Nuevos logros contra la corrupción


Nuevas sentencias relacionadas con la lucha contra la corrupción y las operaciones financieras ilícitas se han tomado en estos días. Nos tenemos que alegrar por ello. Paso a comentárosla:
En primer lugar, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha impuesto una sanción de 600 000 euros a Barclays por vender productos financieros de alto riesgo y más que dudosa rentabilidad entre los meses de enero y febrero de 2008. Esta sentencia tiene que contribuir a que el resto de casos que hay de personas estafadas por las entidades financieras, haciéndoles creer y firmar unos productos de ahorro e inversión que supuestamente les iban a asegurar unos rendimientos, sigan su curso y puedan recuperar sus ahorros frutos de años de esfuerzo y trabajo. Pero también a aplicar a rajatabla unas medidas que fomenten las prácticas bancarias honestas, frente a los abusos consentidos que se han venido cometiendo en las últimas tres décadas.
        En segundo lugar, en los Estados Unidos, el banco británico HSBC va a pagar una multa de 1460 millones de euros por permitir con sus gestiones el lavado de dinero procedente del narcotráfico y de actividades terroristas en Irán. Esa recaudación millonaria ha de ser destinada a programas de inversión en cuestiones básicas como son la educación, la sanidad o los servicios sociales, ya que lo que se le ha robado a la ciudadanía por esas prácticas ilegales, injustas e inmorales, han de ser restituido. En este caso concreto, además se dan otros daños colaterales como son las personas y familias que han participado tanto en negocio del tráfico de drogas o en la compra y venta de armas para la guerra. Parte de esa ingente suma de dinero tendrá que ser destinada a programas para la rehabilitación de la salud y la reintegración en la vida cotidiana de todos aquellos que se han dejado arrastrar por esas lacras, y en muchos casos de sus descendientes que sin participar en esas acciones se han visto gravemente afectados por la desmembración de la estructura familiar.
      En tercer lugar, el banco holandés ING ha sido condenado a pagar 495 millones de euros por realizar operaciones ilegales con entidades financieras de Cuba e Irán. Esta sanción se enmarca dentro de la serie de acciones encaminadas a evitar que se financien atentados terroristas.
        Como vemos en dos de los casos expuestos, tanto el narcotráfico como el terrorismo se convirtieron desde los años ochenta en adelante en dos actividades con un gran volumen de negocio detrás. Y, en lugar de colaborar contra su erradicación, entidades financieras como las que han sido condenadas, contribuyeron a fomentar y dar cobertura a sus actos indiscriminados, injustos e ilegales. Es decir, que instituciones que operan dentro del ordenamiento jurídico y con un beneplácito institucional para que hagan negocio con el resto de entidades públicas y privadas, se beneficiaron de su posición de poder para lucrarse de manera intolerable y repugnante. Fueron cómplices del crimen organizado. Y la pregunta que se me viene a la cabeza es ¿qué hacemos con estos cómplices, además del pago de las sanciones económicas?
La vergüenza personal y cívica que todos los implicados en esos cientos de miles de operaciones financieras que dieron cobertura a narcotraficantes y terroristas, habría de ser sentida por esos encubridores. Si hoy en día gracias a los investigadores de cualquier rama de las Humanidades y Ciencias Sociales, a la colaboración de cientos de miles de testigos directos o indirectos, y al manejo y contraste de las fuentes, conocemos a los responsables de tragedias como las dos guerras mundiales, las guerras civiles vividas por cualquier país, o el crimen organizado en los años veinte y treinta, es necesario que las generaciones presentes y futuras conozcan a quienes han contribuido con su participación a esas acciones tan dañinas. No solamente ponerles nombres y apellidos, sino también conocer cómo procedieron. Posiblemente así contribuyamos a forjarnos una ética para las personas y los pueblos en la que imperen la honestidad y la coherencia frente a los valores de corrupción y depravación que esos criminales y cómplices fomentaron. 

Comentarios

  1. Excelente articulo.....sinapsis quew engloba corrupción sus tramas y sus posteriores efectos colaterales en la economia y los circulos sociales...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana, encantado de que sigas comentando los escritos del Rick´s Café.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares