¿Qué esconde Senderos de gloria?

Este pasado 2 de abril, jornada en la que la lluvia dio una tregua, se retomó el Cine Fórum del IES Murillo que desde hace dos años se viene celebrando en unas dependencias de su biblioteca. La película elegida para tertuliar Senderos de gloria de Stanley Kubrick. Entre los participantes, hombres y mujeres de dos generaciones, echándose en falta la presencia de jóvenes estudiantes al ser el lugar elegido un centro de enseñanza secundaria y bachillerato. Están a tiempo para participar de lleno en el mismo e insuflar sus inquietudes y perspectivas, ya que el IES Murillo es una entidad que, por un lado, desde hace unos años tiene acuerdos con otros centros educativos europeos para desarrollar intercambios entre sus estudiantes. Y, por otro, está ubicado junto a varias facultades de Ciencias Sociales y Humanidades, lo que tiene que servir de acicate para que el tránsito de una etapa a otra no sea tan brusco como viene sucediendo hasta ahora.
Senderos de gloria, que se estrenó en 1957, fue desde el principio un film que sufrió la censura de gobiernos dictatoriales, caso de España, donde no pudo ser estrenada hasta 1986. Pero también de sucesivos ejecutivos proclamados demócratas como los de Francia, Suiza o Bélgica. En el caso concreto de Francia, cuyo ejército es analizado de manera rigurosa y honesta por el equipo que dirigió Kubrick, no fue permitida su difusión hasta 1975, dieciocho años después de su estreno. Este dato es muy significativo como varios participantes apuntaron. Se aprecia que el tan propagado espíritu republicano francés, un mito que se ha difundido por el mundo desde la Revolución Francesa, tiene en detalles como éste una clara contradicción y laguna. Si esa libertad tan publicitada hubiera sido real en aquellos años cincuenta y sesenta, y perteneciese al modo de comportamiento estándar de la ciudadanía francesa, ésta se hubiese manifestado en contra de esa prohibición y hubiera obligado a los censores de sus gobiernos a que la cinta estuviera en sus carteleras. Sería interesante incluso en nuestro tiempo, ver quiénes o qué grupos actuaron reivindicando su difusión y quiénes no por consentimiento o desconocimiento.
La trama de Senderos de gloria está marcada por la simplicidad. Hay una historia principal, la coerción que los mandos militares ejecutan sobre su tropa para que ésta intente tomar una colina en las zonas de Alsacia y Lorena, que los gerifaltes del ejército saben que es imposible y está perdida. Recordemos que esas dos localidades venían generando sucesivos conflictos entre franceses y alemanes, dada la riqueza de sus cuencas mineras. Una vez más, los intereses económicos de unos pocos llevando al enfrentamiento de sus pueblos, quienes antes han sido envenenados ideológicamente mediante la propaganda que esas elites promovían.
Entre los participantes al cine fórum, se recordó lo ocurrido unos años antes con el caso Dreyfus. Por lo visto, no fue suficiente para que las mentiras y las divisiones consentidas desde los extremos se propagasen entre las opiniones públicas europeas. 
Por el contrario, en Senderos de gloria será el coronel civil –al que interpretó Kirk Douglas– quien a lo largo de toda la película se muestre valiente frente a los militares de carrera, auténticos hostigadores, hipócritas y cobardes. En el culmen de la locura, hoy por recientes investigaciones vamos sabiendo que durante la Primera Guerra Mundial tanto los mandos militares de las democracias occidentales como los líderes de la Triple Alianza ordenaron fuego sobre todos aquellos soldados de sus ejércitos que volvían a sus trincheras al comprobar que no había otra salida, si no querían morir a manos del fuego enemigo. Sus propios jefes darían la orden que les causó sus muertes. Eso no solo ocurrió en la Primera Guerra Mundial, también el general Silvestre aplicó ese repugnante procedimiento durante el Desastre de Annual. Durante la Segunda Guerra Mundial, Stalin actuaría de la misma manera. Otro detalle no menos causal es que tras la Primera Guerra Mundial, en Francia fueron juzgados 25000 soldados en Consejo de Guerra, y unos 600 fueron condenados a muerte.
Durante el cine fórum, uno de los participantes leyó unos párrafos de la novela alemana Sin novedad en el frente, publicada en 1929 y que mostraba la visión de un alemán sobre aquel mismo acontecimiento. Su autor Erich María Remarque, a través de los diálogos de alguno de sus personajes, venía a coincidir con la versión del escritor Humphrey Cobb según la cual la guerra se desató por intereses cruzados de unas elites corruptas y sin escrúpulos, que enarbolaron falsas proclamas de patriotismo.
Ese mismo día en que se debatía sobre Senderos de Gloria, la ONU en su Asamblea General aprobaba el primer tratado internacional sobre el comercio internacional de armas, tras más de siete años de arduas negociaciones por unas reivindicaciones de las sociedades civiles de buena parte del mundo. Veremos a partir de ahora si se respeta o no el citado acuerdo. 

Comentarios

  1. No recuerdo haber visto la película, pero tu reseña es muy buena. Con respecto a los franceses, es cierto, a partir de la Revolución Francesa (que sería un tema a debatir, pero dejemoslo ahí)se sienten los dueños de la libertad, la fraternidad y la igualdad; habiendo dado a través de la historia, hasta la actualidad, testimonio de todo lo contrario.
    Saludos y felicitaciones por tus publicaciones.

    ResponderEliminar
  2. Te la recomiendo Mirta. Coincido en tus matizaciones. Un motivo de alegría verte por el blog y que lo compartas con tus contactos. Feliz jueves.

    ResponderEliminar
  3. No es mi propósito defenderle, pero stalin no presidió a los soviets hasta 1920, tras la revolución rusa de 1917 y la retirada de Rusia de la guerra. El ejército ruso actuó siempre, durante el período conocido como "primera guerra mundial", bajo el gobierno del zar Nicolás II.
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. He hecho la precisión que me apuntabas, me refería a la Segunda Guerra Mundial, y en efecto como señalas fue el zar quien mandaba el ejército ruso en la Primera.
    Salud.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares