No hay peor invento que el dinero

Cuando Creonte, rey de Tebas, pronuncia esta frase, ya hace tiempo que está cegado por la ira y la seducción que el poder le ha generado tras la guerra en la que ha muerto en extrañas circunstancias su hermano Polinices. Siglos después Quevedo y Shakespeare harán decir lo mismo a sus personajes con otras palabras geniales que han quedado en el recuerdo de todos aquellos que viven con intensidad y saborean la literatura clásica.
¿Cuánto de Creonte hay en la mayoría de los políticos de nuestro tiempo? ¿Qué saga ha creado Creonte a lo largo de la historia? Sus primeras palabras de arranque ya hacen dudar al espectador sagaz de que bajo la apariencia de rey que pretende acabar con el nepotismo y los intereses creados solo hay una falsa fachada humeante.
La puesta en escena que ha hecho Sennsa Teatro, con la dirección de José Manuel Mudarra, está llena de fuerza. El arranque con todos los protagonistas a modo de coro invocando el espíritu de la muerte en griego clásico llega. Y a pesar de esa intensidad del inicio uno de los grandes logros de los protagonistas es que logran mantenerla a lo largo de la representación. Era la tercera y última de las noches en que tenía lugar en el majestuoso Teatro de Itálica, una de esas maravillas que nos legaron los romanos y que claman como el resto de teatros de la Hispania de entonces en ser reutilizados en espectáculos como los que se han programado, o en cualquier otro siempre que se hagan desde la sensibilidad y el talento. Y el público casi llenó las gradas.
La elegancia, la sensualidad, el dramatismo están presentes en cada escena y en el conjunto de esta Antígona. Las coreografías recuerdan a los movimientos y bailes de la escuela teatral japonesa. Y en un ejercicio de actualizar este clásico universal van más allá recordándonos muchos de sus pasajes o de sus careos entre los protagonistas a las coreografías de la natación sincronizada. Los actores dominan sus serpenteantes movimientos a lo largo del escenario. Se arrastran o deslizan por las tablas con una belleza lograda tras muchas horas de duro trabajo bien recompensado. Hay vitalidad y convicción en lo que hacen, por eso conectaron con el público tanto presente en el teatro como con aquellos que desde un altillo de un edificio junto a aquel se apostaron para desde aquella cercana lejanía ver la representación. Los cinco minutos de ovación al final del espectáculo habla a las claras de la calidad alcanzada y reconocida.
El trabajo de luminotecnia, el acompañamiento musical y el aprovechamiento de todas las opciones que ofrece ese singular edificio que es el Teatro de Itálica, se ponen al servicio del grupo y de la obra, alcanzando la excelencia. En ese sentido, el aprovechamiento que hicieron los actores de las maravillosas condiciones acústicas de la muralla, haciendo llegar sus voces cantadas o a modo de eco a través de aquella, un claro ejemplo de lo que es dominar el escenario y del aprovechamiento de los recursos con los que se cuenta. Esto es una política inteligente de reciclaje y no la que venden de manera falaz y torpe los políticos mediocres de nuestro tiempo. Esto es aprender a amar una vocación profesional, y lo que hacen los otros un ejercicio de chupar y trepar para secar las fuentes de energía.
Va terminando Antígona, en una noche fresca de finales del verano que durante unos días ha querido recordar la llegada próxima del otoño con unas temperaturas frescas y una humedad que ha dejado sus primeras gotas. El cielo sobre Itálica se ha tornado rosáceo, aparecen las primeras estrellas que se han liberado de las nubes amenazantes y se han auto invitado a la representación. El público se marcha del teatro satisfecho y enriquecido por la hora y media que le han regalado, ¿por qué no se anima el presente y el ausente a echar de la escena a todos aquellos políticos que han llegado o pretenden llegar a la poltrona para enriquecerse con dinero, posesiones y egolatrías?
Suena la danza de la muerte, el ciclo se ha completado. Que sea el alma del talento y la sensibilidad los que triunfen, frente al cuerpo y al imán de Poderoso Caballero…

Comentarios

Entradas populares