Plutocracia y oligarquía europea

Rúas me ha citado a primera hora de la mañana para desayunar en el Rick´s Café. Como ya se nota el calor veraniego, hemos optado por unos zumos naturales de piña y melocotón y un poco de queso blanco con mermelada. Está muy pendiente de la política europea y de las consecuencias que tiene para todo hijo de vecina. Nos sentamos en un rincón un poco apartado para poder dialogar con tranquilidad.
­­–Intuyo que estás muy pendiente de las reuniones europeas de la Política Agraria Común (PAC) y de las del Consejo Europeo.
–Así es. Me llama la atención la serie de globos sondas que lanzan los diversos grupos políticos de cada país, y los medios de comunicación que se han convertido en altavoces de cada uno de ellos, responde Rúas.
–La burocracia política europea y de cada país se ha convertido en uno de los principales lastres, y en ello las siglas políticas no distinguen a unas de otras, visto lo visto.
–Coincido contigo. Resulta llamativo que la vicepresidenta del gobierno haya espetado que es la hora de que los políticos se sacrifiquen. Lleva la mayoría de las personas, familias y de las instituciones públicas y privadas de cualquier país soportando seis años de gravísimas dificultades, y ahora sale ella con esa frase despótica y alejada de la realidad.
­–Lo he comentado en el artículo de ayer, amigo Rúas. Es más, desde el gobierno alemán de Merkel se vienen lanzando globos sondas propagandísticos desde hace más de un año acerca de su modelo de Europa, de UE. Cada cierto tiempo, ponen a prueba a sus socios comunitarios, y la realidad vista por algunos es que el Ejecutivo alemán ve el mundo en función de sus intereses y del proceso electoral de septiembre de este año.
–Eso demuestra una vez más que Merkel como la mayoría de los gobernantes internacionales y de los partidos en las diferentes cámaras de representación nacionales, regionales o locales, vienen desarrollando una política al servicio de sus grupos de interés y de presión y de las agrupaciones políticas que han creado.
–Efectivamente, Rúas. Desde los años setenta, en todo Occidente y en el resto del mundo, las circunstancias de la mayoría de PYMES, cooperativas, instituciones educativas, sanitarias y de investigación y desarrollo, no están siendo tenidas en cuenta. Se usan como armas arrojadizas a las que echar carnaza para dar que pensar y sentir que van a contar con ellas, pero a la hora de tomar decisiones y darles su lugar, se les niega la posibilidad de desarrollar sus proyectos, se les pone cortapisas y se les carga con impuestos y tasas.
Damos un sorbo a los jugosos zumos y el silencio nos envuelve durante unos segundos. El panorama es complicado, siempre lo fue a lo largo de la historia de los pueblos. Con periodos de progreso y otros de decadencia, como mostraba Julián Marías en sus libros de análisis de la historia o de ciertos personajes. Este mundo aparentemente rápido y en el fondo tan lento, como señalaba ese filósofo, al que yo añadiré, involucionista y retrógrado, ha entrado en un camino en el que se hace imprescindible romper con usos y métodos de actuación que han provocado estas irresponsabilidades y calamidades: cientos de miles de prejubilaciones a personas en la década de los cincuenta años con buenos salarios. Supone, como ha quedado demostrado, la pérdida de una riqueza de experiencias muy valiosa. La sustitución de aquellos por una nueva generación que en un porcentaje significativo de casos tiene unos conocimientos y unas capacidades de solventar situaciones de partida más completos que la generación jubilada. Y a cambio se les ha contratado por unos salarios menores que los que tenían aquellos. Con la particularidad de que cuestiones básicas como la vivienda ha sufrido una especulación alcista de sus precios injusta e irreal.
Tras esta meditación, me mira Rúas y me indica: –¿has visto la noticia de cierto futbolista que este año comenzará a tributar al 50% por sus ganancias y durante seis años lo hacía al 24%?
Cojo el periódico que me ofrece él, y tras leerlo, le indico: –ese es el mundo que se ha tejido entre plutócratas, partidos políticos y sindicatos al servicio de ese modelo: una elite carente de ética y escrúpulos que gana y gana sin que haya una redistribución justa ni de los recursos, ni de los impuestos ni de las responsabilidades de cualquier índole. Todo ello repercute en los servicios ciudadanos de cualquier área y también en las relaciones interpersonales, familiares e intergeneracionales. La gente, cada uno, también tiene que reflexionar y tomar decisiones coherentes y conscientes para no entrar al trapo de ese nefasto juego.

Comentarios

  1. Muchas son las verdades que comentas con Rúas desayunando cómodamente en el Rick´s Café, y aun así no dejo de sentir un ligero estremecimiento al observar también, que apenas queda sitio para la esperanza cuando se lee entre líneas tu artículo.
    Te digo esto, porque ya no tenemos capacidad para creernos nada de cuanto nos dicen los políticos, aun incluso, cuando como no puede ser de otra manera, en ocasiones nos digan la verdad.
    Considero por lo tanto, que intentemos ver algo positivo (aunque nos cueste trabajo) en esta tan degradada clase política, ya que una crítica siempre negativa nos lleva a la desesperanza.
    Hace mucho tiempo, que vengo diciendo a quien quiera escucharme, que en este tan castigado país nuestro, necesita más que ningún otro una gran coalición de los dos partidos mayoritarios, pero no como este actual acuerdo para salir del paso, sino un acuerdo de estado y de gobierno.
    Por suerte, he vivido esta deseada situación en un país cetro europeo, con unos resultados que hoy están a la vista de todos. Me temo no obstante que este deseo se quedará en nada, ya que mirarnos fuera de nuestro propio ombligo, nos cuesta.
    Gracias por tu magnífico articulo.
    Fernando

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fernando, el mensaje positivo que trato de emitir es aportar luz a lo que está pasando. Quitar máscaras a gente y fuerzas políticas que llevan tiempo lucrándose y lucrando a unas minorías. Si cada persona, familia y colectivo se da cuenta, y deja atrás algo que denuncié en otro reciente, en concreto, en España: fotos inquietantes, estoy convencido que emergeremos con más recursos, talento y fuerza. Nos mostraron Ortega y Marías el camino, la Agrupación al Servicio de la República. Tú lo has vivido en otro país. Las personas que sabéis de la importancia de la sociedad civil podéis hacer una labor de cohesión muy valiosa.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares