Espectros


Ilustración de Gabriela Amoros Seller, Lágrima de lo infinito

¡Tengo miedo!
le dijo con contundencia la amada
sin alzar su voz.
Era un temor de otro tiempo,
de otra relación,
de aquella ilusión rota.
Era un pavor ante un presente sincero,
ante la transparencia del amante
y el brío que brotaba de ella.
Sonó el silencio.
Tocaba reescribir la partitura
con otro ritmo,
con otra cadencia. 
MCR, 8/8/13

Comentarios

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares