La fortuna de vivir


A Ana-Vicente
Esta película, que dirigió Jean Becker, es un canto a vivir con sabiduría, lo cual implica aprender unas dosis de bondad, inteligencia y sensibilidad extraordinarias. Y hacer de lo cotidiano la escuela de convivencia para hacerlo posible. Difícil, sin duda, más aún cuando los personajes han sufrido el dolor, la miseria y la estafa que supuso la Primera Guerra Mundial. Esas realidades forman parte de cualquier conflicto bélico, del antes, durante y después. De hecho, en una de las imágenes más simbólicas del film, un grupo de franceses déspotas enriquecidos ya hablan del ascenso de Hitler y de los botines que se pueden obtener preparando o desarrollando la nueva contienda. Como nos dijo Julián Marías más de una vez, ¿qué se pudo hacer y no se hizo por haberlo evitado?
 Los deseos de posesión desmedidos reflejan los complejos de aquellos que no recuerdan su pasado. Es el caso de la hija del abuelo empresario del hierro y la siderurgia, que empezó siendo un humilde trabajador en el lago. Ella no quiere recordar su infancia modesta y se casa con uno de aquellos hombres que solo sueñan con el poder, quien ha llegado a su posición social fruto del casamiento y de solo pensar en trabajar para ganar dinero. Las relaciones emocionales entre ellos son rígidas, sentimentalmente son pobres. Cuando el amor, en sus distintas vivencias y circunstancias, es la sal de la vida.
En ese escenario, emergen las figuras de Riton y Garris. El primero, un humilde hombre pícaro casado con una bella mujer y tres hijos. El segundo, un ex combatiente de la primera locura mundial, que viene traumatizado por lo vivido. Sin embargo, su lucidez e inteligencia emocional va transformando a las personas de su entorno. Ha visto tan de cerca la muerte, que ama a la vida y a sus semejantes. El encuentro entre Riton y Garris es sublime: uno ha perdido a una mujer que le abandona sin escrúpulos. El otro a un viejo que de manera natural ha llegado a su último día. De esas dos pérdidas, surge la vida hecha amistad. Ese cariño entre amigos les irá abriendo paso en aquella ciudad hermosa del valle del Loira, rodeada de campos, bosques y lago.
Va surgiendo así otra de las claves de esta historia: la importancia de las relaciones intergeneracionales. Quedan representadas en los vínculos que se establecen entre la abuela viuda, el adulto amante del jazz, el abuelo empresario, los niños y el dúo protagonista. La voz de la niña, hija de Riton, es la narradora de la cinta. He ahí otro detalle magistral del equipo que coordinó La fortuna de vivir, el legado de la cultura que se ha transmitido a través del lenguaje oral, siendo las mujeres decisivas en que haya sido así.
Con sutilidad se pone en cuestión ese lema de la Francia libre y republicana en detalles como el encarcelamiento de un boxeador de mucho renombre, preso realmente de los intereses mercantilistas. Y, sobre todo, en la figura del empleado negro, que una vez más el sabio de Garris mostrará al resto de ciegos emocionales y mentales que es una persona como cualquier otro.
A lo largo de la película vemos y sentimos ese dicho tan humano que habla de la importancia de no perder la mirada de la infancia. Ella es capaz de olvidar el dolor y la injusticia, de saber perdonar. Pero también de poner el dedo en la llaga, como cuando esa niña ya abuela denuncia la desecación de aquel lago lleno de vida para convertirlo décadas después en un centro comercial.

Comentarios

  1. Siempre son muy buenas tus reseñas, muy instructivas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mirta, por tus generosas lecturas y críticas. Saludos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Otro gran artículo, preciso y sin perder un ápice de esa humanidad ya de sobra conocida por todos en tu persona.
    Película que voy a ver sin duda, pues todas las que me has aportado hasta el momento han merecido de largo la pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado Felipe. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares