A Lucía

De todos los nombres,
el primero que aprendiste
fue el mío.
No te lo enseñé,
fue tu espontaneidad
y los momentos compartidos.
Te vi dar tus primeros pasos sola,
una mañana de primeros de agosto.
Hay vivencias,
rubia de ojos cielo,
impagables.
MCR 16/8/13

Comentarios

Entradas populares