Mudarra: "El mensaje liberador de Antígona es aplaudido y compartido como esperanza"

Habla el Rick´s Café con el director de teatro y dramaturgo José Manuel Mudarra tras la alegría que han cosechado durante tres días con la representación de Antígona en el Teatro romano de Itálica, en las que han casi llenado a diario el auditorio. La ovación del último día fue de las que se logran fruto de un trabajo lleno de sensibilidad, imaginación, talento y creatividad de todo un equipo de trabajo. Mudarra nos habla de todo lo que ha rodeado a Antígona desde que en 2006 comenzaron a montarla, y las innovaciones que aún se plantean haciendo honor al significado de SENNSA TEATRO. Nos avanza una primicia, y es que están ultimando el estreno de una pieza rompedora: Máquina Hamlet.  
¿Cuánto tiempo os ha llevado montar Antígona?
La montamos en el año 2006 y desde entonces la estamos girando por todo el territorio nacional, obteniendo muchas alegrías de ella, en clave de reconocimiento de la crítica y del público y muchos premios. Ahora para Itálica hemos recuperado nuestra versión de Teatros al Aire Libre y Espacios Alternativos. Para esta ocasión hemos estado ensayando especialmente la puesta en escena, adaptada a un espacio tan diferente y único. A nuestras habituales e irrenunciables horas de entrenamiento actoral y ensayos regulares cada día, hemos añadido el extra para ello, pero ha merecido mucho la pena.
¿Cómo surge esa visión que habéis desarrollado de mezclar las técnicas del teatro japonés y de la natación sincronizada?
Desde nuestros orígenes como grupo, uno de los valores fundamentales es el de la investigación, de ahí nuestro nombre SENNSA TEATRO (Nuevo Teatro de Investigación). Nos identificamos con las corrientes del teatro poético, social y de investigación de todos los tiempos, de ahí que nos interesemos por estudiar y trabajar sobre Grotowski, Tadeusz Kantor, Meyerhold, Artaud… Y profundicemos en grupos de referencia en esta vanguardia como Odin Teatret o Atalaya, sin ir más lejos. Las técnicas del teatro oriental, como el katakali o el teatro japonés son también recursos de experimentación e investigación para nosotros. Y tal vez por esa sincronización de partituras de movimientos y coreografías estilizadas pueden recordar a coreografías de deportes donde la danza es una base muy sólida. En Antígona hemos hecho un trabajo de investigación basado en la biomecánica de Meyerhold, el movimiento expresivo a partir de la creación desde el trabajo físico creativo y la técnica de Rudof Laban, todo al servicio de una propuesta dinámica que inquiete al espectador y desde el desgarro, el mensaje tan contundente de Sófocles y la metáfora poética escénica le haga pensar si otro mundo basado en valores auténticamente morales y humanos no sería posible.
Itálica es un escenario magnífico para la puesta de clásicos como éste. Coméntales a los lectores del Rick´s Café, dos detalles. El primero, ¿qué habéis sentido los miembros de SENNSA TEATRO pudiéndola escenificar allí?
Actuar en Itálica es reunirse con los artistas, hombres y mujeres del pasado, es reencontrarse con el arte en estado puro, es vivir una experiencia más allá del teatro en sí, pues de alguna manera es como “escuchar a las piedras” Han sido muy emocionantes y especiales estos días allí.
Segundo, el espectáculo ha empezado los tres días a las diez de la noche. Ha habido suerte y a esa hora se estaba fresquito y a gusto en Itálica. ¿Cómo han sido las horas previas de la tarde ultimando detalles y con el sol aún pegando?
Estamos acostumbrados a ensayar a cualquier hora, y cuando las actuaciones son al aire libre como en el patio de la Catedral de Narbonne (Francia) o las ruinas romanas de Monturque, o la escalinata de la Iglesia Mayor de Oropesa en Toledo, o aquí mismo en el Teatro Romano de Itálica: en esos casos sabemos que además el esfuerzo de trabajar de día montando o ensayando al sol, merece la pena, pues el esfuerzo se ve recompensado por la dignidad del trabajo.
El sábado, día de la última representación de los tres días, el teatro estaba casi lleno. Y la ovación al terminar duró alrededor de cinco minutos. Dos cuestiones, una, ¿qué sensaciones se tienen en esos momentos? La otra, echando la vista atrás ya pasados unos días, ¿qué pensáis?
En el momento y después de él se perciben sensaciones indescriptibles. Pero un sentimiento emerge sobre todos los demás: merece la pena. Gracias al arte, al teatro, al público… Ha sido increíble y de agradecer la respuesta del público. Increíble. Esta obra siempre que la hemos ofrecido ha tenido una respuesta maravillosa por parte del público, pero en Itálica ha sido aún mayor: 1300 espectadores entre los tres días, casi llenos, y el público ovacionando de pie más de 5 minutos. Nos sentimos agradecidos y con una emoción más allá de las palabras, pues ese aplauso nos ayuda a seguir trabajando por los valores artísticos y humanos en que creemos. Sentimos valores como entrenamiento, trabajo hecho con amor, ensayar para crecer, exigencia y respeto al público tienen un sentido. Y sentimos que el mensaje liberador de Antígona es aplaudido y compartido como esperanza. Pues no sólo se aplaude a la compañía por el trabajo, sino que se aplaude al mito, al símbolo. Este calor del público nos da fuerzas para seguir entrenando para mejorar.
Se ha dado un paso con esta programación del verano a poner en valor, por un lado, el trabajo que hacéis compañías españolas. Y, por otro, recursos que son patrimonio como el teatro de Itálica o el de Baelo Claudia. España tiene la suerte de tener más teatros de este tipo y unas condiciones climatológicas que pueden beneficiar que se haga una puesta seria por esta filosofía. ¿Qué tienes que decir como dramaturgo y director de una compañía?
Hay que felicitar a los promotores de esta idea, sin duda una buena iniciativa para el teatro andaluz. Como creador y como director sólo puede animar a que se repitan. Se ha demostrado que si se promueven cosas culturales de este tipo, con compañías de calidad, con buenos precios y en lugares tan hermosos, la gente va al teatro, y eso es cultura, eso es luchar por le bienestar de la población. Por lo tanto mi enhorabuena a los organizadores.
Es más, si echamos una mirada profunda, vemos que en el resto de Europa, esa de los recortes, de la corrupción, hay compañías, escritores y teatros romanos o de otro tipo, en los que podría montarse una serie de programaciones que, por una parte, diesen vida estable y rica al sector. Y, por otra, que el pueblo conectara con esos trabajos y además tuviera una fuente de formación muy enriquecedora. ¿Qué trabas hay que solventar para hacerlo posible?
Las trabas son de índole política y económica, como siempre para todo. Lo primero sería generar un movimiento de confianza en las empresas artísticas para que siguieran montando espectáculos y contratando actores, técnicos, maquilladores: Motivación. Y por otra parte que los políticos sepan valorar la enorme fuerza que la cultura tiene para promover la dignidad de los pueblos y su enriquecimiento: Cultura. Los políticos han de abrir los ojos: el arte y la cultura ayudan a la gente a ser mejores y a vivir mejor, no son artículos de segunda clase, aunque se empeñen algunos en querer hacernos comulgar con ruedas de molino: Dignidad. Y por último el aspecto económico. Hay que despertar el interés de promotores culturales, empresas que ayuden, y financiación pública: Eficacia. Por eso, creo, que deberíamos reclamar políticos y empresarios motivados, dignos, que defiendan la cultura y que sean eficaces.
A dónde tenéis previsto seguir exhibiendo Antígona.
En breve seguiremos con la gira de Antígona, las siguientes estaciones serán Málaga, Chiclana y Sevilla.
¿Qué detalles de Antígona os gustaría aún pulir?
Como grupo en continua evolución y búsqueda de lenguajes escénicos dinamizadores, para nosotros, la investigación y la formación es continua; de ahí que podamos decir que la Antígona de Sennsa Teatro seguirá creciendo y enriqueciéndose. Profundizaremos en eL valor del coro, en los textos en griego clásico y en los cantos. El movimiento poético estilizado también crecerá, y, sin duda la actualización del lenguaje, con un par de giros lingüísticos en la escena donde los dos poderes más importantes, representados por Creonte (poder político) y Tiresias (poder religioso) se enfrentan.
¿En qué otras obras estáis trabajando?
Tenemos en gira La arena, el cuchillo y la luna (sobre textos de Lorca), La Lección (de Ionesco), estamos ya trabajando la versión de otra tragedia griega y apunto de estrenar una obra increíble, muy dura, descarnada y crítica, punta de lanza del teatro de vanguardia. Se trata de la inclasificable Hamletmaschine, de Heiner Müller. La hemos titulado Máquina Hamlet (la desgracia de ser consciente) y con ella, Sennsa Teatro (Nuevo Teatro de Investigación) da un paso adelante en su búsqueda de lenguajes escénicos que persiguen el Teatro Experiencial, pues en sí es una experiencia teatral completa. Será estrenado a final de octubre y confiamos en que será un paso adelante para nosotros, por el riesgo escénico que reporta esta pieza única.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Solamente añadir que agradecemos a personas como tú, con la alta sensibilidad artística y humana que demuestras en tus textos, que contribuyas a que el mudo, tal vez, un día despierte con una trasfondo de igualdad y justicia, pues como dice Antígona: no hemos nacido para compartir odio, sino amor. Allá donde Antígona perviva, pervivirá la dignidad humana. Creer en Antígona es no capitular ante la injustica. No capitulemos.

Comentarios

Entradas populares