El talento español floreciendo



El pasado viernes asistí a una tertulia literaria sobre el fenómeno de los best sellers y long sellers. Lo organizaba el Grupo BiblioForum de la ciudad sevillana de la mano de los escritores Teo Palacios, Concha Perea y tuvo como invitado al escritor granadino Antonio Martín Morales–. Este literato se está convirtiendo en una referencia con obras como La caza del Nigromante y La horda del diablo de la literatura fantástica juvenil. Tuvo lugar el encuentro en la Biblioteca Pública Infanta Elena de Sevilla que, como la mayoría de las bibliotecas públicas de este país, presentaba un ambiente magnífico. Entre sus instalaciones hombres y mujeres de varias generaciones estudiando, preparando oposiciones, cogiendo libros o películas, participando en sus actividades.
Le comentaba a Rúas y Sofía, que me acompañaron, la intensa vida de las bibliotecas españolas por todo el territorio. Mis ocupaciones profesionales y las presentaciones de la novela Volver a amar (la catarsis) han corroborado este feliz hecho. Gracias a la labor de los equipos bibliotecarios, a la participación de la gente de los municipios y a los grupos culturales que programan actividades, podemos afirmar que estas casas de fomento de la cultura están vivas y viven un momento de expansión. Entre sus paredes, con sus libros, con sus múltiples actividades desde lecturas de cuentos para niños hasta presentaciones de libros, pasando por exposiciones de pintura o fotografía, se está produciendo un fenómeno personal, interpersonal y cívico de primera magnitud: el fomento de la cultura desde abuelos hasta nietas. Este hecho sencillo y cotidiano refleja que la ciudadanía española está viva y llena de inquietudes, con iniciativas. Frente a los interesados datos financieros, frente a las especulaciones de la bolsa, los españoles tienen una vida cultural cada vez más rica fruto de su participación y de su interés. Esto nos retrotrae, como me apuntaba Rúas en un momento de aquella tarde, a los años veinte y treinta del siglo pasado cuando grupos teatrales como La Barraca o las incipientes bibliotecas iban promoviendo la lectura y el arte entre aquella España de la época.
Durante la conversación entre las aproximadamente sesenta personas que asistimos a la tertulia, que duro casi dos horas, se apuntó a la necesidad de terminar de superar el complejo español a lo extranjero. Les comenté a Sofía y Rúas que eso tenía una larga trayectoria histórica, proviene de finales del siglo diecisiete cuando la pujanza universal española causó que principalmente la Corona inglesa lanzara la ya famosa Leyenda Negra. En el fondo, esa manera de actuar anglosajona era consecuencia de la envidia y del acomplejamiento británico hacia España. Con el tiempo, esa visión se expandió y atrapó al ánimo de los españoles durante demasiado tiempo, y ya en el siglo XX se azuzó de nuevo debido al enfrentamiento fatídico de la Guerra Civil. Sin embargo, otro hecho histórico como fueron la celebración del V Centenario de América y las Olimpiadas de Barcelona, comenzaron a demostrar que aquella Leyenda Negra era falsa y que España volvía a estar a la altura de los tiempos y de los Estados con más recursos y posibilidades.
Si nos ceñimos a otro hecho como es el deporte, vemos que los deportistas españoles están compitiendo al máximo nivel por hacerse con los campeonatos. Este pasado fin de semana lo hemos podido comprobar una vez más. Y el deporte que nace fruto de la necesidad de tener tiempo para el ocio y las aficiones, se convierte en una vocación que se profesionaliza. No solamente los deportistas participan de ella, también los técnicos, médicos, psicólogos, fisioterapeutas, periodistas… Como vemos se trata de profesiones que exigen una importante formación, que aportan alto valor añadido.
En un momento de la tertulia, Sofía, de nacimiento en Alemania, pero afincada en España desde hace veinte años, nos hizo una valiosa reflexión: igual que pasa en cualquier otro campo, los españoles se han convertido en referencias internacionales por su buen hacer, atrayendo a otros pueblos. Sofía defiende que en el mundo del libro es necesario iniciar ese proceso de expansión de los escritores españoles. Exportarlos a otras lenguas. En ese sentido, les comenté que Julián Marías era el filósofo más traducido al inglés desde los años cincuenta del pasado siglo. Ni Aristóteles, ni Descartes, ni Hegel. Pero para ello es necesario, y en eso coincidíamos Rúas, Sofía y yo, que se produzca un doble hecho: primero, que las empresas editoriales españolas exporten a sus autores consagrados a otras lenguas. Segundo, que esas editoriales promuevan, como auténticos departamentos de investigación e innovación, a los nuevos autores. Un defecto, una carencia, que tienen que vencer es ese miedo de origen mental a apostar por los nuevos talentos. Y a darles confianza y apoyo, ya que a los consagrados el terreno se les ha abonado y ahora es solo cuestión de dejar que la inercia continúe. El talón de Aquiles radica en llevar a cabo una promoción coherente y comprometida de los nuevos autores, de los artistas emergentes.
Cuando Sofía, Rúas y yo salimos de la Infanta Elena, nos fuimos hasta un bar cercano de los Jardines de Murillo. Estando allí tapeando recibí una alegría en forma de mensaje: el próximo preestreno de la película Sombras de papel: Canarias siglo XVIII. Se trata de una producción del equipo que comanda el cineasta canario Domingo Doreste y la productora Rec Play. Este film es una excelente muestra de lo que estamos hablando. Se trata de un guión original sustentado en la historia: la emancipación de dos hermanas de la alta burguesía que luchaban por abrirse paso en un mundo de hombres distribuyendo obras prohibidas en la época por la Inquisición. Aquellas dos mujeres y el entorno en el que se movían muestran, por un lado, como había mucha mentira y error en la visión que la mayoría de los enciclopedistas tenían de la España de la época. Y, por otro, que España seguía siendo un pueblo a la altura de lo mejor de la época, liderando a través de figuras como Sophie y Melanie las reivindicaciones de las mujeres de su tiempo.
El trabajo que el equipo de Rec Play lleva haciendo desde hace varios años es extraordinario. Ya lo podréis comprobar vosotros mismos cuando la película se estrene. Lo único que tiene que envidiar, en el buen sentido del término, es la gran cantidad de millones de euros o dólares con la que cuentan superproducciones de otros países. El guión, la puesta en escena, la ambientación, la interpretación, la dirección, la fotografía, la música –interpretada por el gran Krystof Lecian reconocido a nivel mundial–, está a la altura del mejor cine británico de época. Si a eso sumamos que la película no ha contado con subvenciones oficiales, y que todo se ha hecho por la vocación de los participantes y de las entidades que se han volcado con la misma, solo podemos descubrirnos ante esa realidad.
Un caso más de la necesidad de apoyar al talento y a la sensibilidad española emergente, porque tarde o temprano, esos y otros artistas tendrán su reconocimiento a nivel mundial.
Bueno, os mando a los lectores del Rick´s Café saludos de Sofía y Rúas. Pronto se reintegrará al grupo el Dr. Perenne, convaleciente de una gripe. Os deseamos que comencéis con una sonrisa la semana. 

Comentarios

  1. GRACIAS POR ASERNOS LEER COSA MARAVILLOSAS FELIZ AÑO NUEVO UN BESO DE UNA ARGENTINA

    ResponderEliminar
  2. En España nos creemos menos de lo que somos, y es que somos más de lo que creen

    ResponderEliminar
  3. Nuri y Rubén, encantado de veros por el Rick´s Café. Vuestra participación ayuda a enriquecer este blog. Feliz 2013.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares