Ana Isabel Alvea: "En el diálogo interpersonal los amantes se dicen todo lo importante"


Ana Isabel Alvea recitando un poema de Hallarme yo en el mundo en la Feria del Libro de Sevilla.

Se sienta el Rick´s Café a escuchar a la poeta Ana Isabel Alvea Sánchez. Estudiosa e investigadora de literatura comparada, su formación jurídica y su actividad participativa en la vida universitaria le llevaron a luchar por muchas causas desde su adolescencia. Su poesía está marcada por las vivencias cotidianas y cívicas propias, intergeneracionales y colectivas. Como ya comenté en la reseña de Hallarme yo en el mundo (Ediciones en Huida), su lírica es clara y profunda. Con palabras sencillas pone el acento en los asuntos humanos importantes.
¿Qué significa el verbo trepar en el poema Sabiduría natural?
Es un poema que dedico a mi sobrino Álvaro que cumple en junio 3 años, en este poema enumero una serie de comportamientos infantiles. A Álvaro le encanta subirse a las sillas y ponerse de pie, subirse a las mesas, subirse a una silla para llegar a la ventana, de esa actitud procede la palabra “trepar”,  como subir o escalar; es cierto que en el lenguaje coloquial lo usamos con una connotación negativa, que puede sugerir al típico “trepa”, pero en este poema no tiene tal sentido, es una defensa de la inocencia, la ingenuidad y la espontaneidad.
¿Qué supone vivir en el ojo del huracán y quién vive así?
Es un verso de mi poema “El ruido y la Furia”, título que procede de la novela de Faulkner, a su vez inspirada en una cita de Shakespeare: “La vida es solo la historia contada por un idiota llena de ruido y furia, que nada significa”. En este uso de la intertextualidad concibo vivir en el ojo del huracán como vivir en el tremendismo. Disgustarte o sufrir son situaciones inevitables que vienen con la propia vida, pero procurando no caer extremadamente.
¿Qué se dicen los amantes en el diálogo interpersonal?
En el diálogo interpersonal los amantes se lo dicen todo, o al menos, todo lo importante.
¿Qué capacidad tiene la mar de sanar las heridas de las ruedas de molino?
El mar, o la naturaleza en general, para mí tiene mucha capacidad de sanación, pero las heridas te las curas tú. Es cierto que también te las pueden curar otros, pero mejor trabajarlo uno mismo.
¿Qué sientes al oír llover, qué te dice la lluvia?
En mi libro Interiores, la lluvia creaba una atmósfera de melancolía y tristeza, como en algunos poemas de Antonio Machado o Verlaine. En el poema “Preguntas circulares” de este segundo poemario la lluvia sugiere repetición, como en el poema de Antonio Machado “Recuerdo infantil” y esa sensación de repetición también me sirve de motivo para hablar de las contradicciones en la identidad.
Cómo se da una cuenta de que ha caído en un círculo laberíntico, y qué es necesario aprender para salir de él.
Te das cuenta rápido, pero para salir de él retomamos la frase de Ortega y Gasset ¿y las circunstancias?
En el poema Por el camino, hablas de que te has convertido en Sancho. ¿Cómo era tu espíritu quijotesco, a qué se dedicaba y qué queda de él?
Mi espíritu quijotesco iba a todas las manifestaciones, como estudiante hice la huelga en su día para suprimir la selectividad (incluso fui presidenta del comité de huelga, en aquel tiempo pecamos de suma ingenuidad e inexperiencia). Me apunté a todas las huelgas habidas después, incluso aunque viera la causa perdida (puesto que siempre defendía causas perdidas, mayormente por la corrupción -o manipulación- del sistema). Lo último fue apoyar las manifestaciones de los indignados, pero no me impliqué demasiado, principalmente por falta de tiempo, pero también por falta de fe en un cambio político o del sistema y porque veía confusión en ese movimiento, lo percibí como mera expresión de disgusto social que no terminaba de llegar a ningún sitio. Se mantiene mi espíritu quijotesco en mi amor por la literatura y la poesía.
¿Qué esperanza real aprecias hoy en día para que las personas David puedan derrotar a los plutócratas Goliat?
Los ilusos siempre mantenemos la esperanza en el fondo del vaso.
¿Cómo superar las injusticias y los vacíos de la ley?, que denuncias en tu poema La llamada.
Las leyes las aprueba el poder legislativo, en general creo necesario más control sobre los políticos y también más presión de los ciudadanos sobre los políticos. Una posibilidad para salvar lagunas legales puede ser la iniciativa legislativa popular tal como funciona en Suiza. En este país si recoges un número de firmas determinado, obligatoriamente tiene que llevarse el tema o la ley que solicitan a referéndum y a través de votación se aprueba la iniciativa (o no). Eso sí, lo mismo están de votaciones con más frecuencia, pero esa práctica real y constante demuestra una democracia viva y saludable.
Termina la serie de poemas incluidos en Circunstancia con El viaje de los malditos, previo a que brote la naranja del almendro. Primero, ¿qué se siente en ese momento de la vida?
“El viaje de los malditos”, que refleja la dureza y la tragedia de la vida, será una travesía menos dolorosa si en ella brota la naranja del almendro.
Segundo, a partir de ahí, ¿cómo se revisa el pasado y se mira el día a día?
Creo que reviso el pasado con serenidad y también que lo asumo, aunque de vez en cuando pueda asomarse algún grito o alguna herida, pero cada vez menos. El presente lo miro con inquietud y preocupación, no es para menos, aunque puede que sea cierto lo que piensan los optimistas, que esta crisis traerá un cambio de mentalidad y tendremos en cuenta lo importante en la vida al estilo de: menos consumo, más esencia, y que pueda fomentar un nuevo humanismo, creo que pudiera ser, pero no me convence mucho con nuestro bárbaro índice de desempleo.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Agradecerte, Manuel, esta entrevista y solo indicar que el libro se estructura en cuatro capítulos: 1. Intuición, recoge poemas que suponen reflexiones fruto de las vivencias; 2.Interrogaciones no retóricas, en los que la pregunta indaga en la fragilidad e irracionalidad humana; 3. Circunstancias, cuyos poemas son sociales y testimoniales del momento histórico y también personal y 4. La naranja del almendro, donde se trata el tema amoroso.
La escritura me supone búsqueda, indagación y reflexión, sin perjuicio de que se pueda fabular o fantasear en el proceso de escritura. La poesía es intensidad a través del lenguaje, lo que te lleva a intentar trabajar el lenguaje, expresarte o comunicarte con esta herramienta. Personalmente prefiero la poesía clara y la palabra exacta, al menos hasta ahora, y como no creo necesario extenderme más, gracias de nuevo.


Comentarios

  1. Manuel, como siempre artículos no solo interesantes, sino muy bien realizados. Tal vez sea reiterativo pero me gustaría leer el poema. Creo que sería un buen complemento para una muy reportaje tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alberto. Encantado de verte por el Rick´s Café. Respecto al poema, te refieres al de Cernuda. Si es así, lo transcribiré próximamente. Feliz día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares