La verdad en unos ojos

Hace unos días en una consulta de dentista recibí información de primera mano a través de una mirada, de unos ojos que hablaban. Regenta la misma un equipo de magníficos odontólogos cubanos y al terminar le pregunté a una de ellas por Cuba. A aquella mujer se le encendieron sus pupilas, se estremeció al decirme lo que se cuenta de allí es verdad.
Le leí hace años a Julián Marías afirmar que la persona se manifiesta a través de la cara. Aquella dama se comunicó como alguien sensible, consciente del mundo en el que nació y que tuvo que abandonar no hace mucho dadas las dificultades y cortapisas que allá se le ponen a las diferentes generaciones para vivir con libertad. Una vez que sus amigos y familiares llevan consolidados en España hace ya unos años, ella ha dado el paso de venirse a este su otro país, el otro lóbulo de la realidad iberoamericana. Lo curioso como me comentaba es que la excelente Facultad de Odontología de La Habana es la más antigua de Iberoamérica, data del año 1900.
Resulta revelador ese dato porque en países con economías distintas, con supuestos regímenes políticos diferentes, como son España y Cuba, nos encontramos hoy en día con realidades y circunstancias similares: los obstáculos, las injusticias y los intereses creados de unos pocos que merman las posibilidades de las nuevas generaciones por montar sus pequeñas empresas o por trabajar con buenos salarios y condiciones laborales que merezcan la pena. Se trata además de generaciones que en buena medida tienen una trayectoria formativa y profesional de alto nivel, por tanto, representan el presente y futuro no solo de sus países sino también el sustento de las cotizaciones a la seguridad social. Es el relevo intergeneracional si el sentido común, la coherencia y la honestidad prevaleciesen, el camino a seguir en cualquier estado.

Comentarios

Entradas populares