J. Mª. Mudarra: "La democracia está muerta por el poder del dinero"


Paseamos con el director teatral Mudarra mientras conversamos con él tras el estreno de Máquina Hamlet, la obra del dramaturgo Heiner Müller. Vamos compartiendo este rato de charla cercana con él y con el resto del equipo de SENNSA Teatro tras hora y media de una obra que ha dejado sacudido al público.
El compromiso de la compañía se muestra en detalles como que nada más terminar el espectáculo, la mayoría de ellos rematan su labor retirando los elementos que han usado para la escenografía. Tras ello, y una vez pasados por los camerinos, se toman unas cervezas y charlan con las personas que nos hemos quedado en las instalaciones del TNT Atalaya. Hacen un pequeño descanso antes de volver a la nave de ensayo en Hytasa donde dejarán el equipo. Son muchas horas de ensayo y de pruebas allí para hacer posible que vosotros espectadores sintáis al salir del teatro que ha merecido la pena ir a verla. 
¿Qué os ha motivado a montar Máquina Hamlet?
El mensaje tan fuerte que tiene. El hecho de que están destrozando cuerpos para que yo viva. Plantear la inquietud entre lo bello y lo feo. Contarlo con un lenguaje teatral potente y agresivo, que nos sacuda y nos haga cambiar a nosotros. Que la gente salga del teatro después de la obra y piense. Lo interesante de Müller es que su mensaje cale por dentro. Estamos plastificados como los personajes y a pesar de todo hay una luz de esperanza.
¿Qué paralelismos hay entre la Europa de finales de los años setenta, cuando Müller publica el texto, y la de hoy?
Es un ciclo que no ha cambiado tanto. Hay otras cárceles hoy, sobre todo la cárcel interior. Aquí estamos al lado del poblado del Vacie y nosotros estamos en un teatro cómodo. Hay una agresión a los valores humanos. Las sucesivas máscaras de los siglos tenemos que quitárnoslas. Vivimos en una Europa paradójica, por un lado, la del colonialismo. Y, por otro, de la libertad y la democracia. Hoy en día la democracia está muerta por el poder del dinero, que es el que manda.
¿Cómo ha sido el proceso de montaje de Máquina Hamlet?
Hace un año que empezamos a trabajarlo. –El actor Javier Martín, que nos acompaña, recuerda que hace seis años, Mudarra les dio el texto y les dijo que esta sería la siguiente obra que montarían–. Continúa Mudarra –comentándonos que yo he ido trabajando el texto de Müller dejando que los actores vayan dando vida con su trabajo personal a cada personaje y escena. Es como un puzzle que entre todos hemos ido ensamblando. La labor de Irene de Bruguera con las coreografías de danza. Las performers de Irene Rincón, Silvestre Gross, Shaula Lasarte y Amelia Flores. Las tareas de escenografía de SENNSA Teatro, Maravert y Toni Díez. El asesoramiento musical de Marga Reyes y José Ángel Florido. El montaje audiovisual de Natalia Romero y Cía. La labor de iluminación y sonido de Luis Núñez y Fernando Reyes. El vestuario de Sandra Pozo. La labor de estética de Vanessa Mudarra. La fotografía de Florentino Yamuza y Luis Ortiz. Y el gran trabajo de los actores Marina Miranda, Javier Martín, Ángela G. Olivencia, Thais N. Izquierdo, Sandra Pozo y Marta Diez. A lo que sumar la producción de T.N.I.
En la puesta en escena, los ropajes gaseosos y el maquillaje tienen gran fuerza expresiva. ¿Qué estudios habéis hecho para presentarlos así?
Con ese vestuario y caracterización hemos querido presentar a la persona acabada, con los colores marrones como símbolo de lo feo y corrupto. Los vendajes interiores reflejan la destrucción del alma, la pobreza interior.
Se consolida la filosofía de SENNSA Teatro de combinar las técnicas teatrales con la danza. Qué dificultades habéis tenido que superar para que cuaje este estilo.
Creemos en el poder del cuerpo, éste nos habla, es ritmo. El espectador agradece la expresividad corporal. Müller en su texto nos ofrece cuerpos de personas en colisión por las ideas. El arte como tal es libertad. Hay que romper barreras como grupo y arriesgarse. Apostamos por una versión poética del teatro.
¿Quiénes son los asesinos con nombres y otros cómplices en nuestro tiempo?
Los políticos corruptos. Los que tienen 20 ó 30 millones de euros robados en sus cuentas mientras hay gente parada. La pobreza estructural que eso crea porque los poderes del dinero la fomenta. Cómplices somos todos, yo mismo o cualquiera cuando miramos para otro lado. Müller denuncia ese volver la cara.
¿Qué habéis buscado colocando a actrices en la entrada del teatro antes de la representación?
Crear ambiente, sugerir metáforas visuales. Invitar a la gente a pensar. Es un deja vu permanente. Otra vez, otra generación, nos vemos enfrentándonos con los mismos fantasmas, es una pesadilla. Ambientar los espacios externos es complicado, pero lo hemos logrado con el hieratismo de los actores que no puede ser más expresivo, por cierto.
A partir de ahora, qué otras representaciones tenéis en perspectiva.
Chiclana. Además queremos ir al teatro Canal de Madrid, es una obra para Madrid. Este tipo de dramaturgia que invita a meditar sobre el sentido de la vida y del mundo allí cuaja. Estamos pendientes de ser invitados al Festival Internacional de Sarajevo que dedica su próxima edición a la paz. Sería una gran alegría poder actuar allí. El estreno de hoy es solo el principio.
Sobre qué te gustaría hablar que no hayamos hablado.
Sobre lo que hay en tu corazón y en el mío. Esto se puede cambiar, –hace con un gesto muy expresivo–. Tengo cuarenta y dos años y desde que tengo trece estoy convencido de que es posible. Me pregunto ¿qué podemos hacer para que todos seamos felices? El amor tiene la respuesta.

Comentarios

Publicar un comentario

Os animo a que comentéis los artículos y que entre tod@s hagamos de este blog un lugar de encuentro y debate serio y participativo, siempre respetándonos. Propón temas sobre los que escribir.

Entradas populares