En la medianoche

A veces,
no hace falta verse
para…
En ocasiones,
no es necesario tocarse
para…
Hay momentos en la vida
en que la sutilidad de las palabras
y el encuentro de dos almas
hacen posible
que las aguas del Mediterráneo
inunden el valle del Guadalquivir.
MCR 14/8/13

Comentarios

Entradas populares