Matices sobre Brasil

Se han unido a la tertulia del Rick´s Café, Sofía y el Dr. Perenne, quienes se han tomado los primeros días de vacaciones. Ellos prefieren, dada su experiencia de vida, dividirse la misma en tres quincenas, dos en verano y otra en invierno. Sofía dice que prefiere ganar menos pero vivir como le gusta. Y el Dr. Perenne, a punto de jubilarse, acumula horas de servicio de más para luego compensarlas con días de descanso a cambio. Como él dice, no tener que levantarse a diario de madrugada y computar doce horas seguidas, o veinticuatro en jornadas de guardia, es todo un regalo. En ambos la vocación hacia sus disciplinas intelectuales y profesionales es obvia y manifiesta, como sabéis los lectores del Rick´s Café. Con los años y las circunstancias de la vida han descubierto que la mayor de las vocaciones es vivir como personas.
Nos hemos sentado en casa de Perenne en la sierra onubense, disfrutando del fresquito de la noche. Qué delicia sentir el frescor a estas alturas del año. El ánimo se relaja, el cuerpo descansa, el alma está despierta y en paz. Preparamos unos tomates aliñados con perejil y ajito, y una carne ibérica de la tierra a la brasa, un poco de vino tinto y pan de pueblo. ¡No hace falta más! La buena compañía y tertulia nos hacen sentir la felicidad cotidiana, sin necesidad de palacios, grandes yates, coches de lujos ni cuentas en paraísos fiscales.
El amigo Rúas trae recién salido del horno un vídeo documental que un compañero periodista nos ha hecho llegar desde Brasil. Es un colega brasileño con quienes estamos en permanente contacto porque conoce el oficio desde la adolescencia cuando se le despertó la vocación, y vino unos años después a hacer una maestría en la que Rúas era uno de los docentes. El documental se titula Oi Brasil. Os lo adjuntamos para que lo podáis ver serenamente y luego extraer vuestras propias conclusiones. Os animamos a que os sigáis documentando acerca de este asunto; el Rick´s Café os seguirá dando información serena y bien documentada.
En el silencio de la noche, en el que apenas se escucha el movimiento de cualquiera de nosotros para comer o dar un trago, se aprecia la serenidad de los manifestantes rota por el despotismo de la fuerza de los cuerpos antidisturbios de la policía brasileña. ¿Quiénes les habrán dado antes la orden de emprender acciones represivas contra manifestantes pacíficos y comprometidos con sus vidas y circunstancias? Está claro que se les ha de pedir responsabilidades ante la justicia y una vez quitadas sus máscaras, que dejen de ejercer sus cargos políticos y administrativos. 
Nos miramos los cuatro, y de pronto Sofía señala: -me recuerdan a imágenes que en los últimos dos años hemos visto en calles de España cuando la ciudadanía se manifestaba defendiendo sus causas por mantener una vida digna y los derechos alcanzados tras décadas de lucha cívica. O las recientes manifestaciones en la sede del Banco Central Europeo en Alemania por una Europa de las personas.
Perenne apunta –las venimos viendo en diferentes puntos de Europa, incluso en los propios Estados Unidos o en Israel.
Rúas comenta –me recuerdan a las de la Argentina a raíz de la crisis del corralito. Toda una paradoja en 2001, porque el país estaba en un caos socioeconómico y político como en los últimos cincuenta años de esa nación y, sin embargo, entonces los cineastas, actores, músicos o deportistas argentinos alcanzaban reconocimiento en el ámbito internacional.
Es verdad, les apunto, -eran los años en que se aplaudía el talento de Campanella, Ricardo Darín, Héctor Alterio, Federico Luppi, Norma Aleandro, Cecilia Roth, Fito Páez, Soledad Villamil, sus baloncestistas o tenistas, Les Luthiers, …
Al ver este documental, apreciamos que una parte de la sociedad civil brasileña está viva y concienciada. Quieren mejorar sus condiciones de vida, sus circunstancias comunes: educación, sanidad, infraestructuras y transporte. Tienen una visión coherente y solidaria de lo que tiene que ser un país, que empieza por el respeto a sí mismo y al vecino. En ello radica esa visión responsable que Harold Raley apreció en la filosofía de la razón vital de Julián Marías, continuadora de la de Ortega. Ahí está ese nexo común que es la cultura iberoamericana y, por tanto, occidental. Una visión de mano tendida, dialogante, capaz de discutir y debatir desde el respeto para intentar lograr consensos con quienes se tienen perspectivas diferentes. En nuestra mano, en la de cada uno como persona, en la de cada generación escuchando a las demás, radica la posibilidad de dar ese paso al frente necesario para que los derechos constitucionales y humanos sean reales y no meros artificios o papeles mojados.
Mientras nosotros seguimos de tertulia en la sierra de Aracena, por cierto que os recomendamos que la visitéis, os dejamos con esta primicia del documental sobre Brasil.

Comentarios

  1. ¿Las etapas de crisis estimulan la creación artística? Muchas veces he pensado que así es, el hombre es capaz de encontrar la capacidad creativa en medio del caos que lo enloquece, menciono esto a partir de tu referencia sobre lo ocurrido en Argentina en 2001.
    En cuanto a que los iberoamericanos lleguemos a lograr un dialogo pacífico y enriquecedor para nuestros países, quiera el futuro darte la razón y ojala pueda lograrse, con sesenta y tres años de caminar por estos caminos, mis esperanzas no son muchas.
    Como siempre fue un gusto darme una vuelta por el Rick's. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, son muchos los intentos que no han cuajado allá. Ahora bien, se aprecia que ahora esos pueblos y países están dando pasos en su desarrollo y toca darse cuenta de errores que se cometieron para evitarlos, no caer en otros fallos o corrupciones nuevas, y tener la referencia de países hermanos como España en los que el nepotismo, caciquismo y partitocracia de los últimos casi cuarenta años de transición democrática han de ser evitados allá. Se puede si cada persona e institución mira por el interés común de su país, y evita los compartimentos estancos y las miradas miopes egoístas. Feliz martes Mirta.

    ResponderEliminar
  3. Este documental en particular es poco conocido, pero lo que ocurre en él es harto frecuente. El pueblo siempre cree en las historias de príncipes y hadas que les contaron desde chico. Hasta que descubre que son todas mentiras. Sin embargo se empecina en seguir creyendo y eso lo hace cada vez más débil. Brasil nació de un pueblo de esclavos y su gente estaba acostumbrada a obedecer, sin quejas, con una sonrisa. Cuando le cuentan la mentira que tienen derechos y que son los verdaderos dueños del país encuentran las diferencias y pretenden protestar, pero las grandes corporaciones, las que han crecido a expensas de sus manos esclavas, no van a permitir eso y deben dar un escarmiento que sea definitivo. ¿Quien dio la orden? ¿Se lo preguntan en serio? Cuando era estudiante universitario en 1966 antes de ingresar a la facultad me fijaba si estaban los camiones hidrantes porque sabía que iba a haber represión. Me tocó vivir el tiempo de los bastones largos (era docente en la facultad de medicina) y posteriormente la etapa negra de los desaparecidos. No hay preguntas, hay historia y siempre es la misma, sino que le pregunten a los cientos de refugiados españoles que vinieron a nuestro país después de la guerra civil. La democracia es una utopía en la que algunos seguimos soñando y no tiene nada que ver ni con Marx ni con el Capitalismo. Está implícito en la esencia misma del hombre. La ley del más fuerte. Las mejores obras surgieron en esas épocas porque la represión mental (Lease censura) agudizó los ingenios para poder expresarse y llevar adelante sus ideas.

    ResponderEliminar
  4. Coincido contigo Alberto. Toca aprender del pasado para concienciar a los que no se han quitado los velos de delante de sus ojos. Encantado de verte por acá haciendo tus reflexiones curtidas en el sendero de la vida. Feliz martes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares