Paco Seco: "Hay que ir a la esencia de la música"




Sentados en la Plaza del Triunfo en Sevilla, en diagonal a la Catedral y a la Giralda, con el monumento a la Inmaculada frente a nosotros, la Casa de la Provincia a nuestras espaldas, el Alcázar a nuestra izquierda y poco más allá el Archivo de Indias, habla el Rick´s Café con el guitarrista Paco Seco.
Él junto al célebre concertista Vladislav Bláha van a inaugurar este viernes el II Festival Internacional de Guitarra de Sevilla. Mientras hablamos, hombres y mujeres de varias generaciones y procedencias, caminan alrededor nuestra. Se escucha el zureo de las palomas y el sonido de las herraduras de los coches de caballos. Este viernes el público podrá gozar de los acordes de esas guitarras españolas y universales tocadas por Paco y Vladislav Bláha. 
Paco, ¿cómo afrontas el Festival?
Encantado, feliz, ilusionado. El año pasado yo no estaba en Sevilla durante la primera edición del festival, y contacté con Óscar Guzmán. Me llena de orgullo tocar este viernes con un artista reconocido a nivel mundial como Vladislav Bláha, y el lunes de nuevo con varios compañeros mi propia música.
Después a nivel de organización he intentado aportarle a Óscar y al Festival mi colaboración activa para promocionar el evento y poderlo expandir por la provincia.
¿Qué criterio has seguido para preparar el programa de tu actuación de este viernes?
Pretendo mostrar una diversidad de repertorio que va en consonancia con la influencia que tiene mi música. Primero tocaré las últimas piezas que he compuesto. Luego seguiré con la música india. Al final interpretaré las composiciones de raíz andaluza. En mi programa hay un proceso vital inevitable. Desde que entré en el conservatorio y quise ser concertista clásico me di cuenta de que algo más me movía y me gustaban otros músicos (Bach, Prodigy, Gismonti…). Mi manera de tocar se estaba transformando como un jamón en proceso de curación mientras me movía. Me siento feliz porque he conjuntado ambas trayectorias y estoy evolucionando.
¿Cómo está siendo tu experiencia auto produciendo tus obras?
Cada vez me resulta más fácil auto producirme ya que conozco mejor todo el proceso. Además gracias a mis avances tengo más producción y eso me permite invertir más en diseño y en número de copias. Ahora quiero que algún sello de peso distribuya mis discos. He hecho varias grabaciones de conciertos en directo en salas y festivales porque es en el directo donde demuestras lo que tocas.
¿Qué análisis haces de la producción musical hoy?
Está muy producida, muy manoseada. Cada vez se busca que suene más y mejor, pero dentro de la idea que tienen las grandes productoras y empresas tecnológicas. Te puedo comparar un disco de guitarra y otro de Madonna. Ese sonido no existe y está envolviendo de manera falsa al oyente. En la guitarra hay guitarreros –lutiers– que están buscando lo opuesto, que suene mejor y menos. Este último es el camino.
¿Cómo está el mundo de los festivales de guitarra?
Muchos son cerrados. Eso es bueno para el público porque hay más festivales. Pero para un músico que busca expandirse y vivir de la música, si no tienes un manager o un padrino no es suficiente. Ocurre como en la universidad, tú me citas, yo te cito, nosotros nos lo comemos. Está quitando frescura, hay guitarristas que se repiten en sus actuaciones de un festival a otro y no están aportando nada nuevo. Es como un Ferrari sin motor, solo carcasa.
Has compuesto y producido obras para espectáculos teatrales para la Imperdible. ¿Estás inmerso en alguna creación de este tipo?
Hace dos semanas he participado en una producción de la compañía teatral valenciana Maquinant Teatre. Llevaba un lapsus con trabajos sueltos tras las producciones que hice para La Imperdible y de haber estado girando con ellos.
Si tuvieras que radiografiar nuestro tiempo, qué notas tocarías.
Haría un clúster sobre el piano. Tocaría una nota muy larga.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Surgen las risas entre entrevistado y entrevistador. Hay que alimentarse y paladear dentro de nosotros. Comer menos pero comer mejor, degustando. Me encanta la gastronomía, de hecho disfruto cocinando en casa tanto como haciendo música. Vamos a paladear para que pegue el pellizco al estómago, a las entrañas. Hay que darse cuenta de que hay que comer la gamba cruda, hay que ir a la esencia de la música.

Comentarios

Entradas populares