Alex Ruiz: “Nos sorprendió esa actitud de romper el silencio y ofrecerse a ayudar”

Conversamos con Alex Ruiz, miembro de la Asociación Cultural Di-fusión-a2. Entre sus componentes hay poetas, novelistas, artistas. Todos ellos concienciados con sus propias circunstancias personales, con las del otro y con las del tiempo que estamos viviendo. Han optado por el sendero de la unión hace la fuerza para llevar a cabo sus trayectorias biográficas y como grupo, y a partir de ahí seguir trabajando para trazar puentes humanos de cooperación con otra gente que también trata de dar respuestas a las interrogantes cotidianas. A los hombres y mujeres de Di-fusión-a2 les ocupa y preocupa la vida como vocación, las relaciones de pareja, la familia, el sentido de la amistad. Lanzan sus miradas a las injusticias de nuestro tiempo como la desigual distribución de las oportunidades, de los recursos y de la riqueza. Todo ello lo recogen en su obra colectiva Esencias.
¿Cómo nace la Asociación Cultural Di-fusión-a2?
Desde hace unos años antes algunos de los miembros ya estábamos en otra asociación, Noches del Baratillo, como Baratillo Joven. Pasado ya el tiempo y con proyectos propios y distanciados de los que organizaba la entidad matriz decidimos dar el salto y convertirnos en asociación, con un enfoque más amplio que no sólo abarcaba la literatura sino también otras artes y aspectos sociales.
¿Qué balance hacéis de estos dos primeros años de vida de Di-Fusión-a2?
Bastante confusión y burocracia al principio, pero también mucha pasión y muchas ganas de sacar adelante recitales, publicaciones y todo lo que se nos pusiera por delante. También ha habido sorpresas agradables. Nunca hubiésemos pensado que se nos unirían tantos artistas de sitios tan dispares y que la comunicación online fuese fluida facilitando mucho el trabajo común.
En vuestra obra Esencias, que recoge poesía, cuentos y algunos relatos cortos, se aprecian una serie de elementos que estructuran la obra y la dotan de contenido. Vayamos paso a paso. Cuando ha transcurrido año y medio de su publicación, ¿qué valoración hacéis de los poemas en los que cada uno os retratáis? ¿Conserváis todos vuestras esencias?
Juan Ramón Jiménez renegó de sus primeras obras (Ninfeas y Almas de Violeta). Los poetas cambian y los poemas con ellos. Nosotros no llegamos a esos extremos. El tiempo nos ha cambiado pero parte o todo de las esencias que describimos continúan en cada uno de nosotros, el cuanto depende de cada uno de los ocho autores de Esencias. Fue un ejercicio poético, un reto en el que cada uno tuvo que desvelar su yo interior, fuera cual fuera, y del que nos seguimos sintiendo orgullosos.
Otro de los temas que abordáis en Esencias es la cuestión de las paradojas personales. ¿Qué camino proponéis para solucionar esas paradojas?
Ninguno. Las paradojas enriquecen la poesía, la acercan a los sueños, a la realidad onírica donde todo es posible. No con ello hacemos un alegato a la falta de lógica, pero si a dejársela olvidada de vez en cuando, sobre todo a la hora de escribir.
Algunos de vosotros habláis sobre los fantasmas del pasado. ¿Cómo se vencen y cuáles son?
Cada persona tiene sus propios fantasmas, la muerte, las decisiones equivocadas, las oportunidades perdidas, etc. Para vencerlos hay que dejarlos en el pasado, dejar que de vez en cuando se asomen en algún verso e incluso en algún que otro poema, pero nada más, no dejarles ocupar el presente. Uno de los poemarios cuya lectura menos nos ha gustado caía precisamente en esa falta, con treinta poemas sobre la muerte del padre del poeta. Quedaba claro que su pasado dominaba su presente.
Otro de los asuntos que cada uno y como grupo afrontáis es el de la ilusión sentimental y el posterior desamor. ¿Por qué se perdió esa paz de la pareja, de los amantes?
El (des)amor siempre ha sido uno de los temas capitales en la Poesía y siempre lo seguirá siendo. La paz de la pareja y de los amantes no se ha perdido, sino que se ha hecho real. Al contrario que en épocas anteriores hay libertad para que las parejas se deshagan si llega el desamor, no teniendo que fingir una paz y un cariño inexistentes.
No dejáis atrás las responsabilidades humanas, sociales y políticas de aquellos que con sus móviles manejan los hilos de las guerras. Denunciáis que son ellos los cobardes y, en cambio, son los ejércitos enfrentados los grandes derrotados. ¿Quiénes son y cómo son esos que empuñan los móviles?
No sólo los ejércitos, también los civiles. Las batallas de tiempos antiguos eran pruebas de fuerza que se saldaban con pocos o ningún soldado muerto. Ahora mueren más civiles que soldados y los responsables de todas esas muertes no están en el campo de batalla (de hecho ni en el propio continente en la mayoría de las ocasiones). No son soldados ni suelen tener formación militar, sino que son políticos movidos por intereses económicos. Todo honor que pudiese tener una contienda se ha desvanecido por completo y ha sido sustituida por una barbarie a distancia. 
Está presente en esta obra colectiva la necesidad de cada uno de madurar. Tres preguntas: ¿Cómo estáis viviendo esa evolución de la adolescencia a ser adultos? ¿Qué circunstancias adversas os estáis encontrando y cómo las estáis afrontando? ¿Qué ayudas estáis recibiendo?
La vida y la Poesía tienen algo en común. Vienen sin manual de instrucciones. La mayoría hace ya tiempo que dejamos la adolescencia, pero ese transito a la edad adulta no resta problemas, sino que los aumenta en número e intensidad. Enumerar las circunstancias de cada autor daría para otro libro, aunque si tenemos en común los problemas derivados de la actual crisis económica, la cual también afecta nuestra actuación conjunta como asociación al haber afectado al panorama cultural en el que nos hemos estado moviendo todos estos años.
Otro de los asuntos existenciales que en algún poema tratáis es el de la existencia de Dios. Miráis con ojos críticos constructivos esa Navidad en la que prevalece lo material, frente al reencuentro con la familia y el nacimiento del Mesías. ¿Es posible recuperarlo, qué camino habrá que recorrer?
Tras la II Guerra Mundial la sociedad occidental se volvió capitalista y materialista. Ello afectó a todo, Navidad incluida, cambiando su carácter a lo que hoy día conocemos. Si algo positivo puede sacarse de esta crisis que atravesamos es que ha frenado el consumismo compulsivo y vuelto a unir a las familias. La publicidad sigue animando a las compras pero da la impresión de que la sociedad se está volviendo a dar cuenta de cuales son los factores más relevantes, sobre todo en estas fechas. Esperemos que perdure.
Nuevamente reaparece el tema de Dios como hablando a través de los sueños de los poetas. Es esa una imagen que se ha fomentado entre determinados filósofos creyentes. ¿Qué papel le otorgáis a la conciencia que aparece en el sueño como transmisora?
Regresamos al tema de las paradojas. Los sueños, los imposibles aparentes, han dado alas a inventores, filósofos, poetas, pintores, etc. De hecho Elias Howe inventó la máquina de coser tras soñar con salvajes blandiendo lanzas con un agujero en la punta. Apreciamos enormemente el factor enriquecedor que lo onírico nos proporciona. La mayor parte del trabajo artístico es trabajo consciente, mas agradecemos esas ideas que pueden servir de punto de partida de una obra o enriquecer una ya existente.
Otra vez, la visión crítica social aparece cuando denunciáis a los cobardes de estómagos agradecidos. Sus silencios son cómplices. ¿Quiénes son y cómo se comportan?
Tras publicar esta obra nos sorprendió y echó abajo esa afirmación la noticia de que los ricos de Estados Unidos querían pagar más impuestos para ayudar a paliar la crisis. Nos sorprendió esa actitud de romper el silencio y ofrecerse a ayudar. Sí quedó vigente en España, país en el que las mayores fortunas siguieron callando, o haciendo pasar por donación el cumplimiento de un convenio (véase Amancio Ortega, el quinto hombre más rico del mundo).
Os acordáis de las mujeres maltratadas. ¿Qué visión tenéis de cómo se está afrontando esa realidad y también los casos de maltrato recibidos por hombres que son menos tratados a nivel mediático y social?
En 2004 se implantó la Ley de Violencia de Género. Tuvo varios efectos. Entre los positivos estuvo una mayor protección de las mujeres ante estos casos. Entre los negativos estuvo que el INE (Instituto Nacional de Estadística) dejara de contar cuantos hombres eran maltratados por mujeres. La ley actual es totalmente parcial, y fomenta la desigualdad. No fue actualizada en el 2005 tras la aprobación del matrimonio homosexual, dejando fuera también a los casos de violencia entre parejas del mismo sexo. Haría falta una revisión de dicha ley si realmente se desea igualdad legal en cualquier tipo de relación.
¿Qué supuso escribir conjuntamente el poema Cadáver exquisito? ¿Cómo fue el proceso creativo?
El Cadáver exquisito es un juego surrealista al que ya estábamos acostumbrado, escribir tres versos y pasar el poema al siguiente tapando todo lo escrito excepto el último verso. Lo novedoso y desafiante de esta ocasión es que no lo hicimos cara a cara, sino online por primera vez. Se preparó un orden aleatorio y cada autor recibía por email el último verso del autor anterior, enviándose todos los fragmentos al primer autor, que era el único que sabía que forma estaba tomando. Tomó un par de días pero el resultado fue muy satisfactorio.
La web de Di-fusión-a2 es: http://www.difusionados.es/

Comentarios

Entradas populares