Juan Torres: “Esta es una gran generación en España”



Hablamos con Juan, como portavoz de la Corrala La Ilusión, colectivo de personas y familias que como el resto de Corralas reivindican el derecho a una vivienda digna como está garantizado en la Constitución Española de 1978. La crisis económica ha hecho mella en ellos como en la mayoría de la ciudadanía, y con tesón, ilusión, trabajo y solidaridad colectiva están dando respuesta a aquella. Cualquiera que se haya acercado a una de las corralas habrá podido comprender que nadie está ajeno a las dificultades que viven, pero también la capacidad que atesoran para salir de esa situación y acabar con las injusticias que hoy vivimos. Están recibiendo el apoyo del vecindario y de trabajadoras sociales. Y, en cambio, los políticos siguen obviando sus problemas. Como podréis comprobar por su respuesta, resulta llamativa la paradoja en que ha incurrido el Defensor del Pueblo con sus palabras y actuaciones posteriores.
Pregunta: ¿Qué balance hacéis en La Corrala La Ilusión tras superar los primeros cuarenta días?
Positivo. Sobre todo por la reacción del vecindario, que entiende por qué nos hemos visto obligadas a realizar lo que hacemos, que nos ayuda y apoya. Lo peor fue la actuación de las fuerzas del “orden” el día 24 de noviembre, cuando hicimos público nuestro realojo.
Las familias entramos dos días antes, el 22 de noviembre, a pesar de que la policía debió entender otra cosa. Estos eran ya nuestros hogares. Tuvimos que entrar aquí y así será hasta que podamos solucionar nuestro problema de dinero, que nos había llevado a la calle, incluso con niños pequeños. No pretendemos quitarle nada a nadie, sino usar estas viviendas vacías hasta que encontremos una solución a nuestra dramática situación, que es cada día más común para tantas familias en el Estado. Quisiéramos hacer mención con dolor a aquellas que han adoptado medidas como el suicidio ante situaciones de desahucios como nosotras hemos tenido que pasar.
¿Qué proyectos tenéis junto a las otras corralas?
En principio estamos compartiendo actos benéficos. Y estamos cada día mejor conectadas entre nosotras. Quizá falten reuniones presenciales dentro de la Intercomisión de Vivienda del 15M de Sevilla.
Hace un tiempo que algunos representantes políticos de la Consejería de Vivienda o el adjunto al Defensor del Pueblo tuvo alguna reunión con las personas de la Corrala La Utopía. Desde entonces, ¿cómo valoráis la actuación de esos representantes políticos e institucionales?
Nos parecen muy tristes las últimas declaraciones del Defensor del Pueblo Andaluz pidiendo que no se abuse de los realojos en corralas, cuando el mismo había advertido que esto era inevitable en la actual situación que vivimos tantas familias en el Estado Español.
¿Qué decepciones personales se han podido llevar personas de La Corrala cuando han llamado a ciertas puertas que esperaban solidarias?
Las normales cuando crees que vives en un Estado Social y Democrático de Derecho y resulta que no es así.
En cambio, ¿qué alegrías os estáis llevando con otras manos que os están tendiendo ayudas?
Es lo mejor de la experiencia. Por duro que sea tener que vivir así, sin luz y sin agua en pleno invierno, el calor que nos llega de tantas y tantas personas, ya sea con sus visitas o a través de Internet (www.corralailusion.blogspot.com.es, o en las redes sociales como Facebook y Twitter) es notable y maravilloso. En especial los medios de información que han sabido entender nuestra lucha desesperada y la difunden.
¿Cómo va esa labor de lograr empleos, del tipo de clases particulares, asistencia a personas mayores, fontanería y otros que estáis ofreciendo?
Pues no muy bien. Hasta el momento sólo nos ha salido un trabajo de pintura y otro de reparación de ordenadores. La cosa está muy mal para demasiada gente. Vamos a iniciar en breve procesos productivos de auto-empleo para poder salir de ésta.
¿Qué acciones se están intentando tejer desde vuestra corrala y las demás para coordinarse con el resto de movimientos asociativos de la provincia de Sevilla o de otras provincias?
Eso está un poco verde. Pero lo importante es que más o menos coordinados o más o menos sueltos los colectivos sociales están trabajando a tope. Creo que ésta es una gran generación de personas en el Estado Español, no creo que se dejen engañar durante más tiempo. Al menos así lo esperamos.
Resulta curioso en nuestro mundo que haya alimentos para dar de comer al doble de la población mundial, que dispongamos de viviendas para que todo el mundo tenga un techo en el que vivir con sus servicios básicos, y que hay gente dispuesta a trabajar por un buen empleo digno y cuyos servicios no se están demandando o se hace en la economía B. ¿Qué cambios de actitudes y comportamientos son necesarios para que estas lacras dejen de ser cotidianas?
El ser humano debería dejar de vincular su supervivencia a la dominación y al poder para empezar a colaborar. En realidad es fácil, se trata de vivir mejor, sólo hace falta un poco de tiempo y paciencia para conseguirlo. La necesidad obliga y, si no acontece un giro político, el mundo ha de cambiar tal y como lo conocemos.
¿Cómo valoráis la atención de los profesionales de los Servicios Sociales que estáis recibiendo miembros de la Corrala?
Es muy buena, fantástica, pero del todo desinteresada. Las trabajadoras sociales y todas las demás personas que trabajan con y por nosotras lo hacen desinteresadamente; las administraciones ni se han pasado por aquí de visita.
¿Qué presiones y de quiénes están recibiendo entidades como Endesa, que podría ser el distribuidor de luz para la Corrala, o Emasesa como proveedor de agua, para que pasado el tiempo sigáis sin contar con esos recursos y servicios básicos?
Creo que también es una cuestión económica. Estas empresas saben que están haciendo negocio con bienes de la humanidad, como son la luz o el agua, y no tenemos mucho dinero, pero sí toda la intención de conseguirlo para pagarles.
Sobre qué os gustaría hablar que no hayamos hablado.
Pues... Sobre el amor.

Comentarios

Entradas populares