África, nuevas encrucijadas

Una serie de acontecimientos que vienen desarrollándose en el continente africano desde comienzos de año, que en la mayoría de las ocasiones se han ido gestando años atrás, están causando una serie de dramas humanos, intergeneracionales, sociales e interestatales. Las guerras civiles en Mali y República Centroafricana, el golpe de Estado en Egipto.
En Marruecos, se están produciendo una serie de situaciones muy preocupantes y que apenas salen a la luz pública internacional. Os cuento queridos lectores del Rick´s Café. Entre el zoco de BNI Gorfet y Alkazar el Kevir, zonas que están entre Larache y el Srif, tenía que estar terminada una carretera en 2011. Dos años después la vía de comunicación no está terminada porque el dinero que se tenía que estar empleando para su construcción y finalización se lo llevan los caciques y pícaros que están de por medio. Pero no queda ahí la gravedad de los hechos y sus consecuencias. Hay un solo médico para nueve aldeas en una zona donde confluyen treinta municipios. La atención sanitaria por tanto se practica en penosas circunstancias, y el barrizal en que se convierte la carretera ha causado las muertes de varias madres en la vía. De hecho la mejor manera de atravesar la zona es con tractores, y aún así tres han volcado el pasado invierno. Las ambulancias han quedado obsoletas.
Desde fuentes en la zona, se nos hace saber que en el país marroquí el problema esencial es que a pesar de los avances en Producto Interior Bruto, Renta per cápita, causado principalmente por el trabajo callado y sacrificado de su ciudadanía y de los marroquíes que mandan sus remesas de divisas desde los países donde viven -lo que nos recuerda a países como España en los años 50 y 60-, la riqueza real queda en manos de quienes desde hace cincuenta años alcanzaron los cargos políticos y administrativos, y con ellos las tomas de decisiones relevantes. Ellos se comen los proyectos del pueblo marroquí y su salud.
Si la comunidad lectora del Rick´s Café hace un análisis de la serie de reportajes y entrevistas que os estoy dando a conocer sobre República Centroafricana, alguno de Mali, y ahora este sobre Marruecos, vemos una serie de circunstancias comunes: despotismo, oligarquías, extremismos ideológicos teñidos de yihadismo, violación de los derechos civiles y humanos básicos. Curiosamente con la particularidad de que son países con importantes recursos humanos, naturales, … En el caso del reino alauita, en un periodo nacional en el que su economía ha experimentando un importante desarrollo en las últimas dos décadas. El problema como en el resto de países radica en cómo se redistribuye la riqueza, en qué proyectos se reinvierte la misma. A quiénes se les da esas inversiones. En definitiva, desde el apoyo a las pymes y cooperativas incipientes hasta el desarrollo de un sistema educativo, sanitario y judicial universal para la ciudadanía, están en grave peligro porque en muchos casos ni se contemplan. 
Esas situaciones explican los procesos migratorios intraafricanos que se producen en cualquier país de la zona cada vez que se desata una guerra civil en cualquiera de las naciones, o los movimientos migratorios a otros continentes. Es evidente, que esas situaciones pueden reconducirse y hacer que prevalezca un desarrollo humano sostenible. ¿Se está dispuesto realmente a hacerlo posible?

Comentarios

  1. Como bien dices, es evidente que estas situaciones pueden reconducirse. Lamentablmente, en mayor o menor grado, esto se da en muchos lugares del mundo. Listillos, hay por todos lados. El poder y el dinero, parecen ser tan adictivos como la heroína. Creo que sería prudente mirar tanto la propia situación de estos países, como la relación de Europa con ellos. Estamos en tiempos de "mafia de guantes blancos"

    ResponderEliminar
  2. Coincido en tu visión Patricia. Feliz viernes, y voy a disfrutar con el audio de La Fiaca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares