Gabriela Amorós: "Escritura y pintura se conocen en un estado prematuro"


Gabriela Amorós Seller acaba de ser galardonada por la Asociación Machado de Colliure, donde su obra está siendo expuesta. Su trazo y variada paleta de colores está llena de vitalidad, simbología y mensajes sobre el hombre y la mujer de nuestro tiempo y el mundo que estamos viviendo. Tienen fuerza sus figuras, las escenas que construye y la intensidad cromática cargada de significados. Por todo ello, el Rick´s Café se ha desplazado hasta Alicante para sentados junto a ese Mediterráneo sereno y luminoso conversar con esta artista y escritora.
¿Cómo nació tu vocación hacia las Bellas Artes y la escritura?
No sabría explicar el cómo, quiero decir, el modo de nacer de una predisposición que, en esencia, va aneja a uno mismo. Supongo que esto debe nacer con el individuo, un individuo que observa, percibe, descubre, reflexiona… y luego siente una inevitable necesidad de caer con todo pero de dirigir su caída. Hay entonces un fluir de dos cauces que se perviven, se buscan y se pierden mutuamente; son dos cauces, el interno frente al que desea detraerse hacia afuera para salir finalmente como acto de creación. El arte y la escritura son puertas, uno las va poniendo al tiempo que las abre para continuar siendo un tránsito más que una meta. Intento contestar al cómo de la pregunta. Digo también que esto surge como una honesta traición, una voluntad de no someterse -dicho sin belicismos- al lenguaje dado o al escenario previsto. Pero quizá todo lo que estoy diciendo intenta responder más a la pregunta de qué es el arte o la escritura, en lugar de a cómo nace. De todas formas el “qué” y el “cómo” son muy fronterizos.
Añado algo más personal: mis recuerdos se despliegan a veces como una suerte de cartografía del pulso (de aquel cauce interno). En ocasiones me sitúo mejor en el tiempo referenciándolo a lo que estaba pensando o fluyendo (internamente) en esos momentos y no a lo que ocurría afuera. Con ello no quiero significar que le daba la espalda a la realidad, solo digo que los vínculos con ella se trazan en ocasiones desde muy adentro.
¿Has realizado obras que combinan texto e ilustraciones?
Tal vez sea lo propicio, debe ser algo muy potente en cuanto al mensaje, al resultado, enriquecedor poder asociar ambas cosas, pero no lo he hecho hasta la fecha, me refiero a no como un vínculo completo. Si los he reunido alguna vez ha sido un encuentro casual, un “encantado de volver a verte”, digo verte y no conocerte porque ambos, escritura y dibujo, se conocen en un estadio prematuro, como dos niños que vienen del mismo lugar, pero digamos que llega un momento en que sus destinos van separándose, ellos van creciendo ajenos uno del otro aunque se intuyen, adoptan formas y lenguaje distinto, hasta que finalmente toman dimensión de sí mismos. Es curioso, a veces me he dirigido a un dibujo -que es mío- y le he pedido que hable, que exprese con las palabras y el dibujo es como si me inquiriera mientras contesta: no me puedes pedir que diga más, a lo sumo puedo explicarme pero… no me estarás pidiendo que vuelva a nacer con otro rostro ¿verdad?
¿Qué artistas plásticos y qué escritores han dejado hasta la fecha un injerto en tu trabajo y persona?
Eso es bien difícil de precisar. Puedo dejar aquí alguno de los autores a los que admiro y ello seguramente trascienda a la “obra”, dicho ello sin pretensiones. Pero también es necesario cierto grado de vitalidad, no convertirse en un mero destilador del talento de otros artistas o escritores. Es determinante lo que vives, lo que contemplas, lo que amas, sonríes, lo que dudas, lo que pospones… en definitiva eso por lo que sucedes cada día. Respecto a las letras, leo y releo a Kundera, leo a Borges, Cortázar, Yourcenaur, me gustan los relatos de Chejov, leo a Kraus, Brecht, Withman, Baudelaire, Verlaine, L. M. Panero, hay una especial conexión con la poética de Cernuda, me gustan los aforismos de Cioran o Porchia, … Soy una asidua lectora de filosofía, me nutro de ella tanto para el dibujo como para la escritura, leo filosofía clásica, me gustan mucho Sartre, Heidegger, Badiou, Foucault, Zubiri, Lacan, Trías… si es que afortunadamente solo se puede ser injusto al nombrar a determinados autores -y dejar a otros- porque es incalculable el valor que aportan tantos y tantos escritores. También sería injusta si olvidara la valía de autores, anónimos o no conocidos, como lo soy yo, compañeros de escritura y dibujo que enriquecen considerablemente. Me ha ocurrido y me seguirá ocurriendo con muchas de las personas que escriben y aportan casi a diario publicando en la red y desde aquí les agradezco.
Respecto al dibujo me fascinan los ilustradores y grabadores del S XVIII y XIX como Doré o J. Martín, Blake… especial mención a Da Vinci, … El simbolismo como movimiento artístico global (no sólo en pintura sino en literatura o música) me resulta muy interesante, el simbolismo impregna a un sinfín de autores de todas las artes, no sólo a los propiamente reconocidos como tales. El simbolismo como fuente creativa es potente, rica por la diversidad expresiva y de significados, las composiciones pueden ser tan complejas, completas, asombrosas y a la vez tan contundentes que me resulta fascinante para desarrollar personalmente aunque, a propósito de la pintura, no me identifico con ningún pintor simbolista en especial.

Recientemente tu obra plástica ha sido reconocida en Colliure, qué está suponiendo ello para ti.
Una serie de dibujos míos han ilustrado un texto muy interesante que habla de las valiosas aportaciones de Ibn Jaldún, considerado padre de la Historia tal y como la entendemos hoy en día, y hablamos de que la obra de Jaldún data del S. XIV. Además el editor de la página Machado en Colliure, bajo el pseudónimo de Juan de Mairena, muestra con gran lucidez la clave para abordar las recomendaciones del historiador árabe y aboga por otorgarle a la Historia el valor que merece entendiendo que el conocimiento de la Historia de cada país ayudaría al entendimiento mutuo entre los pueblos para no volver a caer en los mismos errores del pasado. Ello para mi obra significa ni más ni menos que enriquecerla y darle valor, porque que se pueda hacer algún tipo de asociación entre el significado de mis dibujos y el mensaje tan sabio y certero de Jaldún es un estímulo, me siento muy honrada por ello y doy las gracias a Machado en Colliure.
Aprecio en tu obra un gran carácter simbólico en cuanto a figuras representadas, las composiciones que realizas y las escenas que creas. ¿Cómo has llegado a ese proceso creativo en que hombres y mujeres parecen convivir en un mundo espectral, casi celestial?
Precisamente es lo que adelanté cuando hablaba de la importancia del simbolismo como referente personal y, en consecuencia, como una influencia indudable. Respecto al proceso creativo de ese “mundo espectral, casi celestial” agradezco la belleza y el significado de esta calificación de mi trabajo. Siempre me cautivó la atemporalidad y también el “levantamiento del velo” respecto del cristianismo, es decir, intentar la deconstrucción, a nivel artístico, de algunos de sus postulados. Para ello, y contestando a la pregunta de cómo he llegado a estas composiciones, creo que se puede reforzar un mensaje cuando se introduce en el interior de un espacio aparentemente irreal como sería una atmósfera fuera del tiempo, es como encontrar un mensaje escrito en el interior de una botella a la deriva de tal modo que el espacio que ocupa ese mensaje convierta al mensaje en una pequeña suspensión intacta y esencial pero también en una revelación sin prisas.
En la obra Presiento un reino, se aprecia la influencia de Miguel Ángel y la Capilla Sixtina en el momento de la Creación, pero dándole tu toque muy personal. Cuéntanos acerca de esa obra.
Esta obra pretende hablar primeramente de la contrariedad. Pero, a tenor de ese mundo atemporal y celestial, se ha querido mostrar entonces la idea de un ángel contrariado que, además, es un ángel del mal. Las manos de arriba representan efectivamente ese instante de la Creación de Miguel Ángel y la figura del ángel está basada en “Le Génie du mal” del escultor Guillaume Geefs. El genio de mi dibujo, soberano del mal, lleva su cetro y su corona en una de sus manos porque su propio desconcierto ante la llegada de un nuevo orden, el celestial, le lleva a “auto-descoronase” a sí mismo. Es decir que el genio ocupaba un tiempo anterior a la creación, un tiempo sin tiempo, atemporal. Su propia contrariedad ante el presentimiento de que se acerca una fuerza desconocida sobre él se intenta mostrar como el advenimiento de otro juez supremo, con otra verdad absoluta que vendrá a destronarlo. Aquí no habría una lucha de fuerzas entre el bien y el mal. Esta división espacial (arriba y abajo) y temporal (antes y después) de ambas fuerzas se intenta mostrar como una crítica en el sentido de que el hombre necesita distinguir con claridad el bien y el mal porque es incapaz de soportar la idea de la relatividad esencial de las cosas. Siempre se procura en mi obra mostrar determinadas reflexiones personales pero sin la pretensión de intentar hacer teorías ni nada de eso, solo son pensamientos que van madurando, se van asentando y surgen en lo artístico.
Qué significados tienen en tu obra esa mezcla de colores rojos, negros y blancos.
Primeramente porque me gusta la combinación de esos tres colores, no hay ética sino simplemente estética. Pero con el rojo sí hay un significado. Generalmente lo utilizo para los cabellos o algo que presuponga contacto con la cabeza como es la corona del genio de Presiento un Reino, que también es roja. De modo que las figuras aparezcan como antorchas carnales en las que en la cima se agita el enigma de lo apasionado que es el pensamiento y por ello los cabellos son como mechas incandescentes.
En La lágrima de lo infinito, un hombre, una mujer y toda una espiral de personas a partir de ellos dos. Dos preguntas, ¿cómo fue el proceso creativo de este dibujo?
El proceso creativo de “La Lágrima de lo infinito” fue laborioso pero también fascinante. Habla de Amor y de Filosofía que es una interrelación que me interesa trabajar. Cada uno de los cuerpos es como una grafía humana que gira en círculo de forma infinita. De modo que lo infinito se plantea aquí como una misión y no sólo como una dimensión. Como la función que cumple el vacío según la filosofía oriental pero intentando mostrar una visión personal de lo no-finito. Y en el borde de este mecanismo interminable de cuerpos existe una rotura que lo abre y que está representada por las tres figuras que no siguen la trayectoria de la espiral, apareciendo la figura masculina como una suspensión en éxtasis. Quiere significar un acontecimiento único, como una especie de singularidad que se genera en el ciclo infinito de la vida cuando un ser abandona su olvido y se reconoce en otro ser.
Y, qué sensaciones y reflexiones te transmiten las relaciones hombre y mujer en nuestro tiempo.
Contestar a esta pregunta es difícil. Creo que hablar de hombre y mujer es hablar de dos aplazamientos respecto a lo que significa el ser. La persona en sí misma, sus interrelaciones y su proyección en el mundo es lo que en realidad más me ha interesado. De hecho el Amor como tema es recurrente en lo que escribo o dibujo pero lo veo como una cumbre de dos naturalezas idénticas. Quizá algún día reflexione sobre el hombre y la mujer como categorías y sobre sus interrelaciones pero como todavía no lo he hecho no puedo decir nada más.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado. 
Sí, me gustaría añadir que uno de mis dibujos, “La Luna tiene forma de John”, ha sido la ilustración de portada del ensayo del escritor Justo Sotelo, “Los Mundos de Haruki Murakami”, de Izana Editores. Es una enorme satisfacción haber podido aportar a este ensayo, sobre todo porque es un ensayo de envergadura y un dibujo cobra sentido, se enriquece y adquiere una dimensión nueva y valiosa cuando se muestra en la portada, a través de toda una obra escrita. Eso es mucho para un dibujo y me siento muy honrada y dichosa y desde aquí expreso todo mi agradecimiento a Justo Sotelo y a Izana Editores.

Comentarios

  1. Lo que mejor define a una artista como Gabriela Amorós Seller es que ha sido capaz de crear un imaginario propio, como ámbito y como potencia. A partir de una creación romántica "per se" construye símbolos gracias a la imaginación, e imágenes y representaciones con el apoyo de la fantasía. Además creo que en ella la identidad y la alteridad se funden a la perfección. (Y encima es generosa con sus amigos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Justo por un análisis tan generoso. Una se dedica a intentar ofrecer el lenguaje por el que pasa y vuelve a pasar indefectiblemente y también su mensaje. Es muy valioso para cualquier artista no sólo poder crear un imaginario propio sino tener la posibilidad de plasmarlo de la forma en la que se precisa hacerlo. Emociona pues saber que crees que esa capacidad de crear tal imaginario propio se da en mi caso por lo que tengo que expresarte todo mi agradecimiento y decirte que me siento afortunada y agradecida por defender con tu comentario este lenguaje (propio) y por haberme permitido aportar también a tu obra. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estáis enriqueciendo con vuestros comentarios este blog. Es un motivo de alegría que participéis en él. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buen análisis Justo. Encantado de verte por el Rick´s Café, feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer, Manuel. En realidad no he salido nunca de ese café...

      Eliminar
  3. La entrevista concedida a Rick's Café por Gabriela Amorós me parece una delicia. Sus declaraciones reflejan un intenso sentir por el arte y la literatura. Con franqueza no niega sus influencias renacentistas, la inclinación por el simbolismo y, en definitiva, el interés por el sentir del hombre y la mujer, en tanto que humanos seres son.
    Por todo, por el inmenso potencial atesorado, este reconocimiento recibido, debe ser uno más de la cadena de acontecimientos felices que le esperan a Gabriela y que, podamos disfrutar,siquiera compartir, sus amigos. Porque como bien dice Justo Sotelo, es muy generosa y buena amiga.
    Por eso, que sea en hora buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Ramón, me alegra enormemente que te haya gustado la entrevista, gracias a su acertada estructura y al cauce de unas preguntas perspicaces, perceptivas y conectadas acertadamente con mis dibujos que Manuel Carmona me ha regalado. Es muy importante poder compartir con mis amigos lo que voy aprendiendo porque cada obra es también un pequeño fuego que retiene la luz de los ojos de quien la observa. Tengo mucha suerte de contar con amigos como tú y como Justo y a veces me permito -la vanidad de- felicitarme por ello. Tu comentario es muy generoso y no sabe una cómo sostenerlo, de verdad. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es fácil conectar con una artista como tú, es cuestión de mostrar interés, mirar y escuchar.

      Eliminar
  4. Me alegra ver José Ramón que la entrevista ha merecido la pena, y que poco a poco Gabriela va cosechando el reconocimiento a su vocación y trabajo bien hecho. Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  5. Muy agradecido por tus comentarios Gabriela. Sirven para reafirmarme en lo ya escrito. En tu bondad y generosidad con tus amigos y seguidores. Pero no se trata de hablar sobre los que percibimos tu obra. Como bien dices, los fuegos encendidos por tus creaciones prend.en en nuestros sentidos.
    Sabes que una parte de nosotros estará esperando a que nos atrapes con tus versos, relatos, dibujos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares