Lázaro Nogueira: "La principal concienciación reside en la defensa de sus derechos"

Lázaro acreditado como voluntario junto a compañeros.

Navega el Rick´s Café hasta Brasil para conversar con Lázaro Nogueira, quien ha participado como voluntario en la organización y celebración de las Jornadas de la Juventud con el Papa Francisco. Se le palpa su entusiasmo y compromiso en cada gesto y palabra. Suena de fondo mientras hablamos la música de Caetano Veloso, Chico Buarque, Vinicius de Moraes, Maria Betania. En la playa un grupo de muchachos practica esa otra religión brasileña que es el fútbol.
Es Técnico Eléctrico y está terminando los estudios en Administración del Estado con el propósito de contribuir a mejorar las investigaciones sobre las conexiones energéticas brasileñas, lo cual repercutirá en la mejora de las condiciones de vida de su gente.
Lázaro lanza su mirada sobre los problemas humanos y sociales que tiene Brasil: la mejora de la asistencia sanitaria, el acceso a una educación de calidad, unos precios sensatos para el transporte o las infraestructuras. Con sensatez habla de la imprescindible necesidad de que cada hombre y mujer del Brasil se conciencie en la defensa de sus derechos. Y expone su deseo de que todos los países se den cuenta del respeto al resto de naciones como un reto del siglo XXI.  
¿Cómo nació tu vocación hacia los temas humanos y sociales a los que te dedicas?
Nació con la educación de mi país y mis estudios y trabajos que dedico siempre con la actitud y la atención prestadas a ayudar a los demás. Si no trabajo o no estudio, estoy con los amigos.
¿Con qué organizaciones laicas y religiosas trabajáis normalmente?
Yo soy católico practicante y trabajo ayudando a las pastorales jóvenes, pero tengo amigos en mi trabajo que son ateos o practicantes de otras religiones y ellos me respetan y yo les respeto a ellos.
¿Qué tipos de debates desarrolláis con colectivos e instituciones que profesan otras religiones o son laicas?
Los principales debates son acerca del papel que tienen que desarrollar en las sociedades y los ateos son un poco más críticos con quienes creen en Dios, dudan de su existencia y no creen en la fe de las personas. Esto es muy triste, pero no hay que dejar que esos discursos nos influyan en el trabajo o en la amistad.

Un compañero voluntario de Lázaro junto a un grupo de peregrinos.
¿Qué análisis haces del Brasil en los últimos treinta años?
Yo tengo veintitrés años y tengo muchos amigos entre los cuarenta y los cincuenta años con quienes converso mucho acerca de nuestro país. Ellos hablan de la lucha del pueblo en todo este tiempo y comentan la necesidad de que los brasileños conozcan mejor sus derechos, luchen por contar con mejores salarios, viviendas, educación para sus hijos, mejores transportes y carreteras. Un ejemplo lo tenemos en el movimiento Caras Pintadas, que lucha por el derecho de voto. O los grupos que hicieron las resistencias a la dictadura militar, coinciden en que en cierta forma el país ha mejorado en este largo tiempo.
¿Qué avances reales se han producido?
Los principales avances se han producido en la educación universitaria con mejores recursos tecnológicos y también destacan los jóvenes ingenieros y la mejora en las formaciones profesionales.
¿Qué carencias y corruptelas aún se producen?
Principalmente hay que mejorar la sanidad y la asistencia sanitaria. Y como decía antes es necesario lograr mejorar en las condiciones laborales, de estudio, en los transportes para que las personas puedan tener esos buenos medios cuando van a trabajar o a estudiar.
Cómo está siendo esa labor de concienciación de cada persona y de la sociedad civil brasileña para afrontar los problemas cotidianos.
La principal concienciación reside en la defensa de sus derechos y que sus voces sean atendidas por el gobierno.
Qué visión como brasileño tienes del resto de América, Europa, Asia, África y Oceanía. Dos preguntas, qué retos comunes aprecias.
El capitalismo tiene que cambiar más y dar ayuda a los demás. Nuestro planeta en cierta forma está desunido y necesita que los países se respeten más unos a otros. Y los habitantes de un mismo país han de estar más unidos independientemente de la religión, color de la piel o clase social.
Y qué proyectos diferentes son necesarios para cada zona del planeta.
Más unión entre los pueblos para ayudarse cuando lo necesiten.
¿Qué está suponiendo para ti y la organización en la que trabajas la organización de la Jornada Mundial de la Juventud?
He sido voluntario en la organización del evento, pero era necesario mejorar algunas cuestiones. Yo trabajé en una tienda médica desde las seis de la tarde a las doce de la mañana con los médicos y socorristas quienes han trabajado muy bien. A los peregrinos les ha gustado mucho el trato recibido independientemente de los que problemas que ha habido.
¿Qué os ha transmitido la presencia del Papa Francisco I en Brasil durante estos días?
Él es muy carismático y humilde, y lo transmite a todos los que le hemos conocido. Ha habido una gran unión con todos los peregrinos y voluntarios, y hemos sentido la paz de Cristo entre quienes hemos participado en el evento.
¿Qué legado pretendéis que quede tras la celebración de estas Jornadas Mundiales de la Juventud?
Llevar el mensaje de Cristo a todos los pueblos (unión, humildad, fe, esperanza, caridad y solidaridad).
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Hablemos de música y deporte.
Que suene Caetano Veloso.

Comentarios

Entradas populares