Carta desde lo Abierto VI


                                        Nada es trivial,                                               
y a la vez, nada importa...

                            La Fuente del nacer de todo                                 
arrulla el luto del tiempo.

Ahora sé que viejas Titánides 
se acunan en mi sangre.

¿Acaso soy un Testigo ocular 
de azares en un espejo?

¿Es el Edén de este setiembre 
la réplica exacta a mi sueño?

¿Qué clase de ser es 
el granado que contemplo…?

Ay, qué indomable 
la mano de la duda.

Qué brioso ademán 
el  aldeano preguntar del hombre.

¡Dime, dime, Verdad que existes, 
ahora que muere el estiaje!

Eugenio Silverio
18/9/2013

Comentarios

  1. Hermosa poesía querido Eugenio, que nos hace pensar y sentir.

    ResponderEliminar
  2. Almas sensibles se unen en el Rick´s Cafe. por cierto, me encontré ayer con José Antonio Antón y me comentó qué ciclo vamos a impartir para el nuevo curso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares