Un libro íntimo


Esta novela autobiográfica del compositor, músico y cantante Mark Oliver Everett, fundador del grupo Eels, se lee de un tirón por su cercanía. Nos habla de su vida y de las trayectorias personales de sus personas más cercanas y queridas: sus padres, Hugh y Nancy; su hermana, Liz; sus parejas y amigos. Pero también de ese mundo artificioso que se ha montado alrededor de las multinacionales del espectáculo y de la música en las últimas tres décadas, y al que ha resistido aprendiendo a ser él mismo junto a su gente –sus amigos y compañeros músicos de visión artesanal y experimental–. Porque Mark y su banda disfrutan haciendo discos diferentes a pesar del riesgo que ello conlleva.
En Cosas que los nietos deberían saber, Blackie Book Ediciones, emplea un lenguaje sencillo, claro y profundo. Conversa con nosotros sacando desde su interior, desde sus entrañas, sus preocupaciones, sus miedos, sus dudas, sus avatares. Y mostrándonos que a pesar de haberse sentido decepcionado y hundido en numerosos momentos de su vida, de haberle rondado la muerte en multitud de ocasiones, sigue teniendo afán por vivir y hacerlo intensamente. Él se siente gozoso de sentarse en el porche de su casa fumando un buen habano mientras contempla el cielo y habla con sus seres amados a quienes ha perdido en esta vida. En este sentido, el propio músico y escritor, de formación familiar atea por su padre, se sorprende a sí mismo hablando con los espíritus de los suyos mientras está felizmente sentado en la terraza de su hogar. A su manera, de forma sensible y fruto de las vicisitudes a lo largo de su trayectoria, lleva años conversando con ellos a través de las letras y música de sus canciones. En muchas de ellas ha homenajeado a su padre, a su madre, a su hermana. Escuchando esas canciones podemos entender cómo les veía Mark y cómo fue la convivencia entre ellos. Pero también el punto de reencuentro que ha hallado con el tránsito de las experiencias y de los años. La visión de Mark ha virado y lo ha hecho sintiendo cada vez más amor hacia cada uno de ellos, y a su vez palpando la necesidad de formar una pareja y una familia que posiblemente junto a su música sea la más importante razón vital de su vida. Por eso no nos extraña que al leer a Mark, conocido como E. entre sus allegados, vayamos percibiendo que la intuición es una de las claves de su vida.
Desde que en su formación primaria en la escuela se dio cuenta de que cualquiera podía acusarle de hacer algo que no había hecho, y posteriormente rompiera con las instituciones educativas oficiales (la universitaria) por no encontrar en ella lo que buscaba para sí mismo y su vida, Mark se ha guiado por aquello que le hace feliz. Eso explica que en múltiples ocasiones, a pesar de sentirse derrotado por los comentarios de ciertos productores musicales que no apostaban por sus discos, se haya dejado conducir por esa intuición y sensibilidad que ha desarrollado por seguir haciendo aquello que le gusta y cómo le gusta.
Esta obra con la que se inauguró Blackie Books, cuando aún ni tan siquiera se había editado en inglés, está bella y magníficamente editada. En tapa dura, destaca por lo que facilita este formato con buen papel la lectura de la misma. Al poderse doblar con facilidad el lomo y pasar las páginas sin dificultad, quien lo lee siente que es agradable leer cada línea, cada hoja. El tamaño de su fuente garamond, un tipo de letra muy elegante, no es obstáculo para gozar de esa lectura gracias al acierto de sus editores y diseñadores de ofrecernos esa encuadernación. Como toda buena edición que se precie, se destaca en la propia cubierta el buen trabajo de equipo. Aparecen los bellos pájaros de las ilustraciones, haciendo un guiño a una de las canciones de Eels, pero también se da su espacio destacado al prologuista y al traductor de la obra.
Este formato que nos recuerda al de libros de cuentos que pudimos leer y tener en nuestra biblioteca en nuestra niñez, es un canto, como los pájaros que adornan la referida cubierta, a la vida. Y como en toda existencia la fábula forma parte de ella para entenderla y contarla. Podemos imaginarnos a Mark sentado dentro de unos años con este libro entre sus manos leyendo su autobiografía y las biografías de sus antepasados a sus nietos. Pero también podemos imaginarte a ti, hombre y mujer, si decides ponerlo en tu biblioteca, porque tengas o no nietos hoy o mañana, si podrás contárselo a cualquier niño.

Comentarios

  1. A modo de magnífico complemento a esta reseña (y, desde luego, a la gozosa lectura del libro de Everett), recomiendo vivamente los videoclips de las canciones, así como algunas grabaciones de Eels en vivo, publicados en los dos inmensos recopilatorios que tiene el grupo en el mercado a un precio (normalmente) asequible: me refiero a "Meet The Eels... " y "Useless Trinkets B-Sides... ". Merecen la pena.

    Lukas Von Stroheim.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Lukas Von Stroheim por la recomendación que nos haces. Gracias a ti he conocido a este magnífico músico y su maravillosa autobiografía. Un placer verte por el Rick´s Café. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares