La oportunidad de escuchar y hablar



Me he parado a pensar sobre un conjunto de comentarios que en el mismo blog, en las redes sociales o en el correo electrónico, vais aportando las personas que leéis el Rick´s Café. Son apuntes y meditaciones vuestras sobre dar cabida a “los sin voz” o a “los que tienen poca presencia en los medios de comunicación”. ¿Por qué está sucediendo esa poca presencia de muchas personas o entidades desde hace tiempo?
La realidad como vosotros afirmáis está ahí y cualquiera la puede contrastar a través de hemerotecas, audiotecas y videotecas desde hace demasiados años. Hace casi veinte años, en las clases de Historia del Pensamiento Político y Social, primero, y luego en las de Ética, que nos impartía Fernando Velasco, él nos invitaba a pensar y a tomar decisiones desde la coherencia y la honestidad. Los jóvenes que tuvimos la oportunidad de estar en sus grupos universitarios, recordamos su célebre frase “para los amantes…” Con aquella expresión, completada por cualquier tema que iba desde la política internacional al deporte, desde el cine a la economía, nos alentaba a descubrir nuestras vocaciones dentro del periodismo y la manera de ejercerlo. También, entre otras circunstancias de nuestro tiempo, nos animaba a reflexionar sobre los comportamientos que tenía determinada gente por salir aunque fuera unas milésimas de segundo en los medios de comunicación. Esa tendencia, que surgió con la expansión de los medios de comunicación a partir de mitad del siglo pasado, sin embargo, como él nos advertía se había agudizado en los últimos años del siglo XX. Eso explica la producción en serie de programas conocidos como tele basura, con ecos también en la prensa radiofónica y escrita. Refleja asimismo, la realidad en la que se convirtió la política de este país y de muchos otros en la que quien se movía o le movían no salía en la foto.
Todos esos comportamientos de unos y otros, así como otras circunstancias apuntadas a lo largo de la vida del Rick´s Café, nos llevan a cuestionarnos ¿qué tipos de personas se han estado formando, alentando y apoyando con esos modelos? ¿Qué ejemplos se están dando a las diferentes generaciones que conviven en esa sociedad? ¿Qué influencia ejercen esos consumidores pasivos sobre las personas con quienes tratan a diario? ¿Cómo influye cualquier profesional y medio de comunicación sobre quienes no presta atención de manera habitual?
El no dar su lugar a la persona que merece la pena, el no hacer un seguimiento sereno y continuado a un colectivo que está luchando por una causa que es importante y que puede afectar a cualquiera a lo largo de su vida, tiene sus consecuencias para la vida personal, para la cotidianeidad de las familias, para la convivencia de las generaciones y la propia salud de la estructura social. Por tanto, repercute en el día a día de un país. En nuestro tiempo, en el que las relaciones internacionales han cobrado una nueva dimensión, también ellas se ven afectadas. 

Comentarios

  1. Gracias por tu generosa lectura y apoyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Leer oteando, hablar sin decir nada, es verdad que hemos perdido el rumbo de lo importante, dejándonos "convencer" por cualquier programa, ya sea de radio o televisión, al igual ocurre con los medios escritos, ya sean estos en papel o por internet. Ahora ya no se lee por la calidad de lo escrito, ni se ve u oye la televisión por calidad, solo por modas, modas impuestas por el desconocimiento de la propia persona y los gustos de otras, mucha gente termina viendo aquello que antes no le gustaba solo por sentirse dentro "de" y no sentirse apartada o coaccionada, a partir de ahí ya no hay causas, quedan aparcadas y olvidadas.
    Todo esto, como bien comentas, afecta a nivel familiar, social y como unidad de un país.
    Hoy damos paso a basura y dejamos aparcadas a personas que si tienen algo que decir, algo que enseñar y la salud social está mermada, enferma, amparada en toneladas de basura, de vacío y de modas, ya no hay apenas reflexiones, solo un "me lleva la masa".
    Muy buena introspección por tu parte Manuel, desde luego daría mucho más de que hablar, pero eso es para hacerlo con tranquilidad, pausas y un buen café.
    Una vez más enhorabuena, y gracias por intentar abrirnos un poco estos ojos ciegos de los demás, y vacíos de nosotros mismos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares