Luces en la oscuridad



        Avanza el frío invierno en la Península Ibérica. Atrás quedaron los cánticos de la Navidad y desde este domingo pasado las letras, músicas y almas de Carnaval han ocupado un espacio preferente. Canciones, aquellas rematadas, capaz de dar pellizcos a quienes la escuchemos. Seguro que saldrán a la palestra las relativas a los múltiples actos de corrupción que se han producido o producen en el Mundo, desde España a América, desde Asia al resto de Europa, o en el suelo de África.
        En estas dos últimas semanas con las que hemos inaugurado 2013, se han producido una serie de publicaciones que reflejan que la lucha contra las personas e instituciones corruptas continúa. Ojalá sirvan para que se haga justicia, para que los recursos de todo tipo se han restituidos, para que las generaciones vigentes y venideras aprendamos la necesidad de la Ética responsable, honesta y leal como modelo de vida cotidiana.
En España, el partido Unión Democrática de Cataluña se ha visto obligado a pagar, a restituir a las Arcas Públicas, 388 000 euros. Resulta curioso que una entidad política se presente como democrática, se dé el nombre y los principios de una entidad cristiana, y cuando accede al poder, se apropien una serie de sus miembros con esa cantidad para usos ilícitos. Una ilicitud que es administrativa, legal, ética y moral. Era un dinero que tenía que estar destinado como hemos sabido a personas desempleadas. A hombres y mujeres que en palabras de Jesús de Nazaret serían de los primeros que habría que atender en este nuestro mundo terrenal. Hemos de alegrarnos de que el dinero haya sido restituido. Ahora bien, en el silencio propio y compartido, una serie de preguntas nos laten: ¿Por qué se permitió que ocurriera aquello entonces? ¿Quiénes desde la administración pública y desde las auditorías locales a europeas no hicieron bien su trabajo para detectarlos? A todos los participantes en la trama, ¿se les permitirá volver a ocupar cargos públicos?
El fiscal general del Estado ha calificado certeramente de que no se puede permitir que para la resolución de ese caso de corrupción y malversación de fondos públicos hayan tenido que transcurrir la friolera de 17 años. ¿Por qué tantas trabas para que se haga justicia, quiénes han participado en esas trabas?
Seguimos en España, y una institución de la historia del Banco de España, a la que se le ha otorgado social, mediática y por parte del entramado institucional oficial español e internacional un gran prestigio, por la actuación de determinados gestores ejecutivos de los últimos años, se está viendo salpicada en tramas de corrupción. Concretamente por la ocultación de informes realizados con coherencia, profesionalidad y honradez por buena parte de su cuerpo de inspectores, y que fueron obviados y rechazados por los citados gestores ejecutivos. Por la labor de unos pocos, de una supuesta élite gestora, se pone en riesgo la credibilidad y buen hacer del Banco de España con las consecuencias que ello pudiera tener para el resto de instituciones y ciudadanos españoles. No es la primera vez que en el seno del Banco de España en los últimos veinte años,  determinados gestores se sirven de su situación para practicar o permitir conductas financieras ilícitas. Eso nos ha hacer recapacitar a cada uno de nosotros, a las instituciones que participan a la hora de decidir quién o quiénes ocupan cualquier puesto de responsabilidad –y cualquier persona tiene su lugar y su obligación–, los principios éticos que se piden para acceder a los mismos. Por qué tiempo después, se producen conductas que atentan contra la ética y la confianza ciudadana. ¿Para qué sirvieron los casos del pasado reciente?
En los Estados Unidos, diez de las más importantes entidades bancarias establecidas en aquel país, se ven obligadas a pagar una sanción de 8 500 millones de dólares por realizar prácticas abusivas en las ejecuciones hipotecarias. Esa sentencia judicial permitirá que unos tres millones ochocientas mil personas que perdieron sus hogares se vean a partir de ahora beneficiadas restituyéndoles sus derechos. Imaginemos lo qué supondrá para cada familia, para cada una de las personas implicadas, que se haga justicia. Cuánto dolor y problema que se les causó durante varios años de sus trayectorias vitales, serán a partir de ahora superados.
Claro, que la vida nos obliga a preguntarnos, ¿se podrían haber evitado estos y otros casos de corrupción e injusticia en España, Estados Unidos o en cualquier otro país? ¿Por qué no se hizo, y se permitió que la bola de cieno y dolor naciera y creciera hasta hacerse insufrible?
Afortunadamente, lo oculto está viendo la luz. Y detectada la enfermedad, lo mejor es que los cirujanos competentes y honestos se pongan mano a la obra para erradicar esa plaga. Y luego habrá de venir el equipo que ayude a transmitir a cualquier hijo de vecino en la escuela o en cualquier asociación civil, la lección que de cada caso detectado y resuelto hemos de aprender. Y seguramente, cualquiera de nosotros, una vez conocida esa realidad y para no caer en ella más adelante, transmitir esa enseñanza para la vida al más cercano y a los más próximos. Estarás participando, estaremos contribuyendo, a que el mensaje platónico de la caverna realmente cale en cada persona, generación, institución y país. A que una vez vista la luz, mantengamos su llama y esa se transmita de tú a tú formando una antorcha que nos ayude a alumbrarnos.

Comentarios

  1. Yo no creo que esos casos vaya a ser la avanzadilla. Todos esos casos de corrupción son evitables, pero pesa más la codica que la justicia. Buena reflexión.
    Un saludo PTB

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente hay más casos ya detectados, procesados y con sentencias firmes. Toca seguir para que la justicia la hagamos reinar sobre la codicia. Gracias Mariano. Feliz martes.

    ResponderEliminar
  3. Un compañero de trabajo que ha estado metido en política, la ha dejado asqueado. Me comentaba que él era consciente de que había chanchullos y juego sucio, pero que una vez dentro la degradación existente es más profunda y extendida de lo que cabía imaginar.

    Precisamente por eso, hoy, más que nunca, hace falta gente válida y vocacional en política.

    Un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigo Rafael por tu comentario, por éste y tantos otros. Anoche cuando veía tu artículo sobre qué es el hombre, la persona, y ver tu foto con D. Julián, uno se emociona. Ver tanta honradez en ambos, el camino que hemos decidido tomar a pesar de las dificultades, creo sinceramente que es el que cualquier niña a abuelo tienen que seguir para que nuestra España y nuestro Mundo evolucionen para bien.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y crees que algo se mueve, Manuel? ¡No! Se supone que es un engaño más lo de devolver cuatro duros (se supone que una mínima parte) para evitar penas: O sea: borrón y cuenta nueva.
    Si se han tardado 16 años... y sale a la luz ahora por otros intereses, es porque la política mangonea a la Justicia, y estas prácticas sucias son comunes a todos los partidos políticos.
    un abrazo.
    Miguel-A.

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel,¿qué esperanza real crees que puede tener una persona honesta para hacer su vida y convivir hoy y mañana?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Corrupción siempre ha habido y habrá. La cuestión es reducirla lo mas posible. Por lo demás, yo no se responderte.
    Tras tu artículo, se dice que las autoridades suizas recocen que Barcenas retiró una cuenta de 22 millones de euros. ¡Más de lo mismo! ¿Cómo es que la Justicia tarda 8 años en averiguar ese dato?.
    Pero todos estas corrupciones: comisiones, Gurteles, eres, Roldanes, etc., no son unipersonales, aunque quieran hacerlo creer, como último recurso. Son en beneficio de las cuentas de los partidos políticos. Son ésas las que hay que analizar con lupa... cada día... día a día, antes de que salten los casos. Mal vamos si los que se llaman "padres de la patria", dan mal ejemplo.
    Un abrazo.
    Miguel-A

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo Miguel Ángel, y auditar también con rigor al resto de instituciones públicas y privadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares