Daniel Martín Gómez: “Mal estaríamos si la avaricia fuera el único guión de nuestras acciones.”



Tenemos hoy la alegría de presentaros en el Rick Café el documental Las alas verdes del Dragón. Esta obra es fruto del talento, de la sensibilidad y del compromiso del director Miguel G. Morales, de los guionistas Leoncio González y Daniel Martín, de la productora Digital 104, y de la colaboración de las dos universidades canarias y del King´s College de Londres. Si cuando éramos niños o adolescentes nos sentábamos en el sofá para ver los documentales de National Geographic, ahora es posible de la mano de estos artistas vocacionales saborear una figura y un tiempo como el del corsario y noble Francis Drake a través de la mirada fina de este equipo español afincado en Canarias. Este equipo está ahí, lleno de proyectos ilusionantes y valiosos, ahora toca que cuando cualquier posible patrocinador privado o responsable público tome una decisión, después de saborear Las alas verdes del Dragón, llame a su puerta. Os dejamos con la charla que hemos mantenido con Daniel Martín en representación del resto del grupo de rodaje.
Pregunta: ¿Qué os llevó a elegir a este personaje y este tema para hacer el documental?
En primer lugar, Drake es un personaje apasionante por sus propios méritos: el primer navegante inglés en dar la vuelta al mundo, un escalador social de primer orden y un audacísimo estratega militar. Un tipo de orígenes humildes, que con apenas medio centenar de hombres es capaz de interceptar un gigantesco convoy de plata, ascender a la cima de la pirámide social y transformarse en héroe nacional en apenas un par de décadas. Solo desde este punto de vista, su historia ya merece la pena ser contada. Pero si además resulta que su consideración en el actual Reino Unido es por completo diferente a la que se le presta en España, con mayor motivo.
¿Qué rasgos más curiosos presenta Francis Drake hasta conformar esa personalidad poliédrica?
Ni los historiadores coinciden en su motivación principal. Para Kelsey, su principal biógrafo norteamericano, es simplemente un pirata especializado en atacar barcos y ciudades desguarnecidas, con el único objetivo de lograr botines lo más sustanciosos posibles. Para Sugden, autor de la biografía británica de referencia, pesa sobre todo su celo religioso, por ser el hijo de un pastor protestante que se vio amenazado por las revueltas católicas durante su infancia.
Si tuviéramos que hacer un paralelismo entre el Drake corsario y las instituciones que le apoyaron, ¿quiénes son los nuevos corsarios y sus mecenas en nuestro tiempo?
No es inoportuno ver en Drake y sus desmedidas ansias de medrar un reflejo pasado de los especuladores actuales (léase financieros o inmobiliarios, que tanto monta). Con respecto a sus patrones, yo diría que la situación es también bastante similar. En su momento, Isabel de Inglaterra tenía una capacidad económica muy inferior a la del resto de patrocinadores privados, que torcían el desempeño de Drake a su capricho. Sin embargo, estos intereses particulares no coincidían siempre con los de la corona inglesa. Visto el músculo del sistema financiero para torcer a su gusto a los actuales gobiernos europeos, el paralelismo es obvio.
¿Qué peligros encierran los corsarios y sus mecenas de hoy hacia cualquier persona y familia o hacia la estabilidad social y económica de un país?
Me temo que la pregunta sobrepasa con mucho las capacidades de este humilde guionista. Pero mal estaríamos si la avaricia fuera el único guión de nuestras acciones, como a menudo ocurre con los corsarios y los piratas.
En este equipo documental se unen las vocaciones de periodistas, historiadores, cineastas, marinos, ¿cómo ha sido el trabajo en grupo?
La verdad es que muy bien. Los colectivos que citas (singularmente el académico y el mediático) aportaron ángulos diferentes pero complementarios. Sin el soporte de los investigadores, de las dos universidades canarias y del King's College de Londres, el documental hubiera quedado desnudo y sin sustancia. Y sin la experiencia del equipo audiovisual para convertir la historia en imágenes, quizá todo lo contrario. Leoncio González, mi compañero en el guión, y yo mismo esperamos que ese equilibrio haya quedado reflejado en el resultado final.
¿Qué obstáculos habéis tenido que superar desde que decidís hacer esta obra audiovisual hasta que la presentasteis el pasado 25 de octubre?
Fundamentalmente las estrecheces en la financiación. Con un sector audiovisual raquítico y en retroceso como el que tenemos en Canarias, este tipo de proyectos solo puede afrontarse con soporte público. Y nosotros lo hemos tenido, aunque de forma errática, a través del programa cultural Septenio. Lo preocupante es que este apoyo sea el canto del cisne, como parece ser el caso.
¿Qué distribución va a tener Las alas verdes del Dragón a nivel nacional e internacional?
Quizá es muy pronto para responder, pero nuestra intención es por una parte que se conozca en Canarias (si es posible, a través de los institutos y centros de profesorado del archipiélago) y por otra buscar canales de comercialización en el Reino Unido. Entendemos que esta visión paradójica y un tanto desconocida de uno de sus héroes nacionales puede tener cierto gancho allí. Lo cual, por supuesto, no excluye explorar otras opciones como por ejemplo los canales televisivos temáticos.
¿Vais a presentar el documental a algún festival?
Sí, por supuesto, pero recién estamos empezando con esa labor.
¿Cómo surgió ese nombre tan poético de Las alas verdes del Dragón?
Está tomado de La Dragontea, un poema épico de Lope de Vega dedicado a la última expedición de Drake y Hawkins, que culminó con el asalto fracasado a Las Palmas de Gran Canaria y a su trágico final en las costas de Panamá. Aunque la obra en cuestión dista mucho de ser equilibrada desde el punto de vista histórico, desde el literario es irreprochable.
Cómo ha sido la relación del equipo con las personas y con las instituciones a las que habéis visitado, entrevistado y consultado sus fondos documentales.
En general fluida y desinteresada, ya que suelen tener departamentos especializados en este tipo de gestiones. La principal dificultad ha sido encontrar materiales libres de derechos que pudiéramos usar, ya que nuestro exiguo presupuesto no nos permitió acudir apenas a fondos comerciales. Y luego organizar el rodaje en el Reino Unido, teniendo en cuenta que por ese mismo motivo teníamos que grabarlo todo en cuestión de un par de días. 
¿Qué habéis sentido el día del estreno cuando después de la proyección del documental estabais en el escenario recogiendo el aplauso y el reconocimiento del público asistente?
Gratitud y alivio, no necesariamente por ese orden. Solo hemos tenido una proyección pública, la correspondiente al estreno en el TEA de Santa Cruz de Tenerife, pero por supuesto esperamos replicar la acogida en el resto de pases. De momento los comentarios que nos han llegado están siendo bastante positivos.
Esas energías positivas recibidas, ¿hacia qué nuevos proyectos quisierais enfocarlas?
La mayor parte del equipo (empezando por su director, Miguel G. Morales, y la productora Digital 104) son profesionales de reconocido prestigio en el panorama audiovisual canario, que seguro están rumiando ya nuevos proyectos. Para el que suscribe ha sido su primera experiencia en este formato y por supuesto espero que no sea la última, pero de momento no hay ninguna propuesta concreta sobre la mesa.
Es evidente que tras este documental y otros trabajos audiovisuales que habéis hecho, que existe talento, decisión y sensibilidad para que se os apoye en nuevos proyectos. ¿Cómo veis el panorama?
Por lo que se refiere al apoyo desde las instituciones, entre negro y negrísimo. Se ha instalado la nociva y errónea percepción de que la cultura es un lujo gratuito, así que llega una época oscura en este sentido. Sin embargo, siempre se pueden buscar otras formas de producir, de escribir y de rodar. Perseveraremos en ellas.
Sobre qué tema os gustaría hablar, que no os haya preguntado.
Simplemente agradecer tu interés y comentar las próximas proyecciones previstas del documental, por si hubiera algún lector o lectora interesado en conocerlo. El viernes 16 de noviembre estaremos presentándolo en el Teatro Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria y a mediados de diciembre haremos lo propio en la isla de La Palma (el jueves 13 en el Teatro Circo de Marte de Santa Cruz de La Palma y el viernes 14 en el Museo Arqueológico Benahoarita de Los Llanos de Aridane).

Os enlazamos el trailer de Las alas verdes del Dragón...

http://www.youtube.com/watch?v=3WbETFyESb8

Comentarios

Entradas populares