de mi alma. Encantado de que sumes tus meditaciones y vivencias al Rick´s Café. Sírvete un buen café o te y saborea la buena tertulia. Buen jueves.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares