Ofertas curiosas

Me ha llamado la amiga Sofía, editora, como vosotros sabéis, para tomar un café. Hemos quedado, en el Rick´s. Por cierto, os recomiendo el te rojo que allí se sirve. Si no os gusta el te rojo o cualquier otra infusión, el Rick´s sirve exquisitos cafés, zumos, …
 Quería comentarme una anécdota muy curiosa que le ha ocurrido a ella en las últimas semanas. Había puesto un anuncio en una conocida web de empleo solicitando un técnico editorial para su empresa. Comienzan a llegarle currículos de candidatos, e inicia el proceso de selección para las entrevistas.
La primera anécdota, que les sucede a Sofía y a un joven a quien pensaba citar, es de nota. Descuelga Sofía el teléfono y llama a aquel. Éste, cuando Sofía le cita para las doce de la mañana, se sorprende. Ella, que es mujer de mundo, se percata de que el tono de voz del aspirante es raro. Y le pregunta, perdona Javier, pero parece como si te hubiera sorprendido mi llamada. A lo que él responde: -la verdad es que sí Sra.
­-¿Y eso? le cuestiona Sofía.
-Porque hace cinco días, cuando consulté el estado de mis candidaturas, me aparecía que ya había sido descartado para el proceso de selección de su empresa.
-¡Cómo son las máquinas o quienes las usan!, salta torera Sofía. No te preocupes Javier, si te viene bien, mañana nos vemos en la sede de la editorial a las doce.
-De acuerdo, allí estaré.
Me apunta Sofía, que después de aquella anécdota, pensó en seguir citando, como tenía pensado desde el principio, y telefoneó a otra persona, Verónica. Y aquí viene la segunda curiosidad. Cuando llamé a esta chica, ella pegó un grito: ¡qué bien!
Sofía, con suficiente experiencia como para sentir que aquella mezcla de grito y brinco no era normal, le cuestionó a Verónica por qué tanta expresividad si se trataba de la primera interviú del proceso de selección. Si en la entrevista le causaba una buena impresión, o bien le pediría que le presentase algún trabajo hecho, o bien le haría una prueba de edición.
-A lo que Verónica le respondió: ¡es que en la web de empleo sale desde antes de ayer que estoy en el proceso de selección.
­­­-Tras aquella respuesta, Sofía volvió a pensar ¡cómo son estas webs de empleo o quienes las gestionan!
Pero no queda ahí la cosa, se apresura Sofía con su toque mitad rigor, mitad chispazo, característico de una hispana alemana curtida en la vida. Cuando llamé al tercer candidato, Pedro, éste me dijo que muchas gracias por haberle incluido en el proceso final, pero que ya llevaba tres meses trabajando para otra editorial, y que por ahora no pensaba en cambiar. Y esta vez la sorprendida fue la propia Sofía.
-¿Y eso le pregunto yo a ella?
-Porque para estar en el proceso de selección final, tal y como está establecido en el contrato que firme con la web de empleo que me selecciona a los candidatos, es necesario previamente haber tenido conmigo la entrevista inicial, y luego o bien haberme presentado trabajos anteriores o hacer una prueba de edición.
Le di un sorbo a mi te rojo, y le comenté a mi querida amiga: hay empresas y trabajadores serios, webs que funcionan, y hay …

Comentarios

Entradas populares